|
compartir
|

Ann Romney, doña perfecta

La esposa de Mitt Romney venció el cáncer de seno y la esclerosis múltiple, es madre de cinco hijos y tiene 18 nietos, y todavía tiene tiempo para hacer campaña.

imageRotate
Ann Romney habla durante un acto de campaña en respaldo a su esposo (AP)
MAYTE NAVARRO SERRANO |  EL UNIVERSAL
viernes 2 de noviembre de 2012  08:05 PM
Antes de convertirse en la esposa de Mitt Romney, firmaba Ann Lois Davies.

Nació el 16 de abril de 1949 en Bloomfield Hills, Michigan. Su signo es Tauro, por lo tanto, los creyentes en las influencias del zodíaco en la personalidad no se extrañan que se trate de una mujer de carácter protector, de pocas palabras, inclinada hacia la acción y capaz de mantener la armonía en su hogar, además de estar apegada a la moral y tener valor emocional. Esta descripción dada por el horóscopo calza a la perfección cuando se trata de Ann Romney, esposa del candidato presidencial del Partido Republicano de Estados Unidos.

Ann Romney es tenaz,  no se da por vencida y eso lo demostró al enfrentarse al diagnóstico de la esclerosis múltiple en 1998 y diez años después al de cáncer de seno. La primera la venció con medicina holística y montando a caballo. El cáncer ya es parte de su historia clínica.

Según su biógrafo, Ron Scout, ha sido la única vez cuando dejó de lado su obsesión protectora por su marido e hijos para dedicarse a ella.

Para los inquisidores, Ann no conoce los sacrificios ya que proviene de una familia acomodada. Edward Davies, su padre, británico de nacimiento, era un empresario y también ocupó el cargo de alcalde de Bloomfield, la ciudad donde residían. Ann estudió la primaria en una escuela privada y su vida universitaria la desarrolló en  Brinhgam Young, Utah, luego cursó un semestre en la de Grenoble,  Francia, y es diplomada en francés.

La posible futura primera dama alardea de su fidelidad. Solo tuvo un novio, su actual esposo, a quien conoció cuando tenía 15 años. Se convirtió en la señora Romney cuatro años después, el 21 de marzo de 1969. Primero se celebró la boda civil. La ceremonia religiosa tuvo lugar en el templo más importante para los mormones, el de Salt Lake City. Durante el noviazgo Ann  dejó de ser protestante para optar por la religión de Mitt. Hoy continúa siendo feligresa de la Iglesia de los Santos de los últimos días y su hogar se ha sustentado en los valores de esa fe.

Los deportes forman parte de sus actividades, quizás por aquello de mente sana en cuerpo sano. Sabe esquiar y además de la equitación, ama el tenis y el baloncesto. Se siente orgullosa de ser madre, algo que enfatizó en su primer discurso a la Nación como esposa del candidato, por lo tanto no se preocupa por quienes la critican al no haber ejercido otro trabajo que el de ama de casa.

Tiene cinco hijos varones: Tagg, el mayor, nació en 1970, cuando todavía su madre estudiaba; Matt  tiene 30 años, Josh vino al mundo en 1975, Ben en 1978 y Craig en 1981. El trabajo de ser madre a tiempo completo no anuló su interés por la vida comunitaria, por lo que se desempeñó activamente en la asociación de padres  y maestros de los colegios de los niños y se sumó a la Liga de Mujeres Votantes. Su discreción en la política es notable, nunca ha emitido opiniones en público. Acá podría aplicarse el dicho que detrás de un gran hombre hay una gran mujer, sin embargo su rol no es de sumisión. Ella se encuentra en la retaguardia para proteger su posesión más preciada, la familia.

Para Ann la religión es la fuente de moral por eso ella misma se la ha inculcado a su prole, que la ha hecho partícipe de las actividades de la iglesia mormona. Considera que esta formación ha dado sus frutos pues sus hijos son exitosos y, aparentemente, felices con sus esposas.

La cocina también es otro de sus fuertes, razón por la cual sus hijos y su marido se ven bien alimentados. Le confesó a  Oprah Winfrey en su programa que le encanta cocinar pastel de carne y acompañarlo con puré de papas.

Los biógrafos de los Rommey subrayan que por ser una mujer protectora de sus hijos y de su marido, no ha aceptado que nadie se inmiscuya en sus decisiones, que siempre son compartidas con Mitt. Algunos artículos la acusan de maltrato a los animales, aunque no determinan el porqué de esa afirmación. Parece que les exige mucho a sus costosos caballos para que en las competencias sean los mejores. Ann posee varios premios ecuestres y algunos de sus equinos cuestan hasta 400 mil dólares. Caprichos que ella se permite pues sabe bien que la chequera siempre tiene fondos.

Esta rubia ha afirmado que nunca aparecería en la portada de Vogue, como si lo ha hecho Michelle Obama.  Tiene gustos muy definidos y clásicos en cuanto a la ropa. Entre sus diseñadores preferidos se encuentra Oscar de la Renta y en sus joyas aparecen las perlas, aunque durante la campaña electoral se ha mostrado como una dama sobria. Se le ve vestida de azul marino, rojo y beige en cualquiera de sus tonalidades.

El rol de primera dama de Massachusetts la llevó a trabajar en dos temas preferenciales para ella, la lucha contra el embarazo en adolescentes y aumentar la conciencia sobre la esclerosis múltiple. También estimuló la ayuda a grupos religiosos. Jum Towey, director de uno de los programas de asistencia, la definió como un dinamo.

Para muchos recuerda a otras primeras damas republicanas, una de ellas, Laura Bush.

Otro de sus orgullos es ser abuela y se ufana del número de nietos: 18. Si llega a ser huésped de la Casa Blanca podría hacerse una costumbre, ver a los niños correteando en el jardín.

Ann Romney es así, una perfecta ama de casa.
|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar