Carta de Iván Simonovis

EL UNIVERSAL
martes 27 de mayo de 2014  01:00 PM
Cada día en esta Cárcel Militar se ha transformado en una montaña rusa de ansiedad, porque no sé si esa noche o madrugada, como en otras oportunidades, terminaré en la sala de emergencia de un hospital, por lo menos hasta que esté ‘estabilizado' y luego volver a mi celda en Ramo Verde.

Vale la pena aclarar que si bien es cierto que mis abogados han hecho hincapié en la medida humanitaria, a mí así como a mis otros 4 compañeros (Marcos Hurtado, Héctor Rovain, Erasmo Bolívar y Luis Molina) nos corresponden medidas alternativas del cumplimiento de la pena, es decir, una libertad parcial y controlada por el Tribunal.

La misma ley que nos juzgó, también nos otorga esa medida, el único requisito para eso es aprobar los exámenes psicológicos, cosa que ya ha ocurrido y que la juez de ejecución lo acuerde. Sin embargo esta medida también nos ha sido sistemáticamente negada. Tampoco se ha producido ningún pronunciamiento por parte de la Sala Constitucional, pese a que ya se cumplieron dos meses desde que peticioné el avocamiento.

En consecuencia, mi defensa acude hoy, 27/05/2014 para en todas y cada una de sus partes la solicitud de avocamiento presentada, y reitera íntegramente mi pedimento de que esta honorable Sala Constitucional  se avoque  al conocimiento de la causa penal que se me sigue ante los referidos juzgados del Circuito Judicial Penal del estado Aragua, y me otorgue directamente, en obsequio de los derechos constitucionales que me han sido conculcados una y otra vez, medida humanitaria por razones de salud, ordenando, en consecuencia, mi inmediata libertad.

Ya se han agotado todas las vías e instancias legales y políticas para obtener respuesta a mi petición hecha hace 10 meses y sin embargo el sistema de justicia venezolano continúa actuando de manera arrogante y cruel, sin dar respuesta a mi justa solicitud.

Es así que ante la falta de respuesta oportuna y expedita por parte del Poder Judicial respecto a las múltiples peticiones que he formulado para que se emita un pronunciamiento en torno a la medida humanitaria solicitada y siendo que estoy cansado de actuar de acuerdo a la ley y que nadie me escuche,  pese a mi delicado estado de salud y en contra de la voluntad de mi familia, a quien ya no le cabe una gota más de dolor, HE DECIDIDO A PARTIR DE HOY, 27 DE MAYO DE 2014, INICIAR UNA HUELGA DE HAMBRE EN MI CALABOZO, la cual mantendré hasta tanto obtenga respuesta sobre mis solicitudes.

Iván Simonovis
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
 
Cerrar
Abrir