Espacio publicitario

Funcionarios públicos de EEUU el frente más golpeado por el cierre de Gobierno de Trump

Trump y los opositores en el Congreso libran una batalla para construir el muro fronterizo y mientras tanto los empleados no esenciales del gobierno han sido enviados a sus hogares

  • AFP

11/01/2019 05:30 am

Washington.- "Dejen de jugar con nuestras vidas". Mientras Donald Trump y los legisladores demócratas se enfrentan sobre el presupuesto, funcionarios públicos advierten que miles de trabajadores golpeados por el shutdown (como es conocido el cierre de Gobierno) tienen dificultades para llegar a fin de mes. 

Unos 800.000 empleados federales se preparan para no recibir pago esta semana debido al cierre parcial del gobierno que empezó el 22 de diciembre, lo que vislumbra un pronóstico gris para muchos, especialmente aquellos con empleos públicos poco remunerados, reseñó AFP.

Trump y los opositores en el Congreso libran una batalla por el pedido del presidente de 5.700 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México, y mientras tanto los empleados no esenciales del gobierno en varias oficinas federales han sido enviados a sus hogares con licencia sin goce de sueldo o están trabajando sin una perspectiva inmediata de pago.

En testimonios conmovedores en el Capitolio, sede del Congreso estadounidense, trabajadores de oficinas como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) dijeron que muchos de sus colegas enfrentan crecientes crisis financieras, que no podían cubrir los costos de la guardería de sus hijos o hacer pagos de hipotecas u otras cuentas.

"Muchos de nuestros profesionales son madres solteras que se ven obligadas a trabajar sin paga, y aún tienen la responsabilidad de pagar por el cuidado de los niños y otros gastos, como la gasolina para ir al trabajo", dijo Eric Young, un representante sindical en la Oficina de Prisiones, organismo de seguridad con los empleados con menores salarios en la nación.

La seguridad también es una preocupación creciente, dijo el miércoles en el Congreso, donde 20 agentes carcelarios federales se presentaron junto a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y su correligionario líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer. 

"Esta falta de fondos, la falta de personal, es tan mala, tenemos secretarias, cocineros y maestros que completan todos los días los puestos de los oficiales penitenciarios que faltan", dijo Young. 

"Si algo le sucede a cualquiera de nuestros profesionales por esta situación, la sangre estará en sus manos", agregó, señalando hacia las cámaras, a la parte trasera del recinto, pero sin señalar a ninguno de los dos bandos políticos como culpables. 

"Dejen de jugar con nuestras vidas".

"Daños colaterales"

Muchos trabajadores viven de "sueldo en sueldo", pero se avergüenzan de admitirlo, dijo Holly Salamido, empleada del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y líder de la Federación Americana de Empleados del Gobierno (AFGE). 

Dejan de pagar cuotas por automóviles, corren el riesgo de que sus hijos sean expulsados de la guardería y se enfrentan al desalojo de sus viviendas, todos hechos que pueden afectar la calificación crediticia de una persona, lo que crea problemas financieros duraderos.

"Las repercusiones de este cierre son reales, y necesitamos que el Congreso reabra el gobierno de inmediato", dijo Salamido. 

La parálisis presupuestaria se acerca a ser la más larga de la historia, batiendo el récord del cierre parcial del gobierno de 21 días entre finales de 1995 y principios de 1996 bajo la presidencia de Bill Clinton.

Según Steve Reaves, un veterano con 23 años en el Ejército que trabaja para FEMA, el ente que estuvo al frente en meses recientes de la gestión de huracanes violentos e históricos incendios en California, los empleados de esa agencia ahora se quedaron sin trabajo ni pago, al tiempo que muchas víctimas están a la espera de su ayuda. 

Para los informes de daños materiales, reclamos a las aseguradoras..., "los estadounidenses se preguntan '¿dónde está FEMA?'", dijo. 

"Necesitamos que el gobierno abra ya". 

El presidente de AFGE, J. David Cox, dijo que sus miembros ganan un promedio de 500 dólares a la semana. La ausencia del pago semanal puede significar una catástrofe. 

"Los empleados federales están absolutamente, completamente y sin reserva, opuestos al shutdown de este gobierno", dijo.

"Nos negamos a ser daños colaterales". 

Trump, sin embargo, ha afirmado tener el apoyo de numerosos funcionarios. En un discurso solemne desde la Oficina Oval el martes, Trump usó un tono dramático para convencer a los estadounidenses de la necesidad de financiar su muro fronterizo. No hizo ninguna mención directa a los empleados federales. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario