Espacio publicitario

La ciudad de los cien campanarios

Dijon, joya de Borgoña

  • ALVARO MONTENEGRO FORTIQUE

08/04/2018 08:51 am

     

Una tarde fresca de primavera caminando por las calles peatonales del centro de Dijon, da la sensación de estar en una vieja ciudad pero llena de juventud y vigor. Estudiantes, ejecutivos y gente mayor se confunden en una algarabía de animación, comercio y diversión que se encuentra en el casco histórico de esta bella capital de la región francesa de Borgoña.

Mi curiosidad por Dijon nació desde la primera vez que probé la mostaza local, famosa en el mundo entero por su sabor tan fuerte, picante y delicioso. Recuerdo que la primera vez que unté un pedazo de carne con mostaza de Dijon, no pude respirar por varios segundos y los ojos me lloraban sin control. Los franceses utilizan este condimento hasta para comer papitas fritas, y lo sirven en todas las mesas de los restaurantes populares alrededor de todo el país. Lo cierto es que  Dijon es más conocida hoy en todo el mundo por producir esta especia tan deliciosa, que por haber sido una de las ciudades más importantes de Europa y capital de la Borgoña.

Llegamos a Dijon en carro, después de un bello recorrido desde Lyon y la zona vinícola de Beaune, Nuits-Saint-Georges, Gevrey-Chambertin, Vosne-Romanee, Beaujolais y otros terrenos, donde se producen los famosos vinos de Borgoña. Tenía mucho tiempo sin ir y entrarle al centro de la ciudad no fue fácil, porque ahora casi todas las calles del casco histórico son peatonales y además unos trabajos públicos desviaban la circulación. Una vez encontramos nuestro hotel, nos dispusimos a caminar por el centro de la ciudad. Comenzamos por la plaza Darcy, donde comienza el recorrido por las calles peatonales de la ciudad. Muy cerca hay un arco de triunfo llamado Porte Guillaume, porque era una de las puertas de la ciudad medieval. Allí vimos una placa en honor del prócer americano Thomas Jefferson. Enfrente al arco entramos a un restaurante informal tipo brasserie llamado “L’Imprimerie”, que nos encantó por el ambiente, la comida y el servicio. Es un simpático lugar donde funcionaba  una vieja imprenta, y ahora está siempre lleno de gente joven y de libros.

 

 

 

Seguimos nuestro recorrido por la “rue de la Liberté” y encontramos la casa comercial “Maille”, que desde el año 1747 fabrica una de las mostazas más famosas de Dijon. Nos detuvimos un rato a comprar y continuamos por unas callecitas medievales preciosas hacia el Palacio Ducal de Dijon, que hoy en día es un gran museo donde encontramos obras de arte magníficas y las bellísimas tumbas de los duques de Borgoña, que son unas piezas únicas. En este palacio nacieron  Juan Sin Miedo, Felipe El Bueno y Carlos El Temerario, famosos nobles que gobernaron la región y marcaron a la historia de Francia para siempre.

Al salir nos tomamos un café en una plaza de la Liberación, una enorme explanada semicircular enfrente al palacio ducal repleta de terrazas al aire libre y gente alegre. De allí fuimos a la catedral de Notre Dame, que representa una excepcional muestra de arquitectura gótica religiosa.

 

 

CÓMO LLEGAR:

Primero hay que tomar un vuelo Caracas – París, que ofrece diario y sin escalas Air France, www.airfrance.com, y Dijon queda a 320 kilómetros al sur este de París. Uno puede hacer el trayecto Paris - Dijon en tren TGV, desde la Gare de Lyon de la capital francesa, o alquilar un carro como hice yo, para tomar la autopista A1 hacia Lyon y desviarse en la salida de Dijon. El paisaje es bellísimo.

 

DONDE ALOJARSE:

Hoy les recomiendo un hotel fabuloso, el Sofitel La Cloche, que es todo un lujo muy bien ubicado a metros de las calles peatonales del centro de Dijon.

14, Place Darcy, Dijon, Francia.

Teléfono: 03.80.30.12.32, www.hotel-lacloche.com.

 

DONDE COMER:

Brasserie L’Imprimerie.

Cocina tradicional francesa. Ambiente casual y alegre.

2 Place Darcy, Dijon, Francia.

Teléfono: 03.80.30.69.43, www.brasserie-imprimerie-dijon.fr.

DONDE COMPRAR:

El mercado libre de Dijon queda en la rue Musette, que sale de la Catedral de Notre Dame. Allí vale la pena comprar de todo.

Mostaza de la buena en la casa Maille, en el numero 32 de la rue de la Liberté.

 

NO OLVIDES:

Que estás en la capital de los buenos vinos de Borgoña y ciudad natal del ingeniero Gustav Eiffel, así que aprovecha esos buenos caldos en cada restaurante que vayas.

 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario