Espacio publicitario

La niña del tepuy

Kuraüpa

El pozo azul y el mirador kurawaimÖ son parte del sector occidental de Canaima , que goza de gran belleza

  • ODIMAR LÓPEZ

01/08/2019 06:00 am


Regresé encantada del Famtrip organizado por la capitanía general del sector II de Kamarata y coordinado por Antonio Hitcher, responsable de turismo de la misma. En este viaje conocimos el sector occidental de Canaima que realza la belleza y majestuosidad del Salto Ángel, que además es un destino virgen aún y cuyos pobladores luchan por defender su frágil ecosistema, al tiempo que quieren dar a conocer las bellezas de sus paisajes en un plan que está orientado a un turismo sustentable. Salimos temprano del campamento Wakü Lodge hacia el caño Müroko. Nuestro día inició con una travesía fluvial maravillosa donde se podía observar gran parte de la vegetación endémica de la zona, así como también varias especies de aves como el martín pescador y el turpial, que con sus cantos nos acompañaron durante el paseo.

La curiara se desplazaba creando ondas interminables que, como un caleidoscopio, forman imágenes y reflejos de esta naturaleza indómita y salvaje, como espejos de aguas que te conectan con esa parte ancestral de Canaima, cuya fuerza telúrica te lleva a eras ancestrales, a mundos desconocidos y ensoñaciones mágicas. Desembarcamos y dejamos la curiara para luego iniciar una caminata de unos 45 minutos. El sol calentaba en medio de la estación de lluvias. Durante el trekking nuestros guías Beltrán y Nicolás nos mostraron el gusano de moriche, un dulce bocadillo que sabe a crema dulce, el cual se encontraba en uno de los troncos caídos. Los turistas brasileros le tomaron algunas fotos mientras Nicolás mostraba como se come. Continuamos hasta llegar a el río Kura´úpa mejor conocido como Pozo Azul, de aguas muy claras y con una cascada para sumergirnos en sus aguas. No son frías, tienen la temperatura ideal para refrescarnos y continuar la jornada.

Luego del baño seguimos caminando una hora hacia el Valle del Kurawaimö, donde logramos disfrutar de una vista panorámica impresionante de 270 grados, desde donde se pueden observar más de 10 tepuyes, entre ellos: Nonoi-Waricha-Kurun-Kusari-Tüpochi-Manai-Mükürüpan-Kadari-Audantüpü-Warwo. Me quedé contemplando la vista en silencio disfrutando del momento. Esa sabana verde, inundada de agua por el invierno, refleja el cielo azul infinito y desde aquí observo a la comunidad de Canaima, saltos, lagunas, morichales, y todo el poder de la naturaleza. Su belleza inigualable es sentir la energía del lugar, el olor a selva. La vida está hecha de tiempo y cada minuto cuenta. Los empresarios brasileros invitados por la capitanía estaban sorprendidos ante tanta inmensidad. Se está planificando incluir en el programa de visitas a Canaima, esta ruta, para en el futuro convertirlo en un destino permanente y de esta manera diversificar la oferta y ofrecer a los visitantes la oportunidad de programar más días de estancia para que puedan disfrutar de esta excursión.

El territorio pemón Kamarakoto del sector II tiene una diversidad de oferta turística impresionante, de grandes paisajes y gran riqueza cultural. Algunas de las comunidades indígenas están por primera vez incorporándose a este gran proyecto a través de un turismo sustentable. La actividad turística debe incluir a la comunidad para que genere beneficios para todos. Además de su contribución en la protección del patrimonio ambiental y cultural, los ingresos provenientes del turismo permiten el mejoramiento y el mantenimiento de la calidad de vida de la población local.

@odigransabana 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario