Espacio publicitario

Centenario de Rumania y Francofonía

Rumania conoció en 100 años dignidad, alegría, tristeza y esperanza. En 1990, empezó la transición hacia la economía de mercado y el retorno a la democracia multipartidista. A partir del 1 de enero de 2007, Rumania es miembro de la Unión Europea.

  • Diario El Universal

05/03/2018 01:03 pm

Por: Emil Ghitulescu

En este año cumple cien años Rumania moderna, como estado nacional, unitario, independiente y soberano. Para entender mejor el significado de este gran evento, debe recordar algunos momentos importantes de la historia de mi país.

Hacia el 70 a.C., Dacia, el viejo nombre de Rumania, fue poblada por los dacios, que eran diversas tribus procedentes de Tracia y residían a la orilla izquierda del río Danubio. Al iniciarse el siglo II d.C. y después de intermitentes guerras con el Imperio romano, el rey Decébalo fue finalmente vencido por las tropas imperiales del emperador Trajano en 106. Con la dominación imperial, Rumania tuvo las bases de su cultura y lengua latines, lo que distingue este país de sus vecinos que en su mayoría son de ascendencia eslava. La lengua rumana tiene las mismas raíces como francés, español, portugués e italiano.

En el siglo XIV se formaron los estados rumanos de Valaquia y Moldavia.

A partir del siglo XV, los moldavos y valacos tuvieron que pelear insistentemente contra los turcos en defensa de su libertad y de la fe cristiana. Recordamos el reinado de los voivodas Esteban El Grande, Miguel el Valiente, quien consiguió la primera unión de los principados de Transilvania, Valaquia y Moldavia en 1600, y Vlad Tepes, este último, conocido por sus crueldades, es comúnmente considerado como el arquetipo que Bram Stoker usó en su Drácula.

En 1859, Alexandru Ioan Cuza fue elegido por las Asambleas de Diputados de Moldavia y de Valaquia como jefe de gobierno en ambos estados rumanos. Cuza procedió a unir las diferentes instituciones hasta llegar a la unidad completa con un solo gobierno, un solo parlamento y una sola capital, Bucarest. Tras la dimisión de Cuza, se instauró la monarquía con un rey extranjero. Bajo el reinado de Carol I, finalmente, se hizo respetar la libertad de nuevo estado, con los tratados de San Stefano y la Conferencia de Berlín, en 1878, después de la guerra de independencia en 1877.

El Ateneo Rumano de Bucarest. (Cortesía)

A pesar de su alianza con los Imperios Centrales, al estallar la Primera Guerra Mundial, Rumania se declaró inicialmente neutral. El rey Fernando, que sucedió al rey Carol I, firmó un tratado con la Triple Entente, que le permitiría regresar a Rumania la provincia Transilvania, integrada por un largo periodo, en el imperio austrohúngaro. La participación de Rumanía en la Primera Guerra Mundial entre 1916 y 1918 tuvo como objetivo la finalización del estado nacional rumano. Esto se ha hecho con grandes pérdidas humanas y materiales. Al final de la guerra, el sacrificio rumano registró 339.117 muertos, 229.000 heridos graves y 116.000 prisioneros o desaparecidos. La producción material disminuyó drásticamente, representando en 1919 solo una cuarta parte de la registrada antes de la guerra. Rumania, un exportador de granos tradicional, llegó a importar trigo para la población. La extracción de petróleo se ha reducido a la mitad en comparación con la producción de 1913. 

El 1 de diciembre de 1918, los rumanos de Transilvania y Banato, representados por una Gran Asamblea Nacional, votaron a favor de la unificación con Rumania en la ciudad de Alba Iulia. La unión fue reconocida internacionalmente a través de los tratados de Saint Germain-en-Laye y de Trianon. Antes, la unión de Besarabia con Rumania fue decidida por el "Consejo del País" de esta provincia, el 27 de marzo de 1918, y lo mismo pasó en Bucovina, completándose así, el 1 de diciembre de 1918, la formación de Rumania unida, que se incorporó, como miembro fundador, a la Sociedad de Naciones, el 28 de junio de 1919.

En 1947, después de la Segunda Guerra Mundial, tras vencer en las elecciones, gracias al fraude electoral en noviembre del año anterior, los comunistas abolieron la monarquía y proclamaron la República Popular, suprimiendo a los partidos de oposición. Empezó un periodo muy difícil, que se acabó en diciembre de 1989, cuando Nicolae Ceausescu fue derrotado por la población y el Ejército rumano. 

En 1990, Rumania empezó la transición hacia la economía de mercado y el retorno a la democracia multipartidista. A partir del 1 de enero de 2007, Rumania es miembro de la Unión Europea.

Rumania de hoy es un país próspero de punto de vista económico, con el más alto ritmo de crecimiento económico de la Unión Europea, de más de 6%. Europa está corriendo ahora una etapa de reflexiones sobre su futuro. Rumania quiere contribuir a la configuración de una nueva Europa, más fuerte y más solidaria, con una nueva identidad en el ámbito internacional. En el primer semestre del año 2019, la Presidencia del Consejo de la Unión Europea va a pertenecer a Rumania. Mi país aspira a un mandato en el Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2020-2021.

El lago Balea. (Cortesía)

Como otros países, Rumania comparte una historia muy accidentada, con altos y bajos, pero lo que era bueno y correcto finalmente prevaleció en la cultura y la civilización rumanas. La Gran Unión de 1918 fue posible por innumerables sacrificios, por la voluntad política y consenso nacional. En cien años, a partir de 1918, Rumania conoció dignidad, alegría, tristeza y esperanza: dignidad, por el cumplimiento del estado nacional unitario, alegría por la fama de los rumanos como una nación dinámica y creadora, tristeza por la limitación dramática del espacio democrático durante el régimen instaurado después de la Segunda Guerra Mundial y esperanza por la construcción de un futuro mejor, sobre la base de la unión de la libertad, responsabilidad y solidaridad, en Rumania, en Europa y en todo el mundo.

Francofonía, movimiento de vocación mundial

Rumania es un país francófono, que, en este año, cumple 25 años de miembro en el movimiento de envergadura mundial conocido como Francofonía. Debe destacar que muchas de las más importantes personalidades culturales rumanas son profundamente vinculadas con Francia, donde estudiaron y fueron coronadas de éxito: Eugen Ionesco, creador del teatro absurdo, Constantin Brancusi, quien tuvo una contribución fundamental a la renovación de la escultura moderna, con una exposición permanente en el Centro de arte "Georges Pompidou" en París, Emil Cioran y Mircea Eliade, escritores y filósofos, George Enescu, el más grande compositor rumano, caracterizado por el célebre violinista Yehudi Menuhin, su discípulo, como "milagro del mundo", Traían Vuia, pionero de la aviación mundial, presidente del Comité Nacional de los Rumanos de Transilvania y Bucovina, jugando un papel importante en la realización de la Gran Unión de Rumania.

¿Qué es la Francofonia? El famoso geógrafo francés Onésime Reclus, en su libro Francia, Argelia y las colonias, utilizo, en 1880, por primera vez, el término de Francofonía, para describir el conjunto de pueblos franco-hablantes. Francofonía proviene de la palabra francófono cuyo significado es la persona que habla francés. En el 20 de marzo de 1970, por la firma del Tratado de Niamey, Níger, se creó la Francofonía institucional, que, a partir de 1998, se llamó Agencia Intergubernamental de la Francofonia (AIF) y, a partir del año 2005, se transformó en la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), con la sede en París, Francia. OIF se extendió en más del tercio de los estados miembros de las Naciones Unidas, representando alrededor de 900 millones de personas, de las cuales 220 millones son de habla francesa. La Francofonía integra ahora 80 de países: 54 como miembros, 23 como observadores y tres asociados, repartidos en todos los cinco continentes, que han optado por suscribir la Carta de este movimiento intergubernamental de vocación universal.

Las puertas de la ciudad legendaria de Alba Iulia. (Cortesía)

El Francés, como el inglés, es el único idioma que se habla en todos los cinco continentes y sigue siendo un idioma de trabajo en las organizaciones internacionales, tanto en Europa como en África. Alrededor de 60 millones de alumnos y estudiantes están aprendiendo francés o estudiando en francés en el extranjero, con la participación de aproximadamente un millón de maestros. Los programas de la Francofonía se concentran en cinco prioridades: la democracia, la cultura, la educación, el desarrollo económico y la difusión mundial de la lengua francesa. La autoridad política dominante de la Francofonia es la Conferencia de los Jefes de Estado y de Gobierno de habla francesa (Cumbre o Sommet), que se reúne cada dos años en un país diferente y establece las principales direcciones del movimiento para el siguiente periodo. Las dos siguientes reuniones de los jefes de estado y gobierno de los países francófonos se van a organizar en Armenia, en 2018, y en Túnez, en 2020. La secretaria general de la Francofonia es la señora Michaelle Jean.

Muchos países celebran en marzo la Francophonia. Entre ellos y Rumania, que, en septiembre de 2006, fue la sede de la Cumbre de Francofonía. Con esta ocasión, el gobierno rumano decidió otorgar las becas "Eugen Ionescu", para los estudios de doctorado y postdoctorado a unos de los investigadores de las universidades, miembros de la Agencia Universitaria de Francofonía. En marzo de 2013, Rumania celebró 20 años de la entrada en Francofonía, denominando a una de las más importantes y centrales plazas de Bucarest como Plaza de la Francofonía, la única plaza de la Francofonía existente en una ciudad-capital europea. A Bucarest están funcionando las sedes de unos importantes instituciones regionales de la Francofonía: el Bureau Regional de la OIF por seis estados miembros y 17 estados observadores de Europa Central y del Este y el Bureau de la Agencia Universitaria de la Francofonía-AUF para Europa Central y del Este. En Rumania se desarrolló en noviembre de 2017 la tercera edición del Foro mundial de las mujeres francófonas, bajo los auspicios del presidente de Rumania, y, en 2018, cuando Rumania cumple 25 años de miembro pleno en la Francofonía, en mi país, se va a organizar una serie de manifestaciones importantes. 

En Venezuela, en marzo de este año, se van a desarrollar muchas actividades: concursos de fotos y canciones (Canta en francés), un festival de películas, conferencias, exposiciones, danzas y gastronomía francófonas, con la participación directa de la Embajada de Francia, Alianza Francesa, el Liceo Francés, universidades y embajadas francófonas en Caracas. El 8 de marzo, en la Alianza Francesa, en Caracas, se va desarrollar una Conferencia de Prensa sobre las actividades organizadas en el mes de la Francofonia, y en 23 de marzo, en la residencia del embajador de Francia, tendrá lugar una ceremonia de otorgar los premios a los ganadores de varios concursos francófonos.

El Castillo Peles de Sinaia, la residencia de los reyes de Rumania. (Cortesía)

*El profesor doctor Emil Ghitulescu es el embajador de Rumania en Venezuela

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario