Espacio publicitario

“Es hora de romper los mitos sobre Turquía. Europa no podría estar sin nosotros”

Turquía es un aliado fuerte, decidido, activo en la OTAN y una democracia que está filtrando un gran número de peligros antes de que puedan alcanzar Europa. Como tal, Turquía es una pieza esencial de la arquitectura europea y transatlántica. Es cierto que mi pueblo no está contento con las posiciones tomadas por varios aliados con respecto a una serie de temas. Si bien hay unidad en la diversidad, tenemos que detenernos antes de pasar de la diversidad a la discordia y mostrar solidaridad mutua.

  • Diario El Universal

21/03/2018 10:34 am

Los mitos urbanos se han infiltrado en los debates públicos europeos sobre Turquía. De vez en cuando, hay que hacer una pausa y aclarar algunos de ellos. Déjenme explicar cinco temas clave.

Siria: Turquía ha movido todos los hilos para lograr tres objetivos. Primero, lidera los esfuerzos para aliviar el sufrimiento humanitario. El número de refugiados sirios supera los cinco millones y medio (5,5), cinco veces más que la población de Birmingham. La mayoría se han refugiado en Turquía. Nos hemos convertido en el primer donante per cápita de asistencia humanitaria en todo el mundo.

En segundo lugar, estamos tomando la iniciativa para no dejar ningún espacio a entidades terroristas en Siria. Turquía está utilizando la fuerza contra el PKK/YPJ, y DAESH, y está teniendo el máximo cuidado para no ocasionar daños a los civiles. Continuaremos exponiendo la falsa propaganda que apunta a engañar a la opinión pública sobre el papel de Turquía en Siria. También hemos expuesto la conspiración entre las redes terroristas. Por ejemplo, los terroristas del PKK/YPG pretenden luchar contra DAESH, mientras les permiten circular libremente.

En tercer lugar, Turquía está trabajando arduamente para promover una solución política. Desde las conversaciones de Astaná hasta el Congreso de Sochi, y por último en las conversaciones de Ginebra dirigidas por las Naciones Unidas, Turquía ha intentado generar una solución política al aprieto sirio, basada en la integridad territorial de Siria y reflejando la voluntad del pueblo sirio. La Operación Rama de Olivo, lanzada por Turquía, mientras protege a nuestros ciudadanos, tiene como objetivo abrir el camino hacia la paz tomando medidas contra la amenaza a la integridad territorial de Siria proveniente de entidades terroristas. Luchar contra DAESH no debe significar que no luchemos contra otros terroristas. Le pedimos a los EEUU y a otros que dejen de armar a PKK/YPG.

El Medio Oriente: esta región está en el vecindario de Europa y se necesita urgentemente un gran compromiso. Europa encontró la paz cuando, en Helsinki a mediados de los años setenta, reconocimos la inviolabilidad de las fronteras y nos comprometimos a respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales. El Medio Oriente necesita ese tipo de contrato más que nunca para encontrar su propia paz.

Los Estados nacionales están siendo atacados por fuerzas transnacionales, algunas benignas y otras perjudiciales, tales como el separatismo, el sectarismo y el terrorismo. La resiliencia de los Estados nacionales necesita fortalecerse contra tales fuerzas perjudiciales. Esa es la fórmula para la seguridad y el bienestar de todos en la región y más allá del interminable despedazamiento de los Estados. La región necesita un orden que debe originarse localmente y aceptar las fronteras existentes, incluyendo un Estado para los palestinos según lo dispuesto por las Naciones Unidas hace siete décadas.

La orientación fundamental de Turquía: Turquía es un aliado fuerte, decidido, activo en la OTAN y una democracia que está filtrando un gran número de peligros antes de que puedan alcanzar Europa. Como tal, Turquía es una pieza esencial de la arquitectura europea y transatlántica. Es cierto que mi pueblo no está contento con las posiciones tomadas por varios aliados con respecto a una serie de temas. Si bien hay unidad en la diversidad, tenemos que detenernos antes de pasar de la diversidad a la discordia y mostrar solidaridad mutua (y no unilateral).

La adhesión de Turquía a la UE: esto beneficia a todos y el ritmo está controlado no por Turquía, sino por la UE. Sin embargo, configuremos bien nuestra perspectiva: sin Turquía, Europa quedará expuesta y vulnerable. En el sentido económico, también Turquía ofrece una ventaja gracias a su economía que está creciendo a niveles que a cualquier país europeo le encantaría alcanzar. La idea de que Turquía es una carga para la UE es incorrecta.

Sería apropiado preparar a nuestra población para la eventual adhesión turca a la UE, en lugar de ceder a los extremistas que amenazan con redefinir el centro político en demasiados países europeos. Proteger la democracia, la paz y la prosperidad dependerá de cómo Europa aborde las tendencias extremistas, y Turquía es parte de la solución. El régimen de exención de visados es el primer paso hacia adelante.

La democracia en Turquía: hace tan sólo veinte meses, un grupo de fanáticos trató de derribar a la democracia en Turquía por la fuerza. En una confrontación épica, el pueblo y el Estado de Turquía derrotaron este intento llevado cabo por una nueva forma de organización terrorista llamada FETÖ.

Los turcos quieren vivir en un país democrático. Ahora, estamos pasando por una fase necesaria durante la cual nos aseguramos de que los miembros de FETÖ, incluidas sus células durmientes, sean retirados de todas las posiciones de poder en los órganos estatales, los medios de prensa, las empresas y la academia. Este es un proceso doloroso, pero actuamos estrictamente dentro de los límites de la ley. Los mecanismos para revisar las decisiones están en vigencia. Todo eso pasa cuando estamos luchando al mismo tiempo en contra de otros terroristas al otro lado de la frontera. El estado de emergencia terminará tan pronto como ya no sea necesario y nadie será más feliz que nuestro propio gobierno por el fin de estado de emergencia.

En nuestros días, la información y la desinformación que emanan en todas direcciones con volúmenes sin precedentes confunden incluso al sabio. Sin embargo, es el momento de ir más allá de esas confusiones; para todos nosotros es tiempo de volver a intensificar los contactos y procesos en todos los niveles, y de mostrar solidaridad recíproca.

Por: Mevlüt Çavuşoğlu, ministro de Asuntos Exteriores de la República de Turquía.

Artículo publicado en The Telegraph el 02-03-2018.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario