Compartir
EGIPTO | Perfil

Comandante egipcio Sisi pone fin al mandato del presidente que lo promovió

EL UNIVERSAL
miércoles 3 de julio de 2013  06:09 PM
El Cairo.- Cuando hace un año el presidente egipcio Mohamed Mursi pidió la renuncia de los comandantes de las Fuerzas Armadas y nombró a un general joven, religioso y de voz suave para que las liderara, fue una demostración de que el Ejército se había subordinado al primer líder electo democráticamente en el país.

Un año después, el general Abdel Fattah al-Sisi lideró un golpe de Estado que puso fin al mandato de Mursi.

Al momento de su nombramiento en agosto, la elección de Sisi de 58 años parecía ser apropiada para Mursi y la generación más joven de comandantes militares que buscaban una promoción tras años bajo el mando de viejos generales, como el mariscal de campo Hussein Tantawi, de 78 años, ministro de Defensa de Hosni Mubarak durante dos décadas.

El Ejército fue la cuna de los autócratas que gobernaron Egipto durante los 60 años anteriores. También rigió el país durante los tumultuosos 16 meses después de la revolución que derrocó a Mubarak, el último general que sirvió como presidente, reseñó Reuters.

La rama militar parecía reacia a entregar el poder a Mursi, hasta que el nuevo presidente obligó rápidamente a Tantawi y varios comandantes más a optar por la jubilación.

Los egipcios querían que sus soldados volvieran a los cuarteles, y el carismático Sisi parecía un hombre capaz de mantenerlos allí. A lo largo del siguiente año, Sisi advirtió del malestar y las divisiones políticas, pero afirmó en varias ocasiones que el Ejército no debía volver a la política.

"La lealtad de las fuerzas armadas está con el pueblo y el país", dijo Sisi en noviembre, cuando partidarios y opositores de Mursi se enfrentaron en las calles por los planes para introducir una nueva Constitución.

Sisi finalmente abandonó su negativa a tomar partido el lunes, anunciando a Mursi, el hombre que lo había elegido, a que en 48 horas debía lograr un acuerdo para compartir el poder con sus rivales.

Islam y EEUU

Sisi, un militar de carrera, fue preparado para asumir una posición de liderazgo tras desempeñarse en altos cargos de las ramas de comando, inteligencia y diplomacia de las fuerzas armadas.

Entre sus cargos anteriores se encuentra un período como agregado militar en Riad, Arabia Saudita, y puestos de mando en la península del Sinaí en la frontera con Israel y en la Región Militar del Norte, que incluye la segunda ciudad de Alejandría.

"El había sido cuidadosamente preparado para un puesto de alto mando", dijo Robert Springborg, experto en el ejército egipcio de la Escuela Naval de Posgrado en Monterey, California.

Además de su juventud en comparación con los comandantes de alto rango, tenía dos atributos que lo volvían un candidato perfecto para Mursi en su búsqueda de una nueva generación de líderes militares.

En un Ejército conocido por su secularismo, Sisi es un musulmán devoto y se dice que su esposa usa el niqab, cubriendo su cuerpo por completo. Y después de un año en la Escuela de Guerra del Ejército estadounidense en Pensilvania en 2005-2006, tenía buenas relaciones con Washington, que financia al Ejército de Egipto con 1.300 millones de dólares al año.

"Gente del Gobierno y el Ejército estadounidense lo conocían. Era un nombre mencionado cuando la gente hablaba de las próximas generaciones", dijo Springborg.

Tenía una reputación favorable entre quienes trabajaron con él en el Ejército estadounidense, pese a que durante su desempeño se lo describió como una persona con inclinaciones islamistas, dijo Springborg.

"La ideología islámica penetra en el pensamiento de Sisi sobre asuntos políticos y de seguridad", destacó Springborg, citando material que produjo Sisi durante el curso.

Steve Gerras, un coronel retirado del Ejército que fue consejero de Sisi, lo describió a Reuters como un estudiante serio y un musulmán piadoso, abierto a Estados Unidos y apasionado por el futuro de Egipto.

"El era un tipo serio, no es un tipo que iría a un  espectáculo de comedia. Pero al mismo tiempo se detenía a visitar todas las semanas ... Sus ojos eran siempre muy cálidos, el tono de su voz era muy cálido", recordó.

Liberales y cautelosos

Algunos liberales se mostraron inicialmente cautelosos por Sisi, especialmente después de que defendiera la práctica de las Fuerzas Armadas -luego repudiada- de llevar a cabo "pruebas de virginidad" a las manifestantes mujeres que se hubieran quejado de abusos.

Pero bajo el mando de Sisi las fuerzas armadas mantuvieron un amplio respaldo, siendo una de las pocas instituciones que cuentan con semejante apoyo.

De acuerdo a una encuesta de Zogby publicada el mes pasado, las Fuerzas Armadas como institución sumó un nivel de confianza del 94 por ciento. Alrededor del 60 por ciento de los egipcios no islamistas se mostraron a favor de un Gobierno militar temporal, mientras que casi todos los islamistas se opusieron.

Sisi promovió cuidadosamente el respaldo público a las fuerzas armadas en los últimos días, enviando aviones para lanzar miles de banderas egipcias a los manifestantes reunidos en la Plaza Tahrir de El Cairo.

Pero la dramática vuelta de las fuerzas armadas a la política no fue algo inevitable, dijo Michael Wahid Hanna de la  Century Foundation con sede en Nueva York.

La fuerza no buscaba volver a gobernar y Sisi en particular no estaba entre los líderes que querían reasumir ese rol.

Fuentes militares egipcias dijeron que el pedido de Mursi para una intervención extranjera en Siria fue la gota que derramó el vaso.

Los Hermanos Musulmanes de Mursi fueron más allá y pidieron una guerra santa, una retórica que alarmó a las Fuerzas Armadas que por décadas combatieron a los militantes radicales.

"Esto no significa que Sisi renuncie a la idea de que el Islam debería ser un punto importante a ser considerado en la política de seguridad nacional de Egipto, pero no de esa manera", dijo Springborg.   
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
04.07.2013
6:37 AM
""LIBRAME DEL AGUA MANSA QUE DE LA BRAVA ME LIBRO YO""DCE EL REFRAN CARAY Y NO SE PELA....SI ESTE MILITAR SE ENGOLRILA Y NO QUIERE ENTREGA EL PODR PUES LOS EGIPCIOS TENDRAN UNA PAVOROSA DICTADURA MILITAR QUIEN SABE POR CUANTO TIEMPO...MURSI LE FALTO PILAS Y SE PUSO NECIO PORQUE DEBIO CONVOCAR A UN PLESBICITO O REFERENDUM APROBATORIA PARA REFORMAR ESA CONSTITUCION QUE FUE LA RAIZ DEL PROBLEMA ORIGINARIO....
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar