Compartir

Inteligencia estadounidense defiende el programa de espionaje masivo

Las autoridades revelaron la semana pasada dos de esos ataques potenciales: un plan en 2009 para colocar una bomba en el periódico danés que publicó caricaturas del profeta Mahoma y un complot de insurgentes islamistas para colocar explosivos en el subterráneo de Nueva York ese mismo año.

imageRotate
Keith Alexander, director de la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (AP-Reuters)
EL UNIVERSAL
martes 18 de junio de 2013  02:08 PM
Washington.- El director de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por su sigla en inglés) defendió el martes el programa de vigilancia de datos telefónicos y de internet de los estadounidenses como una herramienta de seguridad vital, y dijo que había ayudado a impedir potenciales ataques terroristas más de 50 veces desde el 11 de septiembre del 2001.

Justificando los programas de vigilancia que fueron develados por una fuente de la NSA a principios de este mes, el general Keith Alexander dijo que dará en las próximas 24 horas a los legisladores estadounidenses detalles clasificados de todos los incidentes frustrados, indicó Reuters.


Además, aseguró que la divulgación pública del tema ha causado un daño "irreversible" a la seguridad nacional y ha ayudado a los enemigos de Estados Unidos.

"Creo que fue un daño irreversible y significativo a esta nación", explicó Alexander.

En una audiencia ante miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que no se mostraron muy opuestos al programa, Alexander estimó la semana pasada "docenas" de ataques frustrados.

Sean Joyce, vicedirector del FBI, ofreció información de dos de los casos: un complot para colocar una bomba en la Bolsa de Nueva York y la prestación de ayuda financiera a un grupo terrorista somalí que llevó a cabo ataques suicidas.

La divulgación de los programas por parte del ex empleado externo de la NSA Edward Snowden desató un escándalo político, con grupos en favor de las libertades civiles y abogados criticando la vigilancia como una extralimitación del Gobierno ya que carece de un supervisor independiente adecuado.

Alexander indicó además que Snowden puso en peligro la seguridad nacional al revelar los programas de seguimiento de datos telefónicos y de internet, y dijo que eran legales, que estaban supervisados de cerca y que son cruciales para la defensa del país.

"Preferiría estar aquí hoy debatiendo este punto más que intentando explicar cómo hemos podido evitar otro 11 de septiembre", dijo Alexander al comité en su segunda aparición pública ante el Congreso desde que se conoció la existencia de los programas.

"En los últimos años, estos programas, junto con otra inteligencia, han protegido a Estados Unidos y a nuestros aliados de amenazas terroristas en todo el mundo, incluyendo ayudar a impedir (...) potenciales eventos terroristas más de 50 veces desde el 11 de septiembre", dijo.

Ataques con bomba frustrados

Las autoridades revelaron la semana pasada dos de esos ataques potenciales: un plan en 2009 para colocar una bomba en el periódico danés que publicó caricaturas del profeta Mahoma y un complot de insurgentes islamistas para colocar explosivos en el subterráneo de Nueva York ese mismo año.

Miembros del comité que supervisa los programas de vigilancia, dijeron que llevaban a cabo la audiencia para dejar en claro cómo operaban esos programas y su importancia para la seguridad nacional.

Dutch Ruppersberger, el principal legislador demócrata en el comité, dijo que las filtraciones "ponen a nuestro país y a nuestros aliados en peligro al dar a los terroristas una buena visión del libro de estrategias que usamos para proteger nuestro país. Los terroristas conocen ahora muchas de nuestras fuentes y métodos".

El presidente del comité, el republicano Mike Rogers, defendió a la NSA. "La gente de la NSA en particular ha estado escuchando constantemente una larga lista de cosas malas que supuestamente ha hecho para espiar a los estadounidenses, todas ellas equivocadas", dijo.

Snowden, un ex empleado de la contratista del Gobierno Booz Allen Hamilton que trabajó en instalaciones de la NSA en Hawái, defendió el lunes sus acciones en un foro en internet y prometió dar más detalles sobre el grado de acceso que tenía la agencia.

Se cree que Snowden está escondido en Hong Kong, mientras el Departamento de Justicia de Estados Unidos realiza una investigación penal sobre las filtraciones.
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar