Espacio publicitario

Ciudades para visitar en bicicleta

Las bicicletas se han convertido en aliadas naturales del turismo citadino alrededor del mundo

  • Diario El Universal

14/05/2018 04:20 pm

JULIO ARNALDES

La bicicleta ha dejado de ser una moda para convertirse en la gran alternativa para moverse por la ciudad. Y no solo para sus habitantes, sino también para los viajeros. Un paseo en bici es otra forma de ver la ciudad, mezclándose con la gente, parándose en cualquier sitio y disfrutando del placer de hacer las cosas lentamente. Las grandes ciudades empiezan a ser adaptadas para las bicicletas y algunas han apostado firmemente por esta forma de moverse.

AMSTERDAM

Las bicicletas son parte del tejido de Amsterdam, probablemente la ciudad más adaptada al ciclismo del planeta. Todos los días, 400.000 personas ruedan por los 400 kilómetros de carriles bici que llegan hasta prácticamente todos los rincones y canales de esta ciudad del siglo XVII. La capital holandesa y sus alrededores son completamente planos, así que moverse por ella en bici resulta muy sencillo. Las bicis que predominan en Amsterdam son las de paseo, con un porte recto y desenfadado.

BARCELONA

Tras bordear sus calles medievales con un laberinto moderno de carriles bici, Barcelona se ha convertido en la última década en una de las grandes ciudades para ciclistas urbanos. Su sistema Bicing va dirigido a los residentes, pero por todas partes hay locales donde alquilar bicis o contratar circuitos guiados. Resulta aconsejable un paseo hasta el castillo de Montjuïc, la fortaleza y antigua prisión del siglo XVIII que vigila la ciudad desde lo alto, con vistas espectaculares de la ciudad y el Mediterráneo; o bien optar por un circuito urbano desde la plaza de Catalunya recorriendo el Barrio Gótico y Santa María del Mar hasta el parque de la Ciutadella.

CANADÁ

Con un perfil topográfico enormemente montañoso y duras condiciones climáticas casi todo el año, de Montreal se ha dicho que no podría ser una ciudad bikefriendly, pero se ha convertido justo en eso, con más de 600 kilómetros de carriles bici desplegados por la ciudad y más de 5.000 bicicletas de uso público para alquilar. Todos los veranos unas 30.000 personas se reúnen en el parque Jeanne-Mance para participar en el Tour de l'Ille de Montreal, una carrera con varias distancias a elegir. Las rutas recorren la isla de Montreal y cruzan el gran río San Lorenzo por los puentes de JacquesCartier y Champlain, sobre Ile Sainte Helene y por el Parc Jean-Drapeau, exploran Longueuil y Parc Michel-Chartrand antes de regresar al punto de inicio.

KIOTO (JAPÓN)

El mosaico de colores que forman las koyo (hojas) de Kioto en otoño es una imagen menos comercializada que la explosión rosa y blanca de la primavera (con los cerezos en flor), pero resulta igualmente sensacional, sobre todo vista desde el sillín. Desde mediados de septiembre, una marea carmesí arranca en Hokkaido y baja por todo el país. Un sitio genial para ver los árboles y arbustos en sus tonalidades más rojas es el templo de Tofukuji, que puede explorarse en un circuito ciclista muy fácil desde la estación de Kioto. Hay que reservar dos horas para hacer la ruta que avanza al oeste desde la estación de aspecto espacial de la ciudad, luego sigue al sur por Higashinotoin-dori, continúa hasta el templo de Toji y pedalear, siguiendo el río Kamo, hasta el gran templo zen de Tofukuji.

NUEVA YORK

La Gran Manzana es apta para las bicis desde los amplios bulevares de Central Park, cerrados al tráfico gran parte del día, hasta una creciente red de carriles bici que cruzan monumentos icónicos y puentes. La auténtica joya ciclista es el Manhattan Waterfront Greenway, una ruta de 50 kilómetros que serpentea casi toda la isla e invita a explorar otras zonas de la ciudad a través de los puentes que unen Manhattan con los barrios exteriores, como la típica pasarela de madera del puente de Brooklyn, o el más antiguo High Bridge, entre Harlem y el Bronx.

CIUDAD DE MÉXICO

Las megalópolis no suelen ser atractivas para recorrerlas en bici. La población es enorme, las redes de transporte extensísimas y hay una sensación de caos controlado. No obstante, Ciudad de México está erigiéndose como una excepción a la regla conforme crece su reputación como destino urbano. Sobre dos ruedas se pueden aprovechar algunos de los carriles bici especiales que cruzan la ciudad, como el que va desde el bosque de Chapultepec hasta el centro histórico.

PARIS

En Francia se conoce a la bicicleta como le petite reine (la pequeña reina). No es el medio de transporte principal en la capital francesa, pero sí una buena forma de desplazarse. París' Velib ( libertad en bicicleta) fue uno de los primeros sistemas de alquiler e intercambio público de bicis y hoy en día cuenta con más de 1.800 estaciones, 20.000 unidades y más de 440 kilómetros de carriles señalizados. Además, las calles del Sena se cierran al tráfico los domingos, incluyendo las vías que te llevan al Louvre, al Jardín de las Tullerías y a la torre Eiffel. 

Fuente: elviajero 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario