Compartir

Abusos policiales llaman la atención a medios extranjeros

Caso de la familia aragueña Barrios fue reseñado por The Economist

imageRotate
Eloisa Barrios, pariente de Benito Barrios muerto en 1998 ENIO PERDOMO
EL UNIVERSAL
sábado 26 de enero de 2013  12:00 AM
Venezuela registra una de las mayores tasas de homicidios del mundo y, según estudios académicos, 96% de los asesinatos quedan en la más absoluta impunidad, recordó The Economist en un artículo, en el cual hace mención al caso de la familia Barrios.

"Jorge Antonio Barrios tenía solamente nueve años de edad en 1998, cuando la policía del Estado Aragua vino en busca de su padre, Benito. Presenció el momento en que los funcionarios policiales lo golpearon y se lo llevaron. Más tarde, ese mismo día, Benito murió de múltiples heridas de bala. Los policías dijeron que le habían disparado en defensa propia, porque Benito había abierto fuego contra ellos", señaló la publicación en un artículo difundido en su edición impresa, en el cual agrega que "como es costumbre en Venezuela, nadie fue procesado" por este crimen.

Muchos asesinatos son cometidos por fuerzas de seguridad y "la policía del Estado Aragua se encuentra entre los peores infractores", destaca The Economist.

La revista echó mano de las cifras del Ministerio Público, las cuales también han sido reseñadas por este diario; y según las cuales entre 2000 y 2008, el organismo registró más de 7.000 ejecuciones extrajudiciales en todo el país, y aproximadamente en la mitad de los casos se encuentran involucrados miembros de las fuerzas policiales regionales.

Sin embargo, The Economist describe el caso de la familia Barrios como "excepcionalmente terrible".

Cinco años después de la muerte de Benito, su hermano Narciso tuvo una discusión con un policía estatal que aparentemente se había negado a pagar unos tragos. Luego, "la policía allanó las residencias de cuatro miembros de la familia".

Dos semanas después arrestaron a un sobrino de Narciso y cuando éste protestó, lo mataron a tiros.

A pesar de que se les advirtió que abandonaran el caso, la familia comenzó una ardua búsqueda de la justicia en los tribunales venezolanos.

En los nueve años transcurridos desde la muerte de Narciso, otros siete hombres de su familia han muerto por arma de fuego. El último fue Jorge Antonio, quien fue asesinado por un desconocido el 15 de diciembre mientras conducía una motocicleta. No hay pruebas de que la policía estatal esté implicada en los hechos, pero la familia dice que agentes de ese organismo han amenazado, detenido y golpeado a algunos de sus miembros.

El caso llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que constató los hechos y demandó al Estado venezolano.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar