|
compartir
|

Futuro liderazgo militar es una incógnita en China

La emergente potencia militar está gastando millones en la modernización de sus fuerzas de combate, especialmente en las aéreas y en la Marina, y ese rearme está cambiando los equilibrios en Asia.

imageRotate
Un paramilitar monta guardia en la céntrica plaza Tiananmen de Pekín durante congreso (AP)
EL UNIVERSAL
viernes 9 de noviembre de 2012  01:02 PM
Pekín.- Portaaviones, aviones furtivos y gestos de amenazas en la disputa con países vecinos: China vuelve a mostrar su fortaleza militar en el XVIII Congreso del Partido Comunista chino que arrancó ayer jueves. Pero impera la incertidumbre sobre quién estará al mando del Ejército tras el cambio en la cúpula del partido y del país que se espera se materialice durante esta reunión.

¿Será Hu Jintao quien tras su retirada como jefe de Estado y partido siga ostentando el comando del Ejército de la potencia emergente? Ninguna cuestión como ésta se debate con mayor fervor en el actual congreso en Pekín, mencionó DPA.

Una cosa sí está clara: si el hombre de 69 años mantiene durante uno o dos años la presidencia de la Comisión Militar Central, el cambio generacional a su sucesor, diez años más joven, Xi Jinping, no sería completo. El actual vicepresidente y futuro nuevo líder, de 59 años, estaría entonces incluso a la sombra de sus dos predecesores, Hu Jintao y Jiang Zemin.

Tras ceder el poder a su sucesor hace diez años, Zemin, de 86 años, no soltó las riendas del Ejército hasta casi dos años después. Y muchos expertos creen que el retraso en la sucesión militar se repetirá también esta vez. Pero el actual jefe de partido está debilitado por escándalos de corrupción y luchas de poder por el liderazgo.

"Se retirará de inmediato", cree el politólogo Zhang Ming, de la Universidad Popular de Pekín. Y es que desde hace tiempo se espera una sólida sucesión al frente del Ejército de Xi Jinping, como hijo de un líder militar revolucionario y también porque inició su carrera a comienzos de los años 80 en la comisión militar.

"El nuevo líder tiene una mayor autoridad, por lo que teóricamente podría asumir de inmediato los tres pilares del poder: la jefatura del partido, la presidencia y el comando militar", señaló el también conocido comentarista político Zhang Lifan. "La probabilidad es cada vez mayor".

Antes del Congreso del partido, el Ejército volvió a mostrar músculo: el primer portaaviones "Liaoning" comenzó a funcionar con fines de entrenamiento. Las fuerzas aéreas presentaron también, con el primer vuelo del avión de combate J-31, el segundo prototipo de un avión furtivo, invisible en teoría para los radares enemigos y muy difícil de avistar. Al parecer es tan similar a los modelos estadounidenses F22 y F35 que se ha especulado con la posibilidad de que China haya realizado espionaje industrial, pero también presenta innovaciones técnicas.

Los nuevos aviones de combate no estarán sin embargo operativos en unos años. Sus motores son al parecer también muy inferiores a los de los modelos estadounidenses, pero aún así los prototipos y los portaaviones encienden el orgullo de la nación.

Sin embargo, la Marina sigue estando lejos de gestionar una auténtica flota de portaaviones, lo que requiere también una complicada coordinación con buques de acompañamiento y sistemas de defensa. El domingo, pilotos comenzaron a realizar los primeros ejercicios de aterrizaje en la cubierta del portaaviones.

La emergente potencia militar está gastando millones en la modernización de sus fuerzas de combate, especialmente en las aéreas y en la Marina, y ese rearme está cambiando los equilibrios en Asia.

Así, Estados Unidos ha desplazado su foco estratégico con más fuerza hacia el Pacífico, mientras China se disputa con Japón y otras naciones archipiélagos ricos en materias primas y en petróleo en los mares de la China Meridional y Oriental. Las tensiones podrían escalar fácilmente en el caso de un incidente y llevar a Estados Unidos al conflicto. Y entonces sería decisiva una reacción de la nueva Comisión militar china.

Dos terceras partes de los miembros de esa comisión serán cambiados mediante el traspaso generacional que se hará en el congreso antes de finales de la próxima semana. Los nuevos líderes chinos son considerados por los analistas versados estrategas sin experiencia personal de combate, pero sí conocimientos sobre cómo dirigir guerras modernas mediante satélites, ataques de háckers o espionaje. "Adoptarán una actitud dinámica, pero no favorable al combate", cree el profesor Wu Qiang, de la Universidad Qinghua.

Tampoco el comentarista Zhang Lifan ve "halcones" entre los generales más jóvenes. "Creo que no pensarán en la guerra". Quizá se den algunas voces combativas entre los militares, pero con ello sólo seguirían sus propios intereses: "Sólo tienen una oportunidad de obtener más dinero del presupuesto, si exageran la gravedad de la situación internacional".
|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar