Espacio publicitario

Geografía del paladar

Cacute, Mérida

Está población del Páramo Merideño, con sus casas típicas de tejados rojos, se encuentra a 25 kilómetros de la cuidad

  • Diario El Universal

25/08/2019 06:00 am


Mérida es un destino turístico de enorme calidad. Cada vez que visito Los Andes, para mí es muy importante disfrutar de todo lo que su paisaje ofrece, de todas sus maravillas geográficas que tiene y de su vegetación. En este estado no solo se encuentran bellezas naturales, algo fundamental es el emprendimiento y el trabajo del merideño. A un lado de la carretera trasandina, entre la población de Escagüey y el parque temático de Los Aleros, a 25 kilómetros de la ciudad de Mérida, está la población del páramo merideño, Cacute, con sus casas típicas de tejados rojos, columnas de madera y pisos de ladrillo. Posee una sola calle en donde se encuentra la Plaza Bolívar y la antigua iglesia del pueblo convertida en el 2007 en un museo religioso dedicado a su patrono El Santo Niño de Cacute. 

Al pasar un pequeño puente se llega a una hacienda a 700 kilómetros más abajo y después de cruzar a la izquierda nos conseguimos con un estupendo árbol de eucalipto. Ahí está un emprendimiento familiar, Alimentos KQT. Una iniciativa que nos debe llenar a todos los venezolanos de infinito orgullo, porque es una familia que tiene años trabajando, haciendo de la excelencia su dote. Es magnífico conseguirse con una familia tan cariñosa formada por José Montilla, su esposa y sus dos hijas; una de ellas maestra y la otra cocinera. Al llegar nos sorprendimos con una gran casa, rodeada de muchas flores. Jamás en mi vida había visto una casa repleta de tantas hortensias, a los lados, en el frente, un jardín muy cuidado que lo hace un lugar extraordinario. La amplia casa tiene techo dos aguas de tejas, con piso de madera y las paredes de piedras. 

Tuvimos la oportunidad de hacer un recorrido por el huerto en donde coincidimos con muchísimos elementos de vegetales comestibles. Los Montilla nos explicaron con mucha paciencia las características de cada uno, mientras hicimos el paseo de una manera armoniosa. Visitamos las tres terrazas sorprendidos con las cosechas de nuevos alimentos, nuevas verduras, nuevas yerbas que hacen que KQT Alimentos sea lo que hoy por hoy se conoce en el país. Esta familia se dedica a hacer confituras de extraordinaria calidad, de gran variedad de sabores como guayaba, durazno, fresa y mora. También preparan mostazas saborizadas de extraordinaria calidad, pero el proceso más importante de Alimentos KQT es la elaboración de quesos. Durante un tiempo importantísimo se lleva la leche, se beneficia, se transporta, se refrigera, se guarda y luego se transforma en quesos de todo tipo, desde los nacionales hasta los internacionales con sus características únicas como el gouda o el pecorino.

Mi preferido es el gouda aliñado, que es realmente magistral. Además de sus diferentes procesos en la elaboración de alimentos, tienen un servicio de comedor, donde los clientes no solo pueden adquirir sus productos presentados en una tabla de quesos memorables, acompañados de las confituras y de las mostazas, si no también ofrecen platos elaborados con proteína animal que son toda una delicia. Si tienen tiempo para dedicárselo al estado Mérida no deje por nada del mundo de visitar Alimentos KQT. La excelencia en su atención, la belleza absoluta del campo y de las hortensias, los ayudarán a recordar una experiencia memorable en el paladar y en la vista. Si quieren seguir explorando el estado Mérida les recomiendo que visiten el teleférico más largo y alto del mundo, Mukumbarí, que está totalmente renovado.

Qué extraordinaria experiencia, qué impecable servicio. Todas las estaciones están muy bien cuidadas y atendidas, un lugar donde brindan muchísimas actividades. Llegamos a la cuarta estación y allí pudimos contemplar lo que tantas veces había visto en fotografías, en afiches, que es la laguna de origen glacial magnífica, La Victoria. Para cerrar este viaje único, maravilloso e inolvidable, tengo que mencionar la experiencia vivida donde Miren, la gran cocinera del restaurante Mírame Lindo, ubicado en el centro de la ciudad de los caballeros, una exquisita comida sin igual. Esta fue una extraordinaria oportunidad de vivir lo que el campo venezolano nos brinda para disfrutar de maravillosas experiencias. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario