Espacio publicitario

343 años formando religiosos para la vida

El Seminario Santa Rosa de Lima es el antecedente de la UCV.

Los sacerdotes estamos para atender a las distintas realidades

DG

  • MARÍA DE LOURDES VÁSQUEZ

26 de febrero de 2017 10:31 AM

Actualizado el 26 de febrero de 2017 11:10 AM

PARA COMPARTIR

343 años formando religiosos para la vida

Caracas.- El 9 de octubre 1673 comenzó su andadura el Seminario Santa Rosa de Lima de Caracas, 343 años después esta institución se mantiene activa en la formación de futuros sacerdotes que se integrarán a las distintas parroquias diocesanas de Caracas y de otras regiones del país.

Son múltiples las vicisitudes que a lo largo de estos casi tres siglos y medio ha enfrentado el seminario, en especial por los vaivenes políticos vividos en el país en durante la colonia, el período independentista y de las distintas fases del sistema republicano.
En una época en la que cada vez más se habla de crisis en las vocaciones sacerdotales y para la vida consagrada en la Iglesia Católica sorprende saber que en la actualidad 47 seminaristas desarrollan su formación en este centro, 12 de ellos pertenecen a la Arquidiócesis de Caracas.

A ellos se suman 53 religiosos de varias congregaciones en período de formación que diariamente acuden a recibir clases para obtener la titulación pontificia del Bachillerato en Teología. "Esto significa que durante las mañanas entre seminaristas internos y formandos religiosos acá tenemos 100 estudiantes. A los que hay que sumar a los 12 religiosos que cursan el posgrado en Teología Dogmática", explica el padre Francisco Morales, rector del Seminario Santa Rosa de Lima.

La formación académica de un sacerdote es intensa, son siete años de los cuales los primeros tres corresponden a los estudios de Filosofía y materias complementarias como Idiomas Modernos, Técnicas de Investigación y Documentación, Comunicación y Lenguaje, Psicología, Psicología Evolutiva y Sociología, entre otros. Los restantes cuatro años corresponde los estudios de Teología.

Discernimiento vocacional
Pero también el perfil psicológico de los aspirantes es tomado en cuenta. En Santa Rosa de Lima los aspirantes a sacerdotes son evaluados desde punto de vista psicológico y acompañados paso a paso en el discernimiento de su vocación.

"Hoy la Iglesia a nivel universal nos insiste mucho, por los casos dolorosos que hemos vivido, en la selección de los candidatos, en esto nos jugamos mucho. Por ello tenemos peritos que nos acompañan en esto, son personas especializadas en el campo de acompañamiento a  vocaciones", explica Francisco Morales.

"Hay que reconocer que la situación de nuestro país desde el punto de vista familiar es también bastante compleja, bastante dura. No es que tengan problemas en el sentido de taras o desviaciones, pero sí hay que sanar heridas y curar internamente muchas situaciones que se arrastran desde la familia, desde la infancia".

Por ello los jóvenes aspirantes disponen de asesoría psicológica para enfrentar y superar las situaciones a las que hubiese lugar.
Morales explica que en el caso de los jóvenes de la diócesis de Caracas 90% provienen de familias muy humildes, por lo que también hay que manejar el impacto cultural que supone su incorporación a la vida en el seminario. 

"Todos los muchacho tienen que pasar por un período de adaptación, esto forma parte de la misma formación. Pero también nos planteamos que no pierdan la perspectiva, para que no rompan o quieran negar su origen. "Yo por ejemplo soy de los Jardines del Valle. Y nunca rompí con mi origen familiar, ni con el barrio. Mi primera misa la oficié la Parroquia San Antonio de Padua en El Valle. En diciembre cumplí 30 años como sacerdote y lo celebré allí mismo, después de todo fue en El Valle donde yo descubrí mi vocación (...) Además, no debemos olvidar que el sacerdote está para servir a todas estas realidades, para estar con los más necesitados, con los más pobres", sostiene el padre Francisco. 

En la actualidad, el Santa Rosa de Lima funciona en la antigua sede del Seminario San José en El Hatillo, esta edificación originalmente fue el centro de formación para vocaciones de adultos, o tardías, fundado hace unos 50 años por  José Humberto Quintero Parra, primer cardenal venezolano.

Certificación pontificia
El Seminario Santa Rosa de Lima fue fundado en el siglo XVII por Fray Antonio González de Acuña, obispo que participó en la causa de canonización de la santa peruana que le da nombre.

Es el antecedente de la Real y Pontificia Universidad de Caracas que más tarde se convirtió en la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Los títulos que otorga son pontificios, gracias a un convenio con la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.

En su mayoría los jóvenes aspirantes son patrocinados por las diócesis. En el caso de la capital todos están becados por la Arquidiócesis de Caracas.

Distintas organizaciones civiles colaboran con donaciones al sostenimiento del centro y de los estudiantes.

Tres religiosas peruanas de la congregación Canonesas de la Cruz colaboran en las tareas diarias del seminario.

40 profesores, entre religiosos y laicos, tienen a su cargo la educación de los aspirantes.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario