Compartir

Carta de Simonovis solicitando traslado al Hospital de Clínica Caracas

EL UNIVERSAL
viernes 26 de julio de 2013  01:06 PM
Ciudadana
Dra. MARÍA MERCEDES BERTHÉ
Directora de Derechos Fundamentales
Fiscalía General de la República
SU DESPACHO.-

Yo, MARÍA DEL PILAR PERTIÑEZ HEIDENREICH, venezolana, mayor de edad, abogado en ejercicio, domiciliada en Caracas, inscrita en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el N 35.462 y titular de la Cédula de Identidad N V-6.917.213, procediendo en este acto en mi condición de defensor técnico del penado IVAN ANTONIO SIMONOVIS ARANGUREN, venezolano, mayor de edad y titular de la Cédula de Identidad N V-5.968.260, con domicilio procesal a los efectos de la presente solicitud en: Edificio Torre La Oficina, Piso 2. Oficina 2-5, Esquinas de Camejo a Colón, al lado del Pasaje Zingg, El Silencio, Caracas, Municipio Libertador, Telfs. 564-89-39, 564-53-14 y 564-25-61 (Fax), ante usted, con todo respeto, ocurro para exponer:

Mi defendido y esposo IVAN SIMONOVIS, quien se encuentra recluido actualmente en el Centro Nacional de Procesados Militares (CENAPROMIL), ubicado en Ramo Verde, Los Teques, Estado Miranda, fue trasladado de emergencia el día de ayer, miércoles 25 de julio de 2013, al Hospital Victorino Santaella, por presentar un severo cuadro gripal, complicado con esofagitis y gastritis. La orden la impartió directamente el Director de CENAPROMIL dada la gravedad de la sintomatología que presentaba SIMONOVIS.

Yo me enteré de ese intempestivo traslado al Hospital Victorino Santaella en horas del mediodía y cuando me apersoné hasta allá a primera hora de la tarde, me informaron que ya había sido nuevamente devuelto a CENAPROMIL. Sin embargo, fui informada que los médicos tratantes recomendaron dejarlo hospitalizado, al menos una noche, para tratar de estabilizarlo, pues estaba muy descompensado. No obstante ello, no ocurrió así.

Ciudadana Directora de Derechos Fundamentales:

Es necesario y urgente que IVAN SIMONOVIS sea TRASLADADO DE INMEDIATO AL HOSPITAL DE CLÍNICAS CARACAS con el fin de que le sea tratada las afecciones que actualmente padece y, además, sea sometido a un chequeo médico completo, pues ya son harto frecuentes los episodios de afecciones a su salud que ha venido sufriendo, el último de los cuales motivó su intempestivo traslado al Hospital Victorino Santaella el día de ayer.

En tal sentido, ruego a la Dirección a su cargo que realice ante el Juzgado Primero de Ejecución de Maracay, Estado Aragua, que conoce del caso de mi esposo, las gestiones que sean necesarias para procurar, HOY MISMO, su traslado al Hospital de Clínicas Caracas, con orden de dejarlo hospitalizado el tiempo que sea necesario hasta su total recuperación.  Es altamente preocupante el cuadro de esofagitis presentado, pues él tiene pronosticada la posibilidad de contraer cáncer de esófago de no recibir el tratamiento médico adecuado, el cual no le está siendo (ni le puede ser) aplicado en la cárcel donde se encuentra.

Por otra parte, vuelvo a reiterar una vez más que mi defendido también requiere ser tratado adecuadamente del resto de las enfermedades y patologías que padece, pues, paulatinamente, su salud ha venido empeorando ante la imposibilidad de recibir en CENAPROMIL la atención médico indispensable y el cuidado que su comprometida salud requiere. Temo que, de un momento a otro, la OSTEOPOROSIS haga crisis y provoque en él un cuadro fatal (como lo expresó el Médico Forense que lo examinó hace meses),  pues desde que llegó a CENAPROMIL, si bien ha sido expuesto a la luz solar, no le ha sido aplicado el tratamiento recomendado por sus médicos tratantes, pues en CENAPROMIL no se cuenta con el personal especializado ni los equipos médicos necesarios para ello. Y estad situación se ha venido prolongando en el tiempo merced de la indolente actitud de la jueza de ejecución, quien no quiere entender que mi esposo ESTÁ MURIENDO LENTAMENTE. Las "medidas" adoptadas por esa juez "en obsequio" de la salud de mi esposo no contribuyen ni contribuirán a su recuperación.

Dejo constancia e Insisto otra vez que a mi esposo IVAN SIMONOVIS  ha de concedérsele una  MEDIDA HUMANITARIA, o, al menos, un ARRESTO DOMICILIARIO en el hogar conyugal, con el fin de poder ser tratado debidamente. En consecuencia, impetro a usted que realice las peticiones y gestiones necesarias a tales efectos.

Hago responsable al Estado venezolano, en especial a la Juez Primero de Ejecución de Maracay y al Poder Judicial de la República Bolivariana de Venezuela, de la VIDA y SALUD de mi esposo IVAN ANTONIO SIMONOVIS ARANGUREN, por obstinarse injustificadamente a que le sea concedida  una MEDIDA HUMANITARIA.

Es Justicia. Caracas, a los veintiséis (26) días del mes de julio de dos mil trece (2013).

María del Pilar Pertíñez Heidenreich de Simonovis
pertinezmp@gmail.com
0414.320.10.08




Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (4)
páginas:
1 |
Por Carlos Gomez
28.07.2013
10:38 AM
Maria, si una cosa aprendi con la experiencia Chavez es que no debes hacerle ni desearle el mal a nadie, porque el karma es una cosa seria. Ivan puede ser mi papa, mi tio, mi hermano y si el se esta muriendo me gustaria verlo recluido en su casa, no creas que va a salir corriendo con una gangrena peritoneal y lo que puede ser un cancer esofagal, eso es delicado, eso duele demasiado y no te permite pegar una carrera o tomar un avion o moverte en carro 12horas.Tambien, recuerda que hubo tiros y muertos de ambos lados del puente, unos se estan pudriendose en la carcel y otros no. Cada quien debe asumir su responsabilidad
 
Por Ana Guedez
27.07.2013
2:01 AM
Sra. Hernández, el Sr. Simonovis NO FUE QUIEN PRODUJO LOS FALLECIDOS DE LA AVDA. BARALT que es de lo que le acusaron. Los rojos que si salieron fotografiados disparando no fueron apresados y solamente con un juicio que dejó mucho que desear apresaron a los comisarios de la PTJ y a algunos funcionarios policiales. ¿Qué fué todo lo que hizo para usted? Ya dejaron morir a Franklin Brito y a la Dra. Afiuni le han hecho la vida de cuadritos por cumplir con su deber ¿Hasta cuándo vamos a seguir apresando y mal juzgando personas por el resentimiento de algunos que malamente ostentan y mal utilizan el PODER? Estamos divididos en dos toletes y estas actitudes no ayudarán JAMAS a reinstaurar la UNION ENTRE LOS VENEZOLANOS. No sigamos instigando el odio que sembró en el país... de un ser que lo que sembró fueron vientos. Esperen sus tempestades pues. Dios los perdone.
 
Por Gracie Rodríguez
27.07.2013
12:43 AM
Es insólito que se juzgue sin pruebas a un ser humano y que con indolencia se pretenda hundir en el foso más profundo a una familia hasta destrozarla! No puedo entender a quien se expresa con odio y miseria humana! Todos sabemos que se buscaron culpables a como diera lugar para ocultar el desastre que ocurrió en esas fechas, por pedir el pueblo la renuncia del presidente de la época,el sol no se oculta con un dedo y la justicia algún día vencerá!
 
Por Maria Hernandez
26.07.2013
1:47 PM
Hay si, medida humanitaria y quién la tuvo con los fallecidos en el golpe de estado cuando este Sr. Simonovis tenía una responsabilidad y no la hizo cumplir???. Casa por cárcel, muy bonito. Si aplican justicia se molestan y si no también. La justicia es para todos. Este Sr. no tenía derecho hacer todo lo que hizo. Sientiendolo mucho, el estado venezolano no tiene nada que temer. Cada quién debe asumir su responsabilidad.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar