Compartir
VATICANO | Vestirá sotana blanca

Benedicto XVI tendrá el título de "Papa emérito" tras su renuncia

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, manifestó que la decisión de cómo tiene que ser llamado Joseph Ratzinger la ha tomado "principalmente" el Papa, tras consultar con el cardenal camarlengo (que gestiona la Iglesia durante la llamada Sede Vacante), Tarcisio Bertone, con la Secretaría de Estado y con el colegio cardenalicio.

imageRotate
Benedicto XVI dejará el Papado oficialmente el próximo día 28 de febrero. (Efe)
EL UNIVERSAL
martes 26 de febrero de 2013  10:00 AM
Ciudad del Vaticano.- El papa Benedicto XVI seguirá llamándose Su Santidad Benedicto XVI, tendrá el título de "Papa emérito" o "Romano Pontífice emérito", vestirá sotana blanca, sin esclavina, y calzará zapatos marrones, especialmente los que le regalaron unos artesanos durante su viaje a México del año pasado.

A dos días de que deje de ser pontífice, el Vaticano informó también hoy de que Benedicto XVI a las ocho de la tarde de Roma del 28 de febrero -momento en el que ya no será papa- dejará de usar el Anillo del Pescador, que simbolizan el poder pontificio, informó Efe.

El anillo quedará inutilizado, al igual que el sello de plomo que se usa para sellar documentos importantes, entre ellos las bulas.

La normativa vaticana contempla que el anillo del papa se destruye cuando muere el pontífice, o renuncia, como en este caso, para evitar cualquier eventual falsificación de documentos pontificios.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, manifestó que la decisión de cómo tiene que ser llamado Joseph Ratzinger la ha tomado "principalmente" el papa, tras consultar con el cardenal camarlengo (que gestiona la Iglesia durante la llamada Sede Vacante), Tarcisio Bertone, con la Secretaría de Estado y con el colegio cardenalicio.

Lombardi informó asimismo de que Benedicto XVI abandonará el Palacio Pontificio del Vaticano a las 4:55 de la tarde (hora local) del día 28.

Será despedido en el Patio de San Dámaso por un piquete de la Guardia Suiza y en un automóvil, acompañado del Secretario de Estado, el cardenal Bertone, se trasladará al helipuerto del Vaticano, de donde en un helicóptero viajará hasta Castel Gandolfo, a 30 kilómetros al sur de Roma.

En el helipuerto de la Villa Pontificia será recibido por las autoridades civiles y religiosas locales y alrededor de las cinco y media de la tarde local (16.30 GMT) se asomará al balcón principal de la residencia papal para saludar a los fieles reunidos en la plaza.

Ese será el último acto público del papa y la única señal visible que anunciará que Benedicto XVI ya no es papa se verá a las ocho de la tarde, cuando la Guardia Suiza que presta guardia en la puerta del palacio de Castel Gandolfo concluya su servicio y abandone el lugar.

A partir de ese momento, la Guardia Suiza dejará de prestar servicio a Ratzinger, cuya seguridad seguirá estando garantizada por la Gendarmería Vaticana.

Lombardi informó también de que el 1 de marzo, ya en plena Sede Vacante -el interregno que va desde que fallece o renuncia un papa y hasta que es elegido el sucesor- el decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano, convocará a los purpurados a las congregaciones (reuniones) preparatorias del cónclave, cuya fecha se decidirá en esos días.

Visto que el día 1 es viernes, lo más probable es que la primera congregación de cardenales se celebre a partir del día 4, la semana siguiente.

Mientras tanto, Benedicto XVI prosiguió hoy su jornada como siempre. Los martes no tiene audiencias y lo dedicó a rezar y leer documentos y a preparar la mudanza y ver qué documentos llevará consigo.

Ratzinger se llevará a Castel Gandolfo documentos y apuntes privados, mientras que los del pontificado y los de la época en que fue prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe quedarán en el Vaticano para ser archivados.

Mañana celebrará la audiencia pública de los miércoles, que será la última del pontificado y se desarrollará en la plaza de San Pedro. Ya han sido entregadas más de 50.000 entradas (que son gratis) y se espera que esa cifra se duplique.

El papa pronunciará la habitual catequesis y realizará el tradicional recorrido entre el público en el papamóvil, y la única novedad es que no habrá el besamanos final (el reducido grupo de cardenales, obispos y personalidades a los que suele saludar todos los miércoles), ya que -dijo Lombardi- todo el mundo querría despedirse y así se evitan preferencias.

A la audiencia tienen previsto asistir algunas personalidades políticas, como el presidente de Eslovaquia, Ivan Gasparovic, los capitanes regentes de San Marino y el copríncipe de Andorra, Joan Enric Vives.

A esas personalidades las saludará después, en privado, en la sala Clementina del palacio apostólico.

Lombardi destacó que estas últimas horas de pontificado se desarrollan en un clima de plegarias y con misa de acción de gracias por el pontificado.

El portavoz también destacó que están llegando miles de mensajes de todo el mundo al papa, al que la gente expresa su gratitud y cercanía.  
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por alvaro gutierrez
27.02.2013
1:40 PM
Ante esta muestra de humildad del Papa, abandonando su cargo y todo el poder inherente a él, los cardenales Bertone y Sedano y sus ácolitos deberían renunciar a todos sus cargos y responsabilidades, si se sintieron aludidos con el gran gesto de Benedicto XVI. El Papa hubiera podido resolver el conflicto por el poder dentro del Vaticano, haciendo uso de su autoridad, pero prefirió dar una lección de humildad, haciéndose pequeño, como lo predicaba el Cristo.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar