Espacio publicitario

 

Huesos "esponjosos": Un mal de la edad

La osteoporosis suele avisar de la peor manera, con una fractura en las muñecas, la cadera o la columna, causada por un tirón, una caída o un tropiezo

Las enfermedades óseas más frecuentes en adultos mayores son osteoporosis y osteoartritis

Las enfermedades óseas más frecuentes en adultos mayores son osteoporosis y osteoartritis

Cortesía

  • KATHERINE RODRÍGUEZ

27 de septiembre de 2017 08:28 AM

Actualizado el 27 de septiembre de 2017 08:38 AM

PARA COMPARTIR

Huesos "esponjosos": Un mal de la edad

 Los cambios cognitivos y físicos son parte de la tercera edad. Estos no traen grandes problemas si son atendidos a tiempo._Pero, si se descuidan, pueden generar graves consecuencias a la salud.

A estas alteraciones se une que los adultos mayores disminuyen las actividades laborales y otras rutinas dinámicas. Tampoco hacen mucho ejercicio. Todos estos hábitos de vida provocan sedentarismo, ocasionando aceleradamente la aparición obvia de la degeneración ósea, siendo esta complicación una de la más comunes que presenta el envejecimiento.

A medida que los seres humanos envejecen, comienzan a perder calcio, debilitándose así los huesos y disminuyendo la masa ósea. Todo esto provoca una enfermedad del esqueleto llamada osteoporosis. En palabras resumidas, significa que los huesos van perdiendo densidad, los huesos que, antes estaban firmes, se vuelven esponjosos.

La osteoporosis es una enfermedad de adulto mayor y puede afectar a ambos sexos, aunque las mujeres son las más perjudicadas, especialmente después de la menopausia. Muchos especialistas la llaman “la enfermedad silenciosa” porque la pérdida de hueso ocurre sin que haya ningún síntoma específico.

Entre sus síntomas a veces aparece primero el dolor pero, principalmente, suele avisar con una complicación mayor, frecuente y peligrosa: Fracturas en la columna, la cadera o  las muñecas. Puede que un paciente no sepa que tiene osteoporosis hasta que se le rompa un hueso debido a un tirón, a un tropiezo o a una caída.

Para hacer un diagnóstico preventivo de osteoporosis, es necesario realizar técnicas radiológicas especializadas, pues las radiografías simples sólo la detectan cuando ya está muy avanzada.

Según Andrés Mauricio Monasterios, médico egresado de la Universidad Central de Venezuela con especialización en reemplazo articular y cirugía artroscópica de cadera, rodilla y hombro, “mantener, a lo largo de la vida, una alimentación sana y balanceada, con mucho verde y múltiples colores en el plato ayuda a reducir el riesgo de osteoporosis”. Sin embargo, apunta que siempre se necesita garantizar entre 800 miligramos y 1.200 miligramos de calcio al día.

El especialista explicó que el calcio se puede conseguir en muchos alimentos y suplementos que no necesariamente deben ser de origen lácteo o animal. De hecho, una vez que dejamos de ser niños no nos hace falta tomar tanta leche, es una proteína que en muchos casos, y en exceso, puede resultar perjudicial.

Según Monasterios, además de la osteoporosis, existen otras complicaciones en los huesos, pero las enfermedades más frecuentes en los ancianos son las patologías degenerativas articulares u osteoartritis, que produce deformidad en las rodillas y caderas principalmente y que provoca una limitación funcional importante.

“Sin embargo, afortunadamente, para esta patología sí existe tratamiento efectivo y curativo como es el reemplazo articular que hecho por manos expertas, ofrece resultados excelentes”, detalló Monasterios.

Para considerar

La alimentación debe ser balanceada, con mucho color verde en el plato que se debe buscar, sobre todo, en vegetales como espinaca, acelga, lechuga de color intenso, brócoli, entre otros, además, la comida diaria debe contener alimentos ricos en calcio, que no solo se consiguen en lácteos. Este mineral también está presente en frutos secos (maní, merey, nueces, avellanas), naranjas, legumbres, aceitunas, alcachofas, repollo, coles, sardinas y otros pescados.  

Algunos factores hacen a las personas más susceptibles de padecer osteoporosis. Fumar y beber en exceso son dos de los principales. También el consumo recurrente de alimentos con grasas y la comida chatarra, que favorecen la obesidad. Las mujeres tienen más riesgo que los hombres porque sus huesos son más pequeños y, entre ellas, las caucásicas y asiáticas son las más propensas. Otro elemento a considerar son los antecedentes familiares pues suele repetir de madres a hijas.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario