Compartir

La elección de Chávez

La orden del Presidente fue clara: "si no estoy o no puedo, Nicolás Maduro debe ser Presidente". Algunos vieron la posibilidad de conciliar, pero en el Psuv la prioridad es unirse contra el enemigo. Por Oscar Medina

imageRotate
El comandante nombró a su heredero y la oposición creyó que tendería puentes para el diálogo y la reconciliación GUSTAVO BANDRES
Contenido relacionado
EL UNIVERSAL
domingo 13 de enero de 2013  12:00 AM
La estampa del Nicolás Maduro que repentinamente conoció el mundo es esa con las huellas de las circunstancias: el grandulón sentado a la izquierda de Hugo Chávez, con la cabeza casi gacha, las manos ocultas debajo de la mesa, los ojos apagados e hinchados como los de quien ha pasado una larga noche de desvelo y llanto, las mejillas colgando y con un rictus de tristeza dibujado en los labios. Era un Nicolás Maduro de hombros caídos, como si el peso de la nueva responsabilidad que le tocaba asumir lo estuviera hundiendo en el asiento.

En las incontables reseñas que a partir de entonces dieron cuenta de su biografía se destacó con sorpresa su pasado como chofer de Metrobús. Pero curiosamente dejaron por fuera un elemento clave para una nación como la Venezuela actual: Nicolás Maduro es un civil. El civil que ha alcanzado -empujado por el destino- la más alta posición dentro de un proyecto de poder signado por la presencia militar.

El singular escalafón del Gobierno de Chávez no solo se basa en la repartición de cargos oficiales. Cuenta mucho -y más- la posición ocupada por el funcionario en el afecto del comandante Presidente. Y Maduro conquistó espacios en ambos planos. En octubre fue designado Vicepresidente y en esta mala hora, resultó ungido como el heredero político de Hugo Chávez.

El sábado 8 de diciembre, en cadena de radio y televisión, el Presidente Chávez informó al país que debido a la reaparición de células cancerosas en su cuerpo debía volver de inmediato a un quirófano cubano.

Ahí mismo, frente a las cámaras, giró la instrucción: "(... )si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no solo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que -en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales- ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela".

Y añadió: "Yo se los pido desde mi corazón. Es uno de los líderes jóvenes de mayor capacidad para continuar, si es que yo no pudiera -Dios sabe lo que hace-, si es que yo no pudiera... continuar con su mano firme, con su mirada, con su corazón de hombre del pueblo, con su don de gente, con su inteligencia, con el reconocimiento internacional que se ha ganado, con su liderazgo, al frente de la Presidencia de la República, dirigiendo, junto al pueblo siempre y subordinado a los intereses del pueblo, los destinos de esta patria".

Esa noche, sentado a la derecha de su comandante, estaba el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuertes de la revolución por su liderazgo dentro del Psuv y por su estrecho vínculo con el mundo militar. Por eso en el imaginario especulativo, el camarada Cabello cuadraba más como posible sucesor. Pero la voluntad del líder fue otra y hoy Maduro es el beneficiario de su capital político, el responsable de continuar la obra.

La obediencia al comandante, sin embargo, esta vez no parece ajustrarse a la instrucción dictada. Donde Chávez habló de convocar a nuevas elecciones, el combo Maduro-Diosdado prefirió optar una vía alternativa montados en ese todoterreno que es el continuismo. Y mientras expertos en Derecho cuestionan de un lado o justifican del otro, abrieron el compás de espera para un milagro, dentro del cual el vicepresidente ejerce de hecho como jefe de Estado con apoyo absoluto de las instituciones y los uniformados: Maduro administra, poco a poco, el cobro de su herencia.

Credenciales

Durante la campaña por la presidencia de 1998, Maduro fue uno de los asistentes personales del candidato Hugo Chávez. Al año siguiente, con Chávez recién estrenándose en la presidencia, formó parte de la Asamblea Nacional Constituyente y en el 2000 resultó electo diputado.

Seis años más tarde sus camaradas lo pusieron al frente del Parlamento y unos meses después el Presidente le encargó el Ministerio de Relaciones Exteriores, pese a que jamás tuvo la más mínima experiencia en el ámbito diplomático. Sin embargo, Maduro demostró durante todo este tiempo que es capaz de aprender rápido y sobre la marcha.

En su desempeño como canciller ha destacado, para efectos del público de galería, su actitud "antiimperialista" y su posición crítica hacia el gobierno de Estados Unidos, para el que no se ha ahorrado calificativos subidos de tono, aunque recientemente aceptó en público que a finales del año pasado hizo gestiones -autorizadas por Chávez, aclaró- para mejorar las comunicaciones con el gobierno estadounidense.

Para los entendidos en la materia, sus años en el Ministerio de Exteriores representan un periodo de desprofesionalización de la diplomacia del país. Pese a todo, en privado algunos delegados extranjeros reconocen en él a un interlocutor afable, que sabe escuchar y que puede tender puentes dentro de una concepción política que solo sabe de aliados y enemigos. Maduro, además, ha sido el operador principal de las alianzas con China, Irán y Rusia, fundamentales en la estrategia geopolítica de la revolución.

De sus tiempos en la Asamblea, los reporteros de la fuente recuerdan el trato amable y bien dispuesto, algo que no se vivió en el día a día durante la gestión de Cilia Flores y menos ahora en la de Diosdado Cabello. "Es el más decente de los chavistas", apunta una periodista: "Es hermético, claro, pero no es un patán, siempre fue un caballero". "Puso orden en el funcionamiento de la Asamblea", aporta otra.

Su carrera, sin embargo, no está impoluta. En 2002, parlamentarios opositores le acusaron por enriquecimiento ilícito. La denuncia fue prácticamente engavetada y cinco años más tarde la causa fue sobreseída.

También ha tenido sus boutades. Una ocurrió en abril pasado durante un acto frente a la embajada de Cuba en el que se recordaba el ataque contra esa sede que se dio durante los días del golpe en abril de 2002. Allí se refirió a la oposición de esta manera: "Así será la calaña de estos sifrinitos, mariconsones, fascistas, que pretenden darle lecciones al pueblo de Venezuela. Pero no han podido con el estirpe libertador (sic) de nuestro pueblo y no podrán jamás". Días después ofreció disculpas a quien se hubiera ofendido por el uso de la expresión "mariconsones". Pero solo por esa.

Dentro del chavismo -aunque en off the record- se le considera un "excelente político", un hombre que sabe moverse entre aguas turbulentas. También le anotan puntos a favor por su habilidad de ubicarse bajo el ala de Hugo Chávez sin haber conformado una "tribu" propia con posiciones extremas ni desmedido afán por ocupar parcelas de poder. Es, en todo caso, un hombre de Chávez: fiel y leal a su mentor, y junto a él estuvo siempre desde el inicio de la enfermedad.

Ni lo uno, ni lo otro

Análisis apresurados hechos desde el bando opositor auguran una pelea a cuchillo entre Maduro y Cabello por la conquista de la presidencia ante la ausencia del comandante. Pero eso hoy no se plantea dentro del chavismo. Chávez puso orden dentro de su círculo más cercano asegurando la promesa de la unidad necesaria para mantener vivo el proyecto. Y el equilibrio de ese juego descansa en los atributos que se le endilgan a Maduro y en el ascendente de Cabello entre los militares (Elías Jaua, el ministro de la Defensa, Diego Molero Bellavia, y Rafael Ramírez aportan lo suyo a la ecuación)

"Hay que entender algo importante", explica Rocío San Miguel, coordinadora de la ONG Control Ciudadano: "El Alto Mando militar no objeta ni objetará ninguna decisión de Chávez". Y añade: "Aunque es clara la distancia de Nicolás Maduro del mundo militar, Maduro ha demostrado gran capacidad de adaptación".

Para tener una mejor perspectiva de lo que representan los uniformados en este gobierno, basta un cálculo hecho por San Miguel: "Estimamos que hay más de 2 mil militares desempeñando funciones importantes dentro de la administración pública, desde alcaldías y gobernaciones, hasta oficinas de presupuesto". Y otro dato: de los 23 aspirantes del chavismo en las elecciones regionales del domingo 16 de diciembre, 12 hicieron carrera dentro de las fuerzas armadas y 11 de ellos resultaron ganadores.

"En este momento no hay amenazas militares de ningún tipo", asegura la experta: "Viene una era Maduro en Venezuela, una era de algo que no conocemos".

Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, coincide: "Lo último que van a querer los militares es dar un golpe de Estado. Esa sería solo una medida inevitable ante la pérdida de sus privilegios. De resto, siempre podrán negociar y Maduro es ese negociador necesario".

También ve en esa capacidad el potencial para apagar fuegos: por no estar ubicado en grupos de conflicto, Maduro es -en teoría- el hombre amalgama, el llamado a conciliar y calmar apetencias ante la ausencia del comandante: "Su discurso a veces es un tanto primitivo en cuanto al uso de terminologías y calificativos de ataque a los rivales, pero la verdad es que es más negociador y abierto que las otras opciones que Chávez tenía sobre la mesa".

Asumiendo que a Cabello se le tiene por militar de talante intransigente y a Elías Jaua se le considera un radical de izquierda con poco carisma en términos electorales, la conclusión es obvia: "Maduro era lo mejor que Chávez tenía a mano".

El sociólogo y analista del chavismo, Heinz Dieterich, según declaró a CNN cree más o menos lo mismo: "No había otra alternativa mejor. No digo que sea el candidato idóneo, pero dentro de lo que existe, él es una persona querida por el pueblo lo que garantizaría que va a ganar las elecciones contra Capriles, que es el primer paso más importante. En segundo lugar, ha sido fiel a los planteamientos básicos del proyecto bolivariano".

Sus declaraciones recientes, sin embargo, no han sido precisamente conciliadoras. En casi cada intervención pública que ha hecho, Maduro no ha desperdiciado ocasión para cargar contra figuras de la oposición y contra medios locales e internacionales. Incluso, sin aportar evidencias, el jueves 3 de enero aseguró que Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la MUD, "es el responsable de la campaña contra el presidente Chávez". Y Cabello completó el mensaje: "... con esta oposición y derecha, que solo demuestra su interés de salir del Comandante, no hay conciliación posible".

Si alguien esperaba que se activara la "diplomacia" con Maduro, tendrá que esperar porque está claro que para el chavismo no es momento de tender puentes sino de concentrar apoyos y reforzar causas: la fidelidad a Hugo Chávez y la necesidad de preservar su "herencia", además de insistir en aglutinarse en torno a la idea de un enemigo común que acecha a la espera de cualquier signo de debilidad.

Si a Chávez le funcionó esa estrategia, ¿por qué tendría que fallarle al tándem Maduro-Cabello? De cualquier manera, fieles al estilo, la verdad es que no necesitan suavizar su discurso: aquí la prioridad es otra.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (19)
páginas:
1 | 2 |
Por Miguel Montaño
30.01.2013
6:26 PM
Amanecimos de golpe, nos engañaron.
 
Por mauro criollo
29.01.2013
10:42 PM
LOS CHAVISTAS DISFRAZADOS DE CHAVEZ COMO NICOLAS MADURO SON TAN FALSOS QUE HASTA LAS ORDENES DIRECTAS DE SU MENTOR DEL 8 DE DICIEMBRE EN CADENA NACIONAL SE LIMPIO EL PALTO Y SE ENLLAVO CON DIOSDADO POR QUE SABE QUE SERIA EL UNICO QUE LE PONDRIA UN PARAO Y LE CORTARIA LAS ALAS PARA QUE NO LLEGARA TAN LEJOS Y SU PAPA CHAVEZ QUE SE RECUPERE SI PUEDE YA EL ESTA CUADRADO.
 
Por Javier Florez
18.01.2013
5:47 PM
A quien creen que enga#an?. Esto HA SIDO UN GOLPE CONSTUTCIONAL. GRACIAS FUERZA ARMADA BOLIVARIANA POR SER NO SOLO COMPLACIENTE, SINO COMPLICE DE tal acto inhumao. Acerdense que todo se devuelve en esta vida y algun dia lo lamentaran...sigan asi!
 
Por ismael contreras
17.01.2013
11:30 AM
EL GOLPISTA DEL 10 DE ENERO
 
Por pedro perez
14.01.2013
8:52 AM
Sigan creyendo que los gobernantes van a sacar a flote al pais. Tendran que matarnos a todos y a los ninos solos dejarlos crecer para ver algun cambio. Cada quien tiene lo que merece, y por corruptos, deshonestos, facilistas, conformistas, es que estamos asi. El dano en el pais es de raiz, de valores, de casa. Y eso no lo arregla ningun gobierno. Sigan con sus falsos moralismos creyendo en camisas rojas y gorras tricolores, que para pan, circo y discursos si estamos hechos.
 
Por Diego Alvarez
13.01.2013
9:58 PM
SI VAN A HABER ELECCIONES PRESIDENCIALES. CUANDO???? CUANDO LAS ENCUESTAS QUE MANEJA EL GOBIERNO LE DEN LA VICTORIA SEGURA A MADURO. MIENTRAS TANTO HARÁN CAMPAÑA CON LOS REALES DE TODOS LOS VENEZOLANOS.
 
Por Diego Alvarez
13.01.2013
9:56 PM
TENÍA QUE ENGAÑAR AL PAIS. SON MUCHOS LOS MILLONES QUE ESTÁN EN JUEGO Y DENTRO DE ESE JUEGO ESTÁ TODA SU FAMILIA.
 
Por katiuska chavez
13.01.2013
9:40 PM
QUE BUENO EL AUTOR DEL ARTICULO RECONOCE Q HUBO GOLPE EN 2002,Y BUENO ESPEREMOS LAS PROXIMAS NOTICIAS MEDIANTE DIOS Q NOS DEPARAN LOS PROXIMOS MESES A NUESTRA QUERIDA VENEZUELA, LO CIERTO ES Q DEBEMOS INFORMARNOS Y LEER X NOSOTROS MISMOS PARA TENER JUICIO PROPIO Y COHERENTE AL RESPECTO SIN NIÑADAS COMO HACEN MUCHOS EN LA ACTUALIDAD A LA HORA DE OPINAR Q LO Q DAN ES PENA
 
Por Sory Arias
13.01.2013
5:21 PM
El irresponsable Chávez engañó al pueblo diciéndole que estaba curado del cáncer.
 
Por victor alcala
13.01.2013
5:14 PM
DAVID RAMIREZ, NO VEO LO INCREIBLE. ESTE PAIS ES DE OPORTUNIDADES, AQUI HAY GENTE QUE HA LLEGADO DE OTRAS PARTES DEL MUNDO CON UNA MANO ATRAS Y OTRA ADELANTE Y SON DUEÑO DE MEDIOS DE COMUNICACION, CENTRO COMERCIALES. A MENOS QUE TU HAYAS NACIDO EN CUNA DE ORO Y TE EXTRAÑA TODO ESTO. EL POBRE DE HOY PUEDE SER EL RICO DE MAÑANA EL MUNDO DA VUELTAS LA GENTE SE PREPARA. UN CHOFER DE AUTO BUS PUEDE ESTAR MEJOR PREPARARADO QUE TU. EL ESTUDIO NO SE HEREDA.
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar