Espacio publicitario

Deterioro e intervenciones desvirtúan huella de Villanueva en Caracas

La Facultad de Aquitectura de la UCV pide salvaguardar las obras arquitectónicas de Carlos Raúl Villanueva, el hacedor de un concepto de ciudad con sentido social

  • JULIO MATERANO

28 de mayo de 2017 05:30 AM

Actualizado el 28 de mayo de 2017 09:12 AM

PARA COMPARTIR

Deterioro e intervenciones desvirtúan huella Villanueva en Caracas

Caracas.- Entender a Caracas para reurbanizar sus espacios y transformarlos en escuelas de ciudadanía es un reto vigente en una capital que se desborda y crece convulsionada, con ciertas islas de urbanidad. Al menos ese fue el propósito de Carlos Raúl Villanueva, el prominente arquitecto venezolano, que se dedicó a decodificar la realidad de una urbe desparramada, con aires agrestes y que se acomoda en la cultura de lo provisional.

A propósito de los 117 años del natalicio de Villanueva, que se conmemoran este 30 de mayo,  la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela cree conveniente examinar y salvaguardar la huella de un artista, cuya mayor impresión reposa en el oeste de Caracas, bastión y acervo de la modernidad que inauguró con la remodelación de El Silencio y la construcción de residencias obreras.

Así lo expone el decano de la Facultad de Arquitectura de la UCV, Gustavo Izaguirre, quien evoca a Villanueva como un actor excepcional en el desarrollo del país. Se trata de un planteamiento extramuros de la Ciudad Universitaria, su obra más conocida, que escurre urgencia por el estado físico de complejos habitacionales como el 23 de Enero, los bloques de Casalta, en la parroquia Sucre, y las residencias Carlos Delgado Chalbaud, en Coche y el Edificio Plaza La Estrella, en San Bernardino. Todas obras con valor patrimonial al margen de las políticas públicas.

La preocupación que se insinúa desde la academia no es infecunda tiene asidero en una ciudad donde ya dos grandes espacios con una profunda impronta de Villanueva perdieron su esencia: las plazas Parque Carabobo y La Concordia, que han sido intervenidas con el tiempo y fueron reinauguradas en noviembre de 2014 y en julio de 2015, respectivamente.

Un hombre excepcional
Descrito por Oswaldo Vigas, quien lo conoció en París, como un hombre vanguardista, el legado de Villanueva encarna un acontecimiento contemporáneo, una expresión con gran sentido social y de amplia sensibilidad que integra factores como el clima, la naturaleza y la luz. Una propuesta propia de aquella Venezuela petrolera.

Una muestra significativa de ello, agrega el decano de la Facultad de Arquitectura de la UCV, es la remodelación de El Silencio, una obra funcional que resume el sentido de integración urbana. "Era una zona muy importante de la ciudad, el suburbio,  donde había más de 900 bares, burdeles y vivía mucha gente. La arquitectura es un arte social, comprometida con las personas", dice.
Fue entre el 43 y 45, durante el gobierno de Isaías Medina Angarita, que se materializa la reurbanización. Un trabajo que para Izaguirre es ejemplo de buena arquitectura, una que permitió establecer un tejido social con la construcción de espacios comunes, entre ellos las plazas O'Leary y Miranda.


Izaguirre critica la intervención de El Silencio iniciada el último trimestre de 2016 por Barrio Nuevo, Barrio Tricolor. Un trabajo que, a su juicio, se practicó al margen de las recomendaciones del IPC, Fundapatrimonio y la Facultad de la UCV. Señala que las columnas de concreto poroso fueron pintadas de dorado, al igual que las rejas.

El Consejo de Preservación y Desarrollo también ha manifestado preocupación. Esta vez por el trabajo que se realiza en el Hospital Clínico Universitario, que es intervenido por Barrio Tricolor. Advierten que no están garantizados los materiales para mantener la policromía. "Son intervenciones que comprometen el valor de la obra y agreden la arquitectura que es patrimonio. Y eso es un delito sancionado con cárcel", dice Izaguirre.

1939 fue el año en el que se edificó la Unidad Educativa Escolar Gran Colombia, en la parroquia Santa Rosalía. Ese mismo año también se creó el Grupo Escolar Francisco Pimentel, la primera Escuela Primaria moderna de Venezuela. Ambas han sido intervenidas.

Quienes estudian el legado de Villanueva descuellan su vocación de servicio como uno de sus mayores rasgos. Durante toda su carrera se dedicó a trabajar con el Estado a través del Ministerio de Obras Públicas, el Instituto de la Ciudad Universitaria y el Banco Obrero. El amalgamamiento fue un factor definitivo para la ejecución de grandes obras que aún dibujan la fisonomía de Caracas.

Otra construcción que resume un modo de interacción con la urbe es el conjunto 23 de Enero. El Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano, actualizado por el Instituto de Patrimonio Cultural entre los años 2004-2007, enfatiza que la urbanización formó parte del Plan Nacional de la Vivienda y es el último y más extenso. Con 38 superbloques de 15 plantas y 42 de cuatro niveles, fue levantado entre 1955 y 1958. Más allá del planteamiento estético, con el que se suprimió una red de barrios que se unían desde El Calvario hasta Catia, esa obra de Villanueva significó un aporte de  9.176 apartamentos.

Hoy sus habitantes declaran en riesgo el mencionado patrimonio arquitectónico. Advierten que 80% de los bloques tienen problemas de estructura, filtraciones y hundimientos. El deterioro es visible y el peligro latente. En la zona F la calle y el bulevar se caen por filtraciones de los bloques 37, 38 y 39, denunciaron voceros.

Tania Moleiro Díaz, experta en urbanismo de la USB, desgrana a través de la urbanización Francisco de Miranda, conocida como Casalta, la obra de Villanueva. "Son 29 bloques de cuatro pisos y un superbloque de 12. Los bloques calados y las ventanas permiten garantizar la ventilación cruzada.  Hoy día no se ha tenido el más mínimo interés de cuidar los detalles ni por dejar un aporte de interés arquitectónico con las obras de Misión Vivienda".

Andreina Mijares, dirigente  de la urbanización Chalbaud, en Coche, relata que sus habitantes desconocen el valor patrimonial de ese complejo proyectado en 1949. "A excepción de las familias más viejas, casi nadie sabe que estos edificios fueron ideados por Villanueva. Se han perdido los servicios y hay más de 60 filtraciones".

Otras obras que se mantienen vigentes son el Grupo Escolar Francisco Pimentel, en la parroquia Santa Teresa, construida en 1939 y la Unidad Educativa Gran Colombia, en Santa Rosalía. "El Grupo Escolar Francisco Pimentel es la primera escuela primaria moderna de Venezuela. Esta edificación consta de dos plantas con empleo de patios internos, una propuesta valiosa por la que fue declarada Bien de Interés Cultural en junio de 1998", dijo.

Nacido en Londres

Considerado el maestro de la arquitectura moderna en Venezuela, Carlos Raúl Villanueva nació en Londres el 30 de mayo de 1900.  Hijo del diplomático venezolano Carlos Antonio Villanueva y la francesa Paulina Astoul cursó educación media en el Lycee Condorcet en París. En 1922 ingresó en la Ecole des Beaux-Arts para iniciar la carrera de arquitectura, de donde egresó en 1928. 

Entre sus primeras obras están el Hotel Jardín en Maracay (1929), con formas neobarrocas, y la Plaza de Toros Maestranza Cesar Girón (1933). En 1934-1935 diseña el Museo de Bellas Artes en Caracas, con un patio aporticado y columnas neoclásicas. En 1928 comienza sus viajes a Venezuela, donde se fundaba el Banco Obrero donde trabajó. Después de residenciarse en el país se casa en 1933 con Margot Arismendi Amengual y regresa a París en 1937 para formarse en el Instituto de Urbanismo. 

Una corriente ecléctica caracterizó su obra los primeros años de su carrera, luego incorporó elementos neoclásicos, moriscos y coloniales, combinados con las formas académicas de la escuela de Bellas Artes de París. Impulsó y creó la Sociedad Venezolana de Arquitectos. Y proyectó la Facultad de Arquitectura de la UCV. Con 107 obras de artes, la joya  más importante de Villanueva es la Ciudad Universitaria, considerada la síntesis de las artes mayores: pintura, escultura y arquitectura. Fue construida entre 1940 y finales de 1950.

22  obras, al menos, tiene Villanueva en Libertador, entre ellas la Residencia de Arturo Uslar Pietri, actual Fundación Museo Uslar, en la Florida; la Capilla El Carmen de Santa Rosalía, el Gimnasio Libertador y la Capilla La Asunción, en 23 de Enero. 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario