Compartir

Coaliciones en Irán aún no definen candidaturas de cara a presidenciales

Una división en el seno del sistema, entre los principalistas (seguidores de los principios prístinos de la revolución de 1979) que declaran su adhesión inquebrantable al poder religioso del líder supremo, ayatolá Alí Jamenei, y los tachados de desviacionistas, que forman el entorno del presidente, Mahmoud Ahmadinejad, podría causar nuevos conflictos.

imageRotate
Jefe negociador del departamento nuclear de Irán (AFP)
EL UNIVERSAL
domingo 7 de abril de 2013  08:13 AM
Teherán.- Una amplia gama de aspirantes a la Presidencia de Irán presentan un panorama aparentemente caótico a día de hoy, a poco más de dos meses de las elecciones, sin que las diversas coaliciones, en su mayoría de carácter ultraconservador "principalista", se decidan por quien será su candidato.

Con el frente exterior abierto al haberse atascado ayer de nuevo la negociación nuclear con las potencias del Grupo 5+1 en Alma Atá, a la República Islámica se le presenta hoy el problema de superar, sin conflictos graves, unos comicios en los que la unidad de la que alardea el régimen puede quedar en entredicho, acotó Efe.

Tras los disturbios, denuncias de fraude y represión que siguieron a las presidenciales de 2009, que acabaron con la marginación de la mayoría del sector reformista del régimen y sus líderes presos, el poder religioso quiere, por un lado, garantizar tranquilidad y, por otro, ofrecer una imagen de participación.

Sin embargo, una nueva división en el seno del sistema, entre los principalistas (seguidores de los principios prístinos de la revolución de 1979) que declaran su adhesión inquebrantable al poder religioso del líder supremo, ayatolá Alí Jamenei, y los tachados de desviacionistas, que forman el entorno del presidente, Mahmoud Ahmadinjyad, podría causar nuevos conflictos.

En el campo principalista, el denominado "Comité 2+1", que agrupa al diputado y expresidente del Parlamento Gholam Ali Hadad Adel; al asesor del líder supremo Ali Velayati y al alcalde de Teherán, Mohamad Baqer Qalibaf, lleva meses discutiendo, sin resultado, cuál de los tres será el candidato de consenso del entorno más cercano a Jamenei.

En los últimos días, otra agrupación ultraconservadora de cinco precandidatos, autodenominada "Seguidores de la línea del Imán Jomeini y Frente del Liderazgo", también se ha unido para buscar un sólo candidato entre ellos.

Los vicepresidentes del Parlamento, Mohamed Hasan Abutorabi Fard y Reza Bahonar; el exministro de Exteriores Manucher Motaki; el director la Cámara de Comercio de Teherán, Yahya Al e Eshaq y el jefe de la Inspección de Cuentas del Estado, Mustafa Purmohamadi, tampoco resuelven quien de ellos se presentará.

En el campo de Ahmadineyad, los esfuerzos se centran en conseguir que el más cercano asesor del presidente, Esfandiar Rahim Mashaei, sea aceptado como candidato a la Presidencia por el Consejo de Guardianes de la Revolución, que en última instancia decide quienes pueden presentarse.

Mashaei ha sido estigmatizado por los principales clérigos del Consejo, que lo consideran un desviacionista del régimen teocrático, un "hereje" y han llegado a decir que está "poseído por demonios" por mantener posiciones doctrinales y en materia social que perturban las estrictas posturas religiosas de este sector.

Ante la posibilidad de que, pese a todos los esfuerzos de Ahmadineyad, Mashaei quedará marginado de la batalla electoral, el entorno del presidente tiene un aspirante, aparentemente más aceptable para el clero, el ministro de Carreteras y Urbanismo, Ali Nikzad, al que el Consejo de Guardianes sí podría dar el plácet.

Decenas de aliados y seguidores de Ahmadinejad y Mashaei, entre ellos altos cargos de la Administración, han sido procesados y muchos están encarcelados por acusaciones diversas procedentes de los principalistas, que dominan el Parlamento y el Poder Judicial.

Por otro lado, el Consejo de Coordinación del Frente Reformista, ha pedido al expresidente Mohamed Jatami que presente su candidatura a los comicios, pero la mayoría de este sector es partidario de boicotear las elecciones.

Jatami, prácticamente marginado de la política del régimen, es improbable que acepte presentarse y también sería dudoso que el Consejo de Guardianes admitiera su candidatura.

El total, antes de que el próximo 7 de mayo se abra la inscripción de candidatos para las presidenciales del 14 de junio, una lista que revisará el Consejo de Guardianes, hay más de veinte personalidades que han anunciado que se presentaran, la gran mayoría principalistas, y se pueden producir muchas sorpresas.

Con la oposición no religiosa proscrita, los reformistas prácticamente excluidos y de confirmarse la marginación del entorno de Ahmadinejad, las próximas presidenciales serían los comicios más restringidos desde la implantación del régimen teocrático musulmán shií de la República Islámica de Irán en 1979.
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar