Compartir

La victoria de Rohani en Irán alienta a Occidente a dialogar

El líder reformista logró 50,68% de los votos con una alta participación

imageRotate
Miles de iraníes tomaron las calles de Teherán para celebrar la victoria de Hasan Rohani en las elecciones, en las que hubo alta participación AFP
EL UNIVERSAL
domingo 16 de junio de 2013  12:00 AM
Teherán.- El clérigo shií Hasan Rohani sorprendió este sábado al imponerse en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Irán con 50,68% de los votos, una victoria que marca el regreso de los moderados y los reformadores al Gobierno tras años de control por los conservadores.

El religioso Rohani sucede a Mahmoud Ahmadinejad, cuya reelección cuestionada en 2009 dio lugar a masivas manifestaciones que fueron reprimidas por las autoridades, acotó AFP.

Las potencias occidentales, incluyendo a Estados Unidos, reconocieron el triunfo del reformista y Washington en particular se mostró dispuesto a entablar contactos bilaterales para resolver la disputa sobre el programa nuclear iraní.

"EEUU sigue preparado para relacionarse con el Gobierno iraní de forma directa para alcanzar una solución diplomática que responda de forma completa a las preocupaciones de la comunidad internacional sobre el programa nuclear de Irán", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El alto funcionario evitó felicitar directamente a Rohani por su victoria, y se limitó a señalar que ha "visto" el anuncio de su triunfo y "respeta" el voto de los iraníes.

Para esta contienda estaban convocadas a votar 50 millones de personas, y según las autoridades la participación fue elevada, de 72%, y el resultado obtenido por Rohani cierra la vía de la segunda vuelta, acotó Efe.

Los observadores habían pronosticado una baja participación tras las acusaciones de fraude y la violenta represión de las manifestaciones de 2009.

Tras conocer su victoria, Rohani pidió a la comunidad internacional "el reconocimiento de los derechos" de Irán para obtener a cambio "una respuesta apropiada", aludiendo a las negociaciones nucleares.

Rohani agradeció al líder supremo, ayatolá Alí Jameni, y a los dirigentes religiosos de la teocracia iraní su papel en el sistema imperante.

No obstante, "esta victoria es la de la inteligencia, la moderación, el progreso... sobre el extremismo", agregó Rohani, candidato único de los reformadores y los moderados.

En cuanto a Ahmadinejad, se acercó casi a la frontera de lo permitido al afirmar: "Esta era oscura de ocho años debe terminar pronto y ser olvidada".

Agregó que el arte de la diplomacia no consiste en hacerse de más enemigos, sino de más amigos. "Para que la economía prospere, hay que permitir el libre pensamiento", remató.

Ya antes de las elecciones había quedado claro que Ruhani y los reformistas no iban a tener chances sólo con los votos de sus seguidores.

Para ganar necesitaban también los votos de aquellos que están contra el sistema islámico. "La gente no votó por Ruhani, tampoco por lo que quiere, sino por lo que no quiere", afirman la mayoría de los politólogos iraníes, destacó DPA.

Decenas de miles de seguidores de Ruhani salieron a las calles para festejar la victoria. "Ahmadi (por Ahmadinejad) bye-bye", exclamaban.

Nadie acertó en los pronósticos electorales en Irán. Los analistas daban por descartado que los reformistas pudieran alcanzar, si quiera, una mayoría de votos, pero Hasan Rohani, único candidato del ala moderad en estos comicios, resultó el vencedor con amplia mayoría.

Ligado al sector reformista de la política iraní - que se distancia de los radicalismos excesivos y muestra posiciones más flexibles a la hora de dirigir la República Islámica-, la victoria de Rohani es un mensaje contundente de la sociedad iraní que demanda cambios.

Apadrinado por figuras como el expresidente Akbar Hashemi Rafsanjani o Mohamed Jatami, -al primero se le prohibió participar en esta contienda-, Rohani, clérigo de 64 años, triunfa gracias al descontento social, la crisis económica y la necesidad que sienten los iraníes de romper el muro que edificó Mahmoud Ahmadinejad en estos últimos ocho años.

En Irán, las últimas decisiones, y las más importantes, las toma el líder Supremo Alí Jamenei, por lo que la victoria de este reformista estuvo consentida por su poderosa figura. Está por verse ahora si el próximo mandatario podrá cumplir sus promesas de tender puentes con Occidente.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por henry sanchez
16.06.2013
7:55 AM
¡FELICIDADES IRÁN!...LLEGO EL CAMBIO HACIA LA PAZ...FUERA EL COMUNISMO,,,,
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar