Compartir

FARC reprochan plan de Santos que desestima una constituyente

La guerrilla suspendió este viernes el diálogo y lo retomará el lunes

imageRotate
Pablo Catatumbo (centro) habla con los periodistas acompañado por Ricardo Téllez (izquierda) e Iván Márquez (derecha), jefe negociador de las FARC AP
FRANK LÓPEZ BALLESTEROS |  EL UNIVERSAL
sábado 24 de agosto de 2013  12:00 AM
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) reaccionaron con indignación a la iniciativa del Gobierno de Juan Manuel Santos de realizar un referendo en 2014 si se alcanza un acuerdo de paz, recurso que enterraría la propuesta de una constituyente, como proponen los guerrilleros.

Pablo Catatumbo, miembro del equipo negociador rebelde, dijo que "la delegación de paz de las FARC decidió hacer una pausa en la discusión de la mesa para centrarse exclusivamente en el análisis de los alcances de la propuesta gubernamental", citaba AFP.

La "pausa" de las FARC no se traduce en una suspensión total de las conversaciones de paz, que arrancaron en noviembre de 2012 en La Habana.

El presidente Santos aceptó como "legítima" la postura de la guerrilla, aunque les advirtió que "el tiempo pasa y la paciencia del pueblo colombiano tiene su límite y tenemos que seguir avanzando en las conversaciones" de paz.

Los diálogos entraron esta semana en su decimotercera ronda, centrada en el tema de la participación política de las FARC, el segundo de los cinco puntos de la agenda pactada, y según la prensa colombiana están avanzando positivamente.

Para la guerrilla la "pausa" servirá "para centrarse exclusivamente en el análisis de los alcances de la propuesta gubernamental" de referendo, "sin detrimento de la consulta interna que deben hacer las FARC como organización".

Una constituyente que permita refundar el modelo político colombiano ha sido una bandera que durante años las FARC mantienen izada, pero el Gobierno, incluso en este proceso de paz, lo ha desestimado constantemente.

Para sellar por completo el debate sobre este aspecto, Santos, con el respaldo de los partidos que lo apoyan, presentó el jueves ante el Senado un proyecto de ley para que el referendo sobre un eventual acuerdo de paz coincida con las elecciones legislativas o presidenciales que Colombia celebrará el 9 de marzo y 24 de mayo de 2014, respectivamente.

La estrategia desde el punto de vista político fue audaz, ya que Santos prácticamente presentará el referendo como un plebiscito por la paz, y las dos fechas tentativas le pueden arrojar resultados clave, aunque mayo es la fecha en la que él se jugará la reelección.

El jefe negociador del Gobierno en La Habana, el exvicepresidente Humberto de la Calle, aseguró que los diálogos con la guerrilla continúan y que espera que ellos utilicen un tiempo "breve" para estudiar el proyecto de ley que impulsa el Gobierno, informó el diario bogotano El Tiempo en su web.

Presión en la agenda

Fuentes de la delegación negociadora de las FARC indicaron que no habrá diálogos hoy sábado, como estaba previsto en un principio, pero las conversaciones se retomarán el lunes, resaltó Efe.

Santos ordenó a los negociadores del Gobierno que regresen de La Habana, para analizar la "pausa" a la agenda requerida por las FARC.

De la Calle aseguraba que la norma presentada el jueves no convoca a un eventual referendo ni mucho menos determina su contenido. La eventual concreción de este o cualquier otro mecanismo depende de lo que las delegaciones acuerden.

"En la lógica de las FARC, lo que el Gobierno está haciendo ahora es imponerles el mecanismo de refrendación de los eventuales acuerdos, y dando por hecho que estos deben estar listos antes de terminar este año", advertía Marisol Gómez, editora de El Tiempo.

Para el Gobierno el avance de las negociaciones es vital, porque antes de diciembre Santos quiere tener el paquete de paz amarrado para entrar de lleno en la campaña, tomando en cuenta que en noviembre debe oficializar su reelección.

La cúpula guerrillera siente presión con esta última decisión gubernamental: saben que ahora más que nunca hay que acelerar el debate e ir apartando las propuestas etéreas.

Esta semana las FARC asumieron su responsabilidad en la violencia desatada en Colombia en los últimos 50 años, un hecho que apunta, además de buscar un perdón, a sentar las bases para entrar en la política cuando se firme la paz.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Expandir