Compartir

Papa Francisco llama a "ir a contracorriente" de la cultura de la exclusión

El alcalde de Río de Janeiro prevé que entre 2,5 y tres millones de personas asistirán este domingo en la playa Copacabana a la misa que el papa Francisco celebrará en su último día de visita a Brasil.

imageRotate
El papa Francisco saluda a un grupo de obispos momentos antes de ofrecer una misa dentro de los actos de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (Efe)
EL UNIVERSAL
sábado 27 de julio de 2013  04:26 PM
Río de Janeiro.- En el penúltimo día de su visita a Brasil, el papa Francisco exhortó hoy a la Iglesia católica a "ir a contracorriente" de la cultura de exclusión que impera actualmente, y a salir del encerramiento para buscar fieles "desde la periferia, comenzando por los que están más alejados".

"En este humanismo economicista que se nos impuso en el mundo, se ha abierto paso lamentablemente una cultura de la exclusión, una 'cultura del descarte'. No hay lugar para el anciano ni para el hijo no deseado; no hay tiempo para detenerse con aquel pobre en la calle", dijo al celebrar una misa ante obispos, sacerdotes y seminaristas durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), resaltó Efe.

"A veces parece que, para algunos, las relaciones humanas estén reguladas por dos 'dogmas': eficiencia y pragmatismo", agregó Francisco, quien exhortó los representantes de la Iglesia a "ir a contracorriente".

"Tengan el valor ir a contracorriente de esa cultura eficientista y de esa cultura del descarte", exhortó el papa, al llamar los miembros de la Iglesia a defender la solidaridad, "la palabra que están escondiendo en esta cultura, que es casi una mala palabra", aunque sin ser "presuntuosos, imponiendo 'nuestra verdad'".

El papa advirtió que esa tarea requiere que los representantes de la Iglesia abandonen el aislamiento: "No podemos quedarnos enclaustrados en la parroquia, en nuestra comunidad, cuando tantas personas están esperando el Evangelio", destacó, durante la homilía pronunciada en la Catedral Metropolitana de Río de Janeiro.

"No es un simple abrir la puerta para acoger, sino salir por ella para buscar y encontrar. Pensemos con decisión en la pastoral desde la periferia, comenzando por los que están más alejados, los que no suelen frecuentar la parroquia", afirmó el papa, al destacar que el papel de la Iglesia es el de "abrazar las personas más necesitadas".

Al hablar ante los religiosos que se dieron cita en Río para la JMJ, Francisco dijo que el objetivo de la cita es ayudar a los jóvenes a que deseen ser "discípulos misioneros de Jesús", y enfatizó que ello no significa "necesariamente" que tengan que abandonar "el país, la familia y los amigos": "Dios quiere que seamos misioneros donde estamos".

Según Francisco, para atraer a los jóvenes los miembros de la Iglesia deben, en primer lugar, "perder tiempo con ellos" para "escucharlos" y, luego, ayudarlos "a salir, a ponerse en marcha, a ser callejeros de la fe".

"Que salgan a la calle, dejémoslos que salgan. Van a hacer macanas (errores), sí, las van a hacer. Los apóstoles las hicieron antes que nosotros", expresó, usando una expresión argentina en una frase agregada de improviso al texto original.

Francisco llegó a la Catedral Metropolitana a bordo del papamóvil no blindado que usa en gran parte de sus desplazamientos en Río, y una vez más fue festejado por miles de personas pese a la lluvia que volvió a caer anoche en la ciudad, tras unas breves horas de tregua.

La misa en la Catedral Metropolitana abrió el programa del sexto día de la visita de Francisco a Río, que incluye además un encuentro en el Teatro Municipal con intelectuales, artistas y políticos, ante los cuales pronunciará un discurso antes de volver a la residencia de Sumaré, donde está alojado, para almorzar con cardenales y con integrantes de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB).

La jornada terminará por la noche, cuando Francisco volverá a Copacabana para abrir la vigilia de los estimados 1,5 millones de fieles que intervienen en la JMJ, muchos de los cuales realizaron hoy un peregrinaje de 9,5 kilómetros iniciado delante de la estación de ferrocarril Central do Brasil y que terminó sobre la famosa playa carioca.

La vigilia terminará este domingo, con la "Misa del Envío" que celebrará el papa Francisco y que clausurará la Jornada Mundial de la Juventud.

Misa apoteósica
El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, prevé que entre 2,5 y tres millones de personas asistirán este domingo en la playa Copacabana a la misa que el papa Francisco celebrará en su último día de visita a Brasil.

"Creo que habrá entre 2,5 millones o tres millones de personas. Río de Janeiro entero irá a Copacabana o estará en la ruta que hará el papa para despedirse", dijo Paes. "Estoy con la expectativa de batir un récord", agregó, resaltó DPA.

El aumento de la cifra estimada de personas que participará de la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, que en un principio se estimaba en cerca de dos millones de personas, se debe, según Paes, al "impresionante carisma" del papa.

"Hasta quien no es católico se identifica y admira al papa Francisco. Su carisma es impresionante y las personas no se conforman con verlo sólo una vez", indicó. "El papa 'papó' (se tragó') a Río", bromeó.

El alcalde adjudicó además el aumento de fieles previsto para el evento al cambio de lugar donde será realizado. Según el programa original, la misa iba a realizarse en Guaratiba, a unos 40 kilómetros del centro de Río, donde se había armado el Campus Fidei (campo de la fe), pero las lluvias que azotaron la región durante la semana inundaron el lugar y forzaron el cambio de planes.

"Copacabana es mucho más céntrico que Guaratiba y eso contribuye al incremento de público", evaluó.

Auguró que "Río de Janeiro entero" irá a Copacabana y a las calles para el último contacto con el papa y para despedirse". "Él ya fue incorporado al paisaje carioca", aseguró.
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar