Espacio publicitario

El baño de Año Nuevo en Europa es una tradición "helada"

Con una temperatura de cinco grados, fueron muchos los que se quedaron con sus abrigos en la playa para inmortalizar la hazaña con la cámara de sus teléfonos móviles

  • AFP

02/01/2019 05:30 am

París.- De Edimburgo a Lisboa, pasando por Berlín, los bañistas más temerarios de toda Europa se arrojaron el martes a aguas heladas para celebrar el primer día del año.

La temperatura del agua es de entre "9 y 10 (grados Centígrados). ¡Pero está bien! ¡Sienta bien!", declara Claudy, que participa con cerca de otros 1.000 bañistas en el rito anual en Malo-les-Bains, una estación balnearia ubicada en el norte de Francia, destacó AFP.

Justo a mediodía, los bañistas corrieron hacia las aguas heladas, algunos se metieron solo hasta las piernas, con una copa de champán en la mano, mientras que otros se zambulleron completamente y varias veces.

Para retar a las olas, la mayoría se vistieron con disfraces excéntricos, desde capas de superhéroes hasta pelucas o chalecos amarillos (en referencia al movimiento de protesta social de los "chalecos amarillos" en Francia).



En La Haya, en Holanda, fueron cerca de 10.000, según los organizadores, los que participaron al tradicional chapuzón de Año Nuevo.

Más al norte, en la isla de Nordeney, frente a las costas alemanas, 500 bañistas, pequeños y mayores, se lanzaron a las aguas del mar del Norte.

Con una temperatura de cinco grados, fueron muchos los que se quedaron con sus abrigos en la playa para inmortalizar la hazaña con la cámara de sus teléfonos móviles.

En la capital alemana, solo los aficionados osaron desafiar al frío el martes. Once miembros del club de natación de invierno "Berliner Seehund" (Las focas de Berlín) chapotearon sonrientes en el agua refrigerada del lago Oranke.

Por placer, pero también por una buena causa: en South Queensferry, cerca de Edimburgo, cientos de personas saltaron al estuario del río Forth durante el "Loony Dook".

Este baño anual, creado por dos amigos en 1987 para intentar recuperarse de los excesos de la víspera, permite hoy recaudar fondos para organizaciones benéficas. Todo en un ambiente festivo. Los vestidos de noche reemplazaron a los trajes de baño y un doble de Donald Trump posaba para las fotos.

En el sur de Europa, en la playa portuguesa de Carcavelos, a las afueras de Lisboa, los bañistas también dieron muestras de su ingenio: Papás Noel, prisioneros y jugadores de fútbol disfrutaron juntos de su primer baño.

La víspera, en el Cap d'Agde (sur de Francia), varios franceses se sumergieron desnudos en el mar Mediterráneo para decirle adiós a 2018. 



Los bañistas desafiaron este martes el frío en Roma y se zambulleron en las aguas del río Tíber, en el tradicional baño del 1 de enero, con más de 70 años de historia.

Como cada año, algunos valientes en bañador se lanzaron al agua del Tíber, cuya temperatura no superaba los seis grados, desde un puente en el centro de la capital italiana al mediodía, bajo un sol resplandeciente.

Entre ellos, había el mítico bañista Maurizio Palmulli, alias "Míster Ok", que participa en esta tradición desde hace 31 años. "¡Estaba muy fría, amigos! ¡Realmente fría! ¡Sí, solo seis grados!", explicó Palmulli.

"Todo ha ido bien, nadie se ha hecho daño, solo había gente simpática y esto nos hace especialmente felices", añadió este exsocorrista, con el cuerpo lleno de tatuajes.

Palmulli es considerado como el heredero de Rick De Sonay, un italobelga que empezó esta tradición en 1946 cuando se lanzó al Tíber para festejar la llegada del nuevo año. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario