Espacio publicitario

"Es inútil cargar la culpa en cabeza ajena"

Queremos reafirmar que ¡Rusia nunca aceptará el lenguaje de ultimátum ni responderá a una retórica rusófoba y acusaciones verbales sin fundamento alguno!

  • NOTA DE PRENSA

15/04/2018 05:30 am

Vladimir Zaemskiy*


Me veo obligado a responder al artículo del Embajador del Reino Unido en Venezuela Sr. Andrew Soper denominado "Incidente de Salisbury: un ataque contra la seguridad internacional" ya que en dicho artículo el diplomático británico no sólo lanza acusaciones infundadas en contra del Estado ruso, sino pretende imponer sus declaraciones como la verdad en su última instancia. Es muy lamentable que sin haber presentado ni una sola prueba verificable del presunto incidente en dicha ciudad británica, Londres procura agresivamente una histeria antirrusa en los medios. 


El Embajador Soper no sólo se permite hablar sobre la "culpa" de Rusia como un hecho indudable, sino con aire significativo culpa a nuestro país de "haber cruzado la línea". Por cierto, tal comportamiento del representante británico no es nada extraño para los que conocen la política degradante por la cual tradicionalmente se destacan los gobiernos británicos en la arena internacional. El mundo jamás olvidará las atrocidades en las colonias y, en los últimos años, la agresión criminal contra los Estados soberanos, en particular, contra Yugoslavia e Irak.


Lamentablemente, mi colega británico tergiversa los hechos lo que me obliga a atraer la atención al estado real de las cosas para que el lector venezolano conozca la verdad. Según el Embajador Soper, Rusia presuntamente ha ignorado cierta "petición de Gran Bretaña" en relación al envenenamiento de los Skripal. Es una mentira absoluta. Ya que no había ninguna petición, sino hubo un ultimátum lanzado por la Primera Ministra Teresa May exigiendo a Rusia reconocer en 24 horas (!!!) su implicación en el incidente.


Queremos reafirmar que ¡Rusia nunca aceptará el lenguaje de ultimátum ni responderá a una retórica rusófoba y acusaciones verbales sin fundamento alguno!


Dada la gravedad de las acusaciones lanzadas contra nuestro país la Embajada de Rusia en Londres le remitió de inmediato a Foreign Office (la Cancillería británica) una nota verbal, solicitando acceso a todos los datos de la investigación, incluyendo las muestras de la sustancia química, a las cuales se refieren las autoridades británicas, para llevar a cabo una investigación integral conjunta.


Lamentablemente, la Parte Británica rechazó esta opción y en vez de basar su accionar en las normas jurídicas internacionales prefirió politizar de manera grosera el asunto.


Además, el Embajador británico por alguna razón misteriosa hace caso omiso al hecho de que los científicos británicos del laboratorio de Porton Down (que es, a propósito, el principal centro militar de elaboración de agentes químicos de uso bélico, situado a 7 km del lugar del incidente) declararon con toda claridad que no fueron capaces de identificar el país de origen del agente nervioso. De esta manera ellos mostraron su honestidad, la cual contrasta con el comportamiento de los oficiales del gobierno británico que se apresuraron a anunciar su "revelamiento".


Cabe recalcar que la Parte Británica todavía no ha respondido a ninguna de las numerosas preguntas surgidas en cuanto al misterioso incidente de Salisbury. Ni siquiera cómo fue seleccionado y de dónde proviene el antídoto que usaron los médicos de un hospital local para salvar a los Skripal, si Gran Bretaña declara que nunca ha elaborado tal tipo de agentes químicos.


El Embajador Soper dice que Rusia tiene antecedentes de almacenar este tipo de sustancias, además de la capacidad y el motivo para atacar a Skripal. Quisiera recordar que según lo establecido por el Artículo III de la CPAQ, Rusia puso al descubierto todo su arsenal de armas químicas. Los datos presentados fueron escrupulosamente verificados y confirmados por los grupos de inspección de la Secretaría de la Organización de Prohibición de Armas Químicas (OPAQ). El hecho de la destrucción completa, sin reservas, del arsenal químico ruso fue oficialmente certificado el pasado 27 de septiembre de 2017 por el organismo internacional competente que es la OPAQ. Sin mencionar, que Rusia cumplió esta tarea tres años antes de lo estipulado. Al acto de la destrucción del último lote de armas químicas rusas que tuvo lugar en el centro industrial especializado en la región de Udmurtia asistieron representantes oficiales de la Secretaría de la OPAQ y de varios Estados, incluyendo Gran Bretaña.


El Embajador británico afirma que el 4 de abril Rusia presuntamente trató de sabotear el trabajo de la OPAQ. En realidad, aquel día se celebró, por la solicitud de Rusia, una sesión del Consejo Ejecutivo en la cual nuestro país una vez más propuso trabajar estrictamente apegados a las normas y procedimientos de la OPAQ, reafirmando su disposición a un diálogo y trabajo constructivo con Gran Bretaña. 


En lo que se refiere a las acusaciones del diplomático británico de una presunta anexión de la península de Crimea a Rusia quisiera recordarle que en el referéndum popular de 2014 sobre la reunificación con Rusia con una participación de 82% de la población peninsular una mayoría abrumadora de los votantes (96%) se expresó a favor de adherirse a la Federación de Rusia como una entidad federal.


Así que el artículo del Embajador Soper más bien parece a una compilación de clichés propagandísticos de la parte británica que fue lanzada para borrar las huellas de la implicación de Londres en esta provocación llamada el "caso Skripal".


*Vladimir Zaemskiy es el embajador de Rusia en Venezuela


Contenido patrocinado

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario