|
compartir
|

Santos apunta a una paz con las FARC

Tras los últimos diálogos en 1999, la Colombia de hoy es totalmente distinta.

imageRotate
El presidente de Colombia Andrés Pastrana camina junto a Manuel Marulanda Vélez, máximo jefe de las FARC, en Los Pozos (Caquetá), en 2001 AFP
FRANK LÓPEZ BALLESTEROS |  EL UNIVERSAL
domingo 2 de septiembre de 2012  12:00 AM
Juan Manuel Santos será el cuarto presidente en la historia de Colombia que se sienta a negociar en directo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) barajando muchas cartas a su favor, la más evidente, al menos, el resquebrajamiento del grupo.

Con Cuba y Noruega como garantes, y Venezuela y Chile como acompañantes, Santos hablará de paz en una Colombia muy distinta a la de la última ronda de diálogos de 1999, que terminó en el fracaso.

Primero, hoy existe un marco legal creado para este fin, basado en experiencias del pasado. Segundo, y más importante, el mandatario tiene avales políticos, sociales, económicos, militares e internacionales con que defenderse.

Santos dio un vuelco a la política vigente al confirmar "conversaciones exploratorias" con las FARC, estrategia -o aventura en cierto caso- que puede tener un alto costo político y comprometer su reelección si la llega a buscar en 2014.

De fracasar, tampoco se salvará la guerrilla de salir aún más debilitada y ser otra perdedora de estas conversaciones, que se dice comenzarán a rodar en Noruega y continuarán en Cuba en octubre de este 2012.

Desde su llegada al poder en agosto de 2010, Santos comenzó a arrebatarle a las FARC su arma discursiva sobre la "reconciliación nacional" consciente de que este era otro frente de batalla, pero político.

Sacó adelante en 2011 la ley de reparación a víctimas del conflicto armado y restitución de tierras, muchas confiscadas por actores de la guerra.

En los últimos dos años se crearon dos millones de puestos de trabajo beneficiando a los estratos bajos del país, en parte gracias a la inversión extranjera que en seis meses de 2012 llegó a 10 millardos de dólares.

Y es que en menos de una década, Colombia pasó de ser considerado en muchos escenarios un "Estado fallido" a ser un país que recuperó la confianza.

Con escasa o nula proyección política nacional e internacional, el discurso social de las FARC está deslegitimado.

El abatimiento desde 2008 de líderes de la cúpula de mando alto y medio aceleró la fragmentación de la guerrilla, que actualmente cuenta con unos 8.000 combatientes de 19.000 que tenía en 2002, de acuerdo con el ministerio de Defensa.

Herramientas esenciales

Aunque han recuperado en los últimos seis meses su fuerza de ataque en cerca de 40 municipios de unos 1.100 que tiene el país, el poder de las FARC no se compara al de hace diez años porque las fuerzas militares están robustecidas y motivadas, algo inédito para el Gobierno.

Santos cuenta con un grueso respaldo de las fuerzas políticas del país, desde la derecha a la izquierda, que reconocen la profunda necesidad, superados muchos inconvenientes, de entrar a una negociación porque, aseguran, la vía armada no llevará a la paz.

Reconocen, ante todo, que no puede bajarse la guardia y ceder espacio. Por eso el Gobierno rechazó despejes territoriales o suspender operaciones.

Más allá de los trinos del expresidente Álvaro Uribe, que rechaza el diálogo, en el fondo fue su Política de Seguridad Democrática la que devolvió el orden a Colombia y dio los frutos para esta nuevo intento de paz.

La agenda del diálogo a tratar, según el texto conocido por la radio RCN, abarca temas que van desde "política de desarrollo agrario integral" al "cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo", la entrega de armas y reinserción de guerrilleros incluso en la política.

Precisamente el pasado 14 de junio el Congreso aprobó un proyecto de reforma constitucional que permite futuras negociaciones de paz solo con las guerrillas, otorgándole beneficios como derecho a la vida política -si se da el caso-, y hasta suspensión de penas.

El hecho de que Santos incluyera a Venezuela como acompañante del proceso, con cuyo presidente tiene buenas relaciones, le da un margen de maniobra a la hora de negociar puntos clave por la confianza que éste genera en las FARC. Además garantiza respaldo por parte de la cofradía de gobiernos de izquierda de la región.

Con escepticismo, el proceso apenas está por comenzar; el tiempo que dure también incidirá en el resultado, y la idea de que todo tipo de justificación de la lucha armada se entierre es un buen aval para "aventurarse" al diálogo porque Colombia, por sus avances, ha demostrado que aprende de sus lecciones y de sus traumas.

Frlopez@eluniversal.com

Twitter: @Franchuterias


 

Haga click en la imagen para ampliarla 

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por jacobo pico
02.09.2012
3:43 PM
La guerra contra las farc es un negocio muy lucrativo para esta elite, de tal manera que segun opiniones de la gente que sabe, este escollo debera saberlo superar Santos. El presidente colombiano debe acercarse con mucha cautela a los mandos medios del ejercito y demas componentes, para tratar de desactivar los planes de la ultraderecha colombiana. De lo contrario esas conversaciones de paz con las farc sera un rotundo fracaso. Repito que la guerra civil que vive colombia.. es negocio para una mafia enquistada en las fuerzas armadas colombianas.
 
Por maximiliano nessoor
02.09.2012
11:21 AM
Presidente SANTOS,no es la FARC con la cual tiene que negociar o declararle la GUERRA,es a BRASIL y a CUBA,que desde 1948 con la muerte de GAITAN han intervenido en Colombia.Con solo lo dicho por Castro es suficiente,pero lo de Brasil y los descendientes de Luis Carlos Preste en el FORO DE SAO PAULO,Uruguay y Argentina de no reconocer ala FARC como TERRORISTA y NARCO es mas que suficiente,ya que ellos solo repiten contra Colombia lo hecho contra Paraguay en 1850-1870,pero ahora apoyados por HRCF y Ortega de Nicaragua.Sino mire lo que trataron de hacer todos ellos contra HONDURAS que hasta la embajada se la prestaron a Zalaya y el chileno se hizo el ciego.Su re-eleccion esta en juego si falla.Lo tomaran por TONTO,hay muchos dolares por medio y el mas perjudicado seria BRASIL.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar