Espacio publicitario

Embajador de España en Venezuela: "El proyecto europeo sigue adelante"

El diplomático Jesús Silva Fernández, destacó que la Constitución de 1978 le cambió de forma radical la vida a los españoles porque garantiza libertades, derechos e independencia de poderes

  • MARIANGELA LANDO BIORD

13/01/2019 05:30 am

El Gobierno español encabezado por Pedro Sánchez tiene la voluntad de negociar con sus partidos aliados y los de oposición para lograr la aprobación de los presupuestos generales del Estado, explicó el embajador Jesús Silva Fernández.

El diplomático destacó que la Constitución española de 1978, que acaba de cumplir 40 años, le cambió de forma radical la vida a los españoles porque en esa Carta Magna, “en su momento una de las más avanzadas del mundo, le quedan consagrados sus derechos”.

Asegura que la independencia judicial es uno de los grandes logros de la Constitución de 1978, junto a la libertad de expresión y la legalización de todos los partidos políticos. Considera que los últimos 40 años han sido los mejores de la historia de España. 

–¿Cómo se enfrenta el actual Gobierno al reto de aprobar los presupuestos generales en minoría?

–El sistema político español es un régimen parlamentario, con lo cual el Gobierno necesita del Parlamento y necesita tener una mayoría en el Parlamento, sin la cual no puede gobernar. La máxima expresión de eso es la aprobación de los presupuestos, porque al final la forma de hacer política es con los presupuestos, que es cuando se deciden las prioridades del Gobierno a la hora de gastar un dinero que por definición es limitado y que no basta para todo ni para todos los proyectos ni las peticiones que existen.

“El Gobierno evidentemente llegó al poder con una minoría en el Parlamento... como la cantidad de votos que necesita es muy grande, el reto es mucho mayor. Si no se consigue aprobar los presupuestos a principios del año, a lo mejor durante el año si es posible, todavía no lo sabemos. En todo caso el Gobierno si ha dicho que quiere negociar y que tiene voluntad de negociar”.

–Y también que tiene voluntad de terminar la actual Legislatura en 2020…

–Eso es lo que ha anunciado el presidente del Gobierno. Según la Constitución, es el presidente del Gobierno el único que puede disolver las cortes y convocar a elecciones. Es verdad que sin un presupuesto y sin posibilidad de llegar a acuerdos es muy difícil gobernar, sobre todo en una época como ahora, cuando tenemos elecciones europeas, regionales y municipales en mayo, y eso evidentemente hace más complicados los acuerdos entre partidos, cuando están peleándose por las elecciones.

–¿Cómo es la situación hoy en Cataluña?

–El Gobierno ya ha dicho que quiere de alguna forma dialogar, que quiere ver qué fórmula hay para que haya un espíritu constructivo y no rupturista. Evidentemente una democracia no es democracia si no se respetan las leyes, si no se respeta la Constitución, y por eso el Gobierno, tanto este (encabezado por Pedro Sánchez) como el anterior (encabezado por Mariano Rajoy), a lo que si están obligados es a cumplir y hacer cumplir la Ley, como primera obligación, la Ley y la Constitución.

“Ha habido algunos políticos en Cataluña, y algunos partidos nacionalistas en Cataluña, que han propugnado una violación de las leyes y de la Constitución, y eso es lo que ha producido un enfrentamiento, un conflicto desde el punto de vista político y judicial, porque cuando alguien incumple o viola la ley, tiene que pagar por ello y tiene el Poder Judicial que entender si hay una violación a la ley, y en eso están.

“Lo que nos importa a todos ahora es que no se rompa la convivencia en Cataluña. Que podrá haber gente independentista y gente que no lo es, gente más nacionalista y gente menos nacionalista... pero lo importante es que haya una convivencia, armonía y que todas las posturas y todas las opiniones puedan convivir, respetándose mutuamente”.

–¿No temen que la salida de Reino Unido de la Unión Europea afecte al bloque?

–Nosotros pensamos que el Brexit es una mala noticia. El deseo mayoritario de los europeos, por lo menos de los españoles, es que no se hubiese producido, pero como ha habido una mayoría del pueblo británico que lo ha votado y lo ha decidido, pues evidentemente la democracia implica que hay que escuchar a los ciudadanos y son ellos los que en última instancia lo deciden. Ha habido una negociación muy dura y muy larga para intentar que el proceso de separación sea ordenado, que no se produzca con brusquedad y que por tanto no se produzcan perjuicios muy grandes para ninguna de las dos partes.

“La Unión Europea va a seguir su camino. La Unión Europea evidentemente preferiría que no se hubiera ido el Reino Unido, pero una vez que se ha ido, la Unión Europea va a seguir creciendo, va a seguir siendo un proyecto de éxito, que es lo que ha sido la Unión Europea siempre durante estos últimos años. El proyecto europeo ha supuesto sobre todo aportar prosperidad a sus ciudadanos, hacer más competitivas sus economías, las empresas, sobre todo garantizar un clima de paz en Europa, que era un continente que durante siglos había estado disputándose y haciendo guerras, y ese proyecto de éxito va a seguir adelante, va a seguir avanzando, con o sin Reino Unido, eso es evidente, por lo que yo soy muy optimista por el proyecto europeo”.

–¿Cómo le ha cambiado la Constitución de 1978 la vida a los españoles?

–Muchísmo, porque por un lado al ciudadano en la Constitución del 78, en su momento una de las más avanzadas del mundo, le quedan consagrados sus derechos, el ciudadano tiene derechos, de entrada la lista de derechos humanos, pero también se catalogaron toda una serie de derechos que hasta ese momento no se había recogido en muchas constituciones, derechos mucho más sociales y mucho más progresistas en ese sentido, además no solo se le reconocen esos derechos, sino que además la propia Constitución establece los mecanismos para proteger esos derechos. Existen unos mecanismos. En primer lugar la independencia judicial, que los jueces tengan la obligación de tutelar y proteger los derechos de los ciudadanos y además tienen las garantías de que pueden ejercer con independencia su trabajo sin ser influidos ni por el Gobierno ni por otras autoridades. Y tienen además la obligación de proteger al ciudadano y a sus derechos humanos frente a los abusos del poder, cosa que funciona de forma efectiva en España. Por supuesto además el ciudadano en su día a día tiene la posibilidad de ejercer la libertad de expresión y la Constitución así lo reconoce y existen mecanismos para que no se le pueda impedir expresarse libremente, siempre dentro de unos parámetros que la propia libertad de expresión contempla.

"El propio ciudadano, aparte de esos derechos que reconoce la Constitución, ha sido el principal beneficiado y destinatario de todo ese proceso de progreso que se ha desarrollado en los últimos 40 años, tanto en el ámbito económico como en el educativo, en el ámbito de la salud, en el ámbito de la atención social, de la cultura, desde todos los parámetros el progreso en España en los últimos 40 años ha sido inmenso, no solo en las estadísticas y en las cifras macroeconómicas, que hemos pasado de ser un país subdesarrollado a ser uno de los países más desarrollados del mundo, pero también en otros ámbitos de la vida, y eso evidentemente ha beneficiado al ciudadano".


Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario