Espacio publicitario

BW Turismo

Tradiciones alemanas

La noche de laterne y el carnaval en el Día de San Martín son Celebraciones adoptadas en la colonia tovar para el visitante venezolano

  • BERNHARD WEISSENBACH

03/11/2019 06:00 am

Para Alemania, el 11 de noviembre es un día bastante particular pues se celebran tres eventos, se da inicio al carnaval, a la época pre-navideña y con un desfile de farolillos se rinden honores a San Martín, pero ¿cómo conviven tres celebraciones que al enumerarlas parecen tan distantes? Es posible y aquí veremos cómo.

Tradición en honor a San Martín 
Corría el año 337 cuando San Martín, el santo antes de ser un personaje religioso formaba parte de las filas del ejército romano. Martín, oriundo de Hungría se encontraba una noche bajo el frío invierno en Amiens (Francia) cuando vio un mendigo tiritar y para ayudarlo tomó su espada y picó su capa en dos. El acto de generosidad era algo tan inusual que los ciudadanos que se encontraban cerca al presenciar la hazaña encendieron sus farolillos y fueron a correr la voz por la ciudad. Pero la historia no quedó allí. 

Muchos se preguntarán ¿por qué un pedazo de la capa y no toda? La capa no pertenecía del todo a Martín. Recuerden era parte del uniforme del ejército y en cualquier momento debía devolverla. La leyenda cuenta que por esta acción, al día siguiente Jesús se le apareció con la capa completa en agradecimiento al acto de no dejar morir de frío al mendigo. A partir de este día Martín decide dejar el ejército y llevar una vida religiosa. No fue un camino fácil, sin embargo logra convertirse en Obispo de Tours (ciudad francesa). Una vez fallecido, la devoción por sus acciones dominó la cultura popular hasta la fecha y para ello rinden honores con una celebración litúrgica en todas las naciones que se acogen a este santo.  

La noche de Laterne
En Alemania, la celebración va un paso más allá. Recrean el episodio de que los habitantes fueron a correr la voz de la acción hecha por San Martín. A dicha actividad se le conoce como la noche de Laterne que suele confundirse con "noche de linternas" aun cuando se trata de una artesanal elaboración de faroles o farolillos hecha por niños y grandes quienes se reúnen y marchan por las calles cantando las típicas melodías dedicadas a San Martín. 

La caminata culmina frente a una estatua de San Martín montando a caballo o en una parada aleatoria en la que comparten alimentos y golosinas tipo picnic. Como la noche es fría, una taza de chocolate caliente es la bebida característica. Asimismo, en las escuelas se organizan misas y obras teatrales que hacen alegoría a este personaje heroico.  

Valor cultural
La noche de la Laterne surge como una festividad religiosa y ha puesto durante años un valor cultural turístico a Alemania. Realza sobre todo la identidad de los alemanes, las costumbres previas a la navidad y sus valores como comunidad. Se caracteriza por ser una festividad popular, es decir, incluyente en el que cualquier persona, sin importar edad, puede participar y disfrutar de esta festividad. 

Los protagonistas de este evento son, sin duda alguna, los más pequeños de la casa quienes crecen alrededor de la leyenda de San Martín y buscan seguir sus pasos en la noche de luces y música del 11 de noviembre. Por otro lado, hay que saber que San Martín dejó este plano un día 8 de noviembre, pero no fue hasta el día 11 que su cuerpo fue enterrado. Es por ello que el día 11 es el dispuesto en el calendario para este homenaje.

Bautizo de los Jokili 
Por su carácter católico-cristiano la noche de Laterne solo se celebra en los estados federados de Alemania con tradición religiosa. Quizás por ello hace ruido que coincida con el día que para los germanos inicia el Carnaval que todos celebramos y conocemos se efectúa en febrero, pero es que al ser 11 de noviembre (11-11) a las 11 horas y 11 minutos se tiene la creencia de que se transgreden los 10 mandamientos.

Es decir, ocurre un desenfreno que es simbolizado por el Carnaval o Fastnacht, nombre que recibe esta fiesta en Köln (la más grande ciudad alemana). Por ser algo fuera de la norma hay quienes la refieren como la Quinta Estación y, a partir de ese instante la ciudad se llena de color, disfraces y fiestas para inaugurar la preparación del Carnaval y de los Jokili, personaje emblemático de esta celebración, un arlequín vestido de rojo que recorre las calles y locales comerciales danzando, con la intención de contagiar a propios y visitantes la alegría de estas fiestas. Su bautizo ocurre en esta fecha y es una celebración adoptada en la Colonia Tovar desde 1976. 

Es una costumbre heredada de Endingen, (lugar de origen de la mayoría de los colonos) y existe desde hace 230 años en esa región. Para ello, vestidos con batas blancas y máscaras realizan una dramatización en las que son designados como Jokili y deben prepararse desde ese momento para cumplir con éxito su rol durante el carnaval. ¡Anímate y asiste con tu Laterne al bautizo de un Jokili!

@bwturismo
 Twitter: @bwturismo
Fanpage: Bw Turismo
YouTube: BwTurismo

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario