Compartir

Vagones defectuosos ocasionaron tragedia en Canadá

Una tercera parte de la comunidad de 6.000 habitantes se vio obligada a abandonar sus hogares debido a la explosión y las llamas.

imageRotate
Miembros del equipo de emergencia tratando de extinguir el incendio. (Efe)
EL UNIVERSAL
martes 9 de julio de 2013  08:28 AM
Lac Megantic, Canadá.- Los sobrevivientes del infierno que siguió al descarrilamiento de un tren que transportaba petróleo se preparaban para recibir más malas noticias.

Los inspectores recibieron finalmente autorización para ingresar en el centro calcinado de la comunidad y buscaban restos de víctimas el lunes en la noche, más de dos días después del desastre, en el que murieron al menos 13 personas, informó AP.

Un total de 50 personas estaban desaparecidas y previsiblemente habrá de elevarse la cifra de muertos.

El sargento de la Policía de la provincia de Quebec, Benoit Richard, dijo que ocho cadáveres más fueron encontrados entre los escombros después que los bomberos sofocaran las llamas y enfriaran algo los vagones cisterna que transportaban petróleo crudo ante el peligro de que hicieran explosión.

Cinco cadáveres fueron encontrados el fin de semana, en tanto que la policía no precisó el lugar donde se hizo la recuperación más reciente de cuerpos por temor a perturbar a las familias.

Todos salvo uno de los 73 vagones cisterna del tren transportaban petróleo crudo cuando se soltaron al inicio del sábado, se desplazaron a gran velocidad cuesta abajo casi 11 kilómetros (siete millas) hacia la comunidad de Lac-Megantic, cerca de la frontera con Maine. Después se descarrilaron y al menos cinco hicieron explosión.

Maude Verrault, camarera en el Musi-Cafe, en el centro, se encontraba afuera del establecimiento cuando advirtió que el tren flameante pasaría frente a ella a toda velocidad.

"Jamás había visto un tren desplazarse tan rápido en mi vida, vi fuego... Después alguien grito: `¡El tren va a descarrilarse!' y ahí fue cuando corrí'', dijo Verrault.

Afirmó que sintió el calor quemante en su espalda cuando huía de la explosión, pero que no volteó porque estaba aterrorizada.

A los vagones cisternas implicados en el descarrilamiento se les conoce como DOT-111 y se sabe que han tenido fisuras en otros accidentes, dijo el lunes en la noche el principal investigador de la Comisión de Seguridad en el Transporte en entrevista telefónica con The Associated Press.

El investigador, Ronald Ross, dijo que el organismo ha declarado públicamente que desearía ver mejoras en esos vagones cisterna, aunque reconoció que es prematuro afirmar si un vagón distinto o modificado habría evitado la tragedia del fin de semana.

El DOT-111 es un vagón básico en la flotilla de trenes de carga de Estados Unidos. Sin embargo, sus defectos fueron destacados en un estudio de seguridad de 1991.

Entre otros aspectos, su cubierta de acero es muy delgada como para resistir perforaciones en accidentes. Por esta razón es prácticamente un hecho que el carro se abrirá en un accidente, con la posibilidad de derramar la carga, la cual podría incendiarse, hacer explosión o contaminar el ambiente.

El tren transportaba el petróleo desde Bakken en Dakota del Norte a una refinería en New Brunswick. Debido a la limitada capacidad de los gasoductos en la región de Bakken y en Canadá, los productores de petróleo están utilizando cada vez más los ferrocarriles para transportar petróleo a las refinerías.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Yolimar Benavides
09.07.2013
9:03 AM
9:15 Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres. 9:16 Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número. 9:17 Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre. 9:18 Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca.9:19 Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban. 9:20 Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar;
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar