Compartir

El horror de no saber

EL UNIVERSAL
domingo 9 de diciembre de 2012  12:00 AM
A Mauricio no se lo llevaron y hoy es el principal testigo. Oscarling De Ávila Pineda, Geral Herrera Libernal, Liberkeis Figueras y Jhon Rivas están desaparecidos. En la tarde del 13 de mayo de 2009 andaban los cinco por las inmediaciones del Centro Comercial Palo Verde, en el Municipio Sucre. Allí fueron detenidos por "presuntos" funcionarios del Cicpc y de la Policía Metropolitana. Los obligaron a montarse en un Corolla verde. Y nunca más supieron de ellos.

La familia los buscó en hospitales, en policías, en la morgue, en todos lados. Nada. Cada vez que hay noticias de cuerpos sin identificar corren a ver si son ellos.

"La respuesta del Estado ha sido perversa, casi violenta", señala Claudia Carrillo, coordinadora del área de atención psicosocial a las víctimas de la ONG Cofavic. La denuncia se presentó en todas las instancias y todavía está en fase de investigación. Ni siquiera se han señalado los posibles responsables. Lo único que les han dicho a las madres de los desaparecidos es que hay "unas coordenadas" del lugar donde quizás estén los cuerpos.

"Lo que pedimos es que las familias sean tratadas de manera digna, que se les información y la oportunidad de participar y no someterlos a este tránsito tan duro", exige Carrillo. Y explica: "La desaparición es un mecanismo asociado a la tortura. Busca vejar a la persona, a la familia, al grupo. Y también pretende ser un castigo ejemplarizante, enviar un mensaje. Alude igualmente a la deshumanización, a reducir la condición humana, a negar los derechos. Y, por supuesto, busca generar miedo y terror".

¿Es preferible tener la certeza de que estén muertos? "Las ejecuciones extrajudiciales son igual de repudiables, pero para las familias es otro proceso, ya tienen un cuerpo, lo pueden ubicar, pueden vivir su luto. Con los desaparecidos podría decirse que la afectación emocional de los parientes es mayor: por la pérdida, pero también por la incertidumbre, el qué podemos hacer para ayudar, la duda sobre si han hecho lo suficiente o sobre si han puesto en más riesgo al desaparecido. El duelo nunca se vive completamente porque las familias siempre tienen la esperanza de encontrarlo. O aunque sea de recuperar sus restos".

"La desaparición forzada -dice- es uno de los crímenes más horrendos desde el punto de vista de la dignidad humana".

ommedina@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar