Espacio publicitario

La inversión extranjera se abre paso en la Cuba poscastrista

Francia es el primer país europeo en estrechar lazos con Díaz-Canel

  • AMANDA ACEVEDO

05/08/2018 12:00 pm

Amanda Acevedo 
El Universal

Un aspecto significativo que emanó del Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba es que se comienza a reconocer a la inversión extranjera como un elemento activo y fundamental para el desarrollo de determinados sectores estratégicos del modelo económico y en las bases del plan para el desarrollo a mediano y largo plazo de la isla. 

Francia se convirtió en el primer país europeo en estrechar lazos con el nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, a cuya nación han destinado inversiones pese al embargo que aplica Estados Unidos desde 1962, recrudecido tras la llegada al poder de Donald Trump. Francia tiene alrededor de 30 empresas trabajando en la isla.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, se reunió el sábado 28 de julio con el Presidente de Cuba en el marco de una breve visita a la isla caribeña para “fortalecer” los vínculos entre París y La Habana.

Díaz-Canel y Le Drian calificaron de “favorable” el desarrollo de las relaciones económicas y comerciales y “reconocieron el papel creciente de empresas francesas” en la economía de la isla, sobretodo en los sectores eléctricos, de transporte y de la construcción.

En la antesala a la llegada de Le Drian, Cuba y Francia anunciaron un acuerdo de desarrollo ferroviario por 40 millones de euros o 46 millones de dólares.

El “proyecto de colaboración entre la Unión de Ferrocarriles de Cuba (UFC) y la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF) permitirá la modernización de los talleres de Luyanó en La Habana y Camagüey”, según informó el diario oficial cubano Granma.

La idea es poner a funcionar las locomotoras diésel, recuperar los vagones destinados al transporte de pasajeros y rescatar el llamado “tren francés”, que ahora atraviesa un momento de frecuentes cancelaciones de sus itinerarios y roturas que lo paralizan por días en los talleres de la UFC.

En octubre de 2016 ambos países crearon un fondo de 231 millones de euros, que resultó de la estructuración y dispensa de buena parte de la deuda cubana con Francia. Con este fondo, esa parte de la deuda se convertirá en inversiones.

La noticia ha sido bien recibida en un país que ha visto caer abruptamente las capacidades de transportación a través de la red ferroviaria. Si en 1992 los trenes cubanos trasladaron a 33 millones de pasajeros, en 2016 esa cifra había caído hasta los 7,8 millones, según datos recopilados por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Sin embargo, entre los empleados de la UFC la opinión más extendida es que el ferrocarril nacional necesita más que remiendos y donaciones. 

“Hay que hacer una reestructuración integral y profunda porque toda la red vial tiene casi un siglo de atraso y los talleres de reparaciones tampoco cuentan con estructuras modernas, por eso cada vez que se pone a circular una locomotora o un vagón se rompen rápidamente”, precisan.

En los últimos años Francia se ha posicionado con fuerza en Cuba, donde empresas como Bouygues, uno de los gigantes de la industria y la construcción, ejecutan buena parte de la obra cicvil que se lleva a cabo en el país, sobre todo hoteles.

CHINA, ESPAÑA Y VIETNAM
China instalará en Cuba "equipos potentes" y "tecnologías de última generación" para impulsar la industria petrolera en la isla, como parte de una estrategia de dar luz verde a la extracción de este recurso.

Las máximas autoridades de la Habana buscar estimular la extracción de petróleo en el mar y en tierra, teniendo en cuenta que ese recurso tiene un impacto positivo en el desarrollo de la industria y otras ramas.

Por su parte, España plantea grandes proyectos como las marinas internacionales, de campos de golf con complejos residenciales, la Zona Especial de Desarrollo de Mariel y el Proyecto Integral de Desarrollo de la Bahía de La Habana, entre otros.

En el caso de Vietnam, más de un centenar de empresas hacen negocios con la industria cubana del turismo, la construcción, infraestructura, electricidad con fuentes renovables, agricultura e industria, sectores todos designados como estratégicos por las autoridades cubanas.

Aunque el acercamiento comercial y de inversiones entre ambos países tiene un matiz netamente económico, la motivación política emerge como trasfondo, no solo por la vocación socialista de ambos gobiernos, sino también por el interés cubano de observar y analizar experiencias de otros países.



Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario