Espacio publicitario

Avances

En 10 años toda la cirugía será robótica

El avance en materia tecnológica permite asegurar que, en un futuro muy cercano, la cirugía mínimamente invasiva -con la robótica de la mano- constituirá la casi totalidad de las intervenciones quirúrgicas

  • RAÚL CHACÓN SOTO

09 de mayo de 2012 00:00 AM

No es ciencia ficción. En la actualidad, la cirugía mínimamente invasiva -con la cirugía laparoscópica a la cabeza- ya constituye cerca de 60% del total de operaciones que se practican en el país. La cifra, suministrada por la pediatra Alejandra Parilli, no deja de ser sorprendente si se toma en cuenta que las intervenciones laparoscópicas empezaron a practicarse hace aproximadamente 25 años en el mundo, y poco más de 10 en Venezuela.

El acelerado avance en materia tecnológica es lo que ha permitido semejante crecimiento y ha despejado el camino para que tanto médicos como pacientes se familiaricen con técnicas que ofrecen enormes beneficios para ambos.

De entrada, Parilli, quien es especialista en cirugía pediátrica laparoscópica, hace una aclaratoria necesaria: "Cirugía mínimamente invasiva es el término que engloba a todo tipo de operación que evita realizar grandes incisiones en la piel e, incluso, que no las requiere en absoluto. Así, puede hablarse de cirugía laparoscópica, que es el gold standard hasta el momento, cuando el procedimiento se realiza en el abdomen y en la pelvis; pero también de cirugía toracoscópica, si se realiza en el tórax, o de cirugía artrocoscópica, si es en una articulación. Igualmente es cirugía mínimamente invasiva la que se realiza a través de los orificios naturales del cuerpo o la que se practica gracias a catéteres que se introducen por las venas para llegar, por ejemplo, al corazón".


Por lo general, en una operación mínimamente invasiva se introduce un endoscopio en la cavidad que va a intervenirse con la finalidad de obtener una imagen de las estructuras internas que el médico podrá apreciar en un monitor. Gracias a ella, el especialista realiza la exploración de los órganos, valiéndose de unos instrumentos especiales. "Lo que caracteriza a estas intervenciones es la alta tecnología, los mencionados instrumentos y el tamaño de las incisiones para introducirlos: de 7 mm, 5 mm y 3 mm", aclara Parilli.

Como ya muchos lo saben, son enormes las ventajas cuando se practica una cirugía mínimamente invasiva. Parilli las resume: "En lo que respecta a los médicos, tenemos una mejor visualización. Con la cámara tenemos una imagen magnificada hasta 20 veces del órgano que estamos operando, y con diferentes ángulos de visión. Esto permite cometer menos errores y lograr un manejo más delicado de los tejidos, con lo que se reducen los riesgos de una cirugía. En lo que concierne a los pacientes, por tratarse de incisiones pequeñas, el postoperatorio es más corto y menos doloroso. La recuperación es más rápida porque la respuesta inflamatoria es menor".

Claro que no todo son ventajas. La cirugía laparoscópica, específicamente, tiene sus limitaciones. "La cámara es rígida y uno tiene que aprender a maniobrarla para ver en todos los sitios. Además, la imagen en el monitor es bidimensional, falta profundidad, por lo que no sabemos dónde está el órgano exactamente. Lo logramos con entrenamiento. Tampoco tenemos tacto, no podemos tocar con nuestras manos, lo que es muy importante cuando se trata de tumores".

Afortunadamente, la tecnología sigue aportando soluciones, y como la misma Parilli explica, ya se dispone de cámaras que permiten una visión de 360 grados -en el Instituto Médico La Floresta cuentan con ella-, de monitores que devuelven una imagen en 3D, y hasta se trabaja en dispositivos que le darían al médico la información que obtendría de poder aplicar el tacto en un órgano. "Aunque en Venezuela todavía se practica cirugía laparoscópica tradicional, en el Hospital de Clínicas Caracas los avances pueden apreciarse en lo que respecta al área pediátrica, pues contamos con instrumentos de 3 mm y 5 mm y personal para utilizarlos", concluye Parilli.

LO MEJOR ESTÁ POR VENIR

Lo más preciso sería afirmar que ya ha llegado, aunque todavía no se haya popularizado. Se trata de la cirugía robótica -la mejor expresión de la cirugía mínimamente invasiva- que se realiza en Venezuela desde el año 2006, después que el Hospital de Clínicas Caracas adquiriera el robot Da Vinci. Ariel Kaufman, reconocido urólogo que dirige el Centro de Cirugía Robótica de esa institución, explica sus ventajas: "En la laparoscopia los instrumentos son rígidos, no tienen la movilidad que puede tener la mano y se desplazan de manera contraintuitiva; es decir, cuando quieres ir hacia la izquierda, debes moverlos hacia la derecha. En cambio, en la cirugía robótica, el médico, sentado cómodamente en una consola, con un visor que le permite apreciar la imagen en 3D y amplificada hasta 17 veces, puede manejar los instrumentos -articulados dentro de los brazos del robot- con mayor movilidad que la que le permitirían sus manos, y sus movimientos son intuitivos y reproducidos de manera inmediata en el paciente -gracias a la tecnología EndoWrist. Para un cirujano robótico los instrumentos no son otra cosa que sus propias manos".

Con tales características es fácil imaginarse el nivel de precisión con el que se opera. Evidentemente, al paciente se le otorga más calidad de vida y se reducen al mínimo los efectos indeseables. El problema para la popularización de este tipo de operaciones es el costo -40% más que el de una tradicional-. Justamente por ello hoy se recurre a la cirugía robótica principalmente cuando se trata de la próstata, porque es de las pocas intervenciones reconocidas por las aseguradoras. Pero "en unos diez años -se atreve a asegurar Kaufman-, toda la cirugía será telecomandada con instrumentos robóticos", y explica: "Ya está en puertas el uso del láser y la posibilidad de hacer ultrasonido. También la de trabajar con un puerto único (todos estos instrumentos articulados en un solo brazo). Muy pronto todo quirófano tendrá sus consolas y los brazos robóticos estarán incorporados en el techo como lo están hoy las máquinas de anestesia y las lámparas quirúrgicas. El médico apretará un botón y bajará el que necesite". Así de sencillo... y no es ciencia ficción.

rchacon@eluniversal.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

DESDE TWITTER

INSTAGRAM @ELUNIVERSAL

Espacio publicitario

Espacio publicitario