Espacio publicitario

Acuerdo pone fin a 67 años de desacuerdos entre el Vaticano y China

Este 22 de septiembre el Vaticano y China firmaron acuerdo provisional histórico sobre el nombramiento de obispos y el papa Francisco reconoce a siete obispos vivos y uno fallecido nombrados por China

  • AFP

23/09/2018 05:30 am

Ciudad del Vaticano.- El anuncio este sábado de un acuerdo preliminar entre la Santa Sede y Pekín supone un giro para los aproximadamente 12 millones de católicos chinos, divididos entre una Iglesia "patriótica", supeditada a las autoridades, y una clandestina, fiel a Roma.

El acuerdo abarca únicamente el aspecto religioso, concretamente el nombramiento de obispos, y no significa un restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre el Vaticano y China, rotas desde 1951.

El Vaticano forma parte de los 17 Estados del mundo que reconocen al gobierno de Taiwán, la isla gobernada por un régimen rival al de Pekín desde 1949 pero cuya soberanía reivindica esta última.

Desde la elección del papa Francisco se reanudaron negociaciones entre las dos partes sobre el espinoso tema del nombramiento de los obispos, algunos de ellos designados por las autoridades chinas sin ser reconocidos por Roma.

El catolicismo se arraigó en China a partir del siglo XVI con la presencia de misioneros jesuitas, sobre todo del italiano Matteo Ricci (1552-1610).

Los jesuitas supieron adaptar el cristianismo a la civilización china y el propio Matteo Ricci adoptó un nombre chino, Li Madou.

En 1951, China rompió con la Santa Sede que acababa de reconocer a Taiwán, adonde había huido el nuncio apostólico.

Los comunistas chinos lo tomaron como una herejía porque consideran que este territorio es una provincia rebelde que debe volver a formar parte de la madre patria.

La verdadera ruptura llegó sin embargo el 15 de julio de 1957, cuando el régimen comunista creó una Iglesia católica patriótica ("Asociación Católica Patriótica de China").

Después de las persecuciones de la Revolución Cultural (1966-1976) contra todos los creyentes, los católicos de la Iglesia clandestina aprovecharon los años 1980 -comienzo de la apertura y de las reformas económicas- para reforzarse y en algunas diócesis se establecieron vínculos entre las dos Iglesias.

En los últimos años las autoridades chinas intensificaron la represión contra las comunidades cristianas retirando las cruces de los campanarios, cerrando y destruyendo iglesias o prohibiendo la asistencia de niños y adolescentes a misa.  

Estas son las principales fechas en las relaciones entre ambos Estados, enumeró Efe:

1951. El Vaticano y China rompen lazos diplomáticos. El papa Pío XII excomulga a dos obispos designados por Pekín y China responde con la expulsión del nuncio apostólico, que se asentó en la isla de Taiwán.

1957. China establece su propia Iglesia católica, la Asociación Católica Patriótica, administrada por el régimen comunista. 

1971. China es admitida en Naciones Unidas en lugar de Taiwán y los países comienzan a establecer relaciones de acuerdo con la nueva situación, mientras que el Vaticano continúa manteniendo relaciones con Taiwán.

1979. El obispo Fan Xueyan sale de la cárcel y empieza a organizar una movimiento de católicos fieles a la Santa Sede.

1989. Juan Pablo II viaja a Corea del Sur y Pekín prohíbe que el avión del Papa sobrevuele territorio chino.

1993. China condiciona el deseo de "mejorar las relaciones" con el Vaticano a que la Santa Sede rompa sus vínculos diplomáticos con Taiwán y "no interfiera en los asuntos internos del país".

1996. El cardenal Claudio Celli encuentra algunos representantes del Gobierno chino, primer paso en el intento de desbloquear la situación. 2000. Nuevas ordenaciones episcopales por parte de Pekín.

2007. El papa Benedicto XVI envía una carta al Pueblo chino en la que expresa su deseo de una solución en las división de la Iglesia.

2008. Benedicto XVI convoca una comisión para analizar, del 10 al 12 de marzo en el Vaticano, la situación de la Iglesia Católica en China 2010. El Vaticano comunica el nombramiento del obispo de Taizhou, Antonio Xu Jiwei, aprobado por la Santa Sede y las autoridades gubernativas. Ese mismo año vuelve a ser nombrado un obispo (Guo Jincai) sin la aprobación de Roma.

2011. Otros dos obispos son nombrados son el consentimiento del Vaticano.

2012. El 6 de abril el Vaticano reivindica el derecho del Papa a nombrar a los obispos católicos chinos y considera que la obediencia al papa es la premisa para una verdadera renovación de la Iglesia en China.

2013. El 14 de marzo El Gobierno chino felicita al argentino Jorge Mario Bergoglio por su elección como nuevo papa Francisco y expresa su deseo de que, bajo el pontificado de Francisco, el Vaticano "elimine los obstáculos" para un acercamiento

2014. El 14 de agosto China autoriza por primera vez que el avión del pontífice cruce su espacio aéreo, durante la visita del papa Francisco a Corea del Sur, momento en el que Francisco aprovecha para enviar un mensaje al pueblo chino.

2014. El 18 de agosto el papa Francisco asegura que viajaría a China "mañana mismo", durante el vuelo a Roma desde Corea del Sur.

2016. El 2 de octubre el papa Francisco asegura que se siente "optimista" y que "las relaciones entre el Vaticano y China son buenas", en el vuelo de regreso a Roma de su viaje a Georgia y Azerbaiyán.

2016. El 4 de octubre el Gobierno chino asegura que está dispuesto a trabajar para mejorar sus relaciones con el Vaticano y para proseguir un "diálogo constructivo" que ve actualmente como "claro y efectivo".

2017. El 20 de enero la Oficina Presidencial de Taiwán publica una carta enviada por la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, al papa Francisco, en la que pide que China entable un diálogo positivo con la isla.

2017. El 2 de diciembre el papa Francisco afirma que le gustaría ir a China porque sería un viaje que "haría bien a todos", aunque reconoce que esta posibilidad aún no se está preparando.

2018. El 3 de abril China afirma que es sincera en sus negociaciones para intentar solucionar las diferencias con el Vaticano pero se mantiene firme en el principio de rechazar que el papa nombre a los obispos en este país.

2018. El 22 de septiembre el Vaticano y China firman un acuerdo provisional histórico sobre el nombramiento de obispos y el papa Francisco reconoce a siete obispos vivos y uno fallecido nombrados por China que hasta ahora no eran admitidos "de forma oficial" por la Santa Sede.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario