Espacio publicitario

Los cuentos de mi tierra

Guanare

En la capital de portuguesa se refresca el cuerpo en sus aguas y se come carne en vara en cada rincón de sus calles | érika paz

  • ERIKA PAZ

16/04/2019 06:28 pm

Los libros dicen que el insigne Juan Fernández de León fundó esta ciudad y le puso el nombre de Espíritu Santo del Valle de San Juan de Goanaguanare en 1591. Menos mal que en la actualidad no se le sigue llamando así, porque el solo nombrarla agotaría a quien quiera visitar este espacio llanero. En la actualidad otras cosas hacen sudar a quien pisa este poblado: su clima húmedo y las altas temperaturas que envuelven sus calles angostas. 

Estructuras con Visos de Historia 
Caminar el centro de Guanare permite conectarse con un poco del pasado de la ciudad que en los últimos años se ha reacondicionado para que el viajero pueda reconocerse en los espacios que reflejan la actividad turística de esta comunidad. Los folletos invitan a visitar, por ejemplo, el Convento de San Francisco, que fue construido en 1756 y que por decreto de Simón Bolívar se convirtió en el primer colegio de la nación. Esta joya histórica pertenece ahora a los edificios que forma parte de la Universidad Experimental de los Llanos y ciertamente sí es un lugar bonito en cuyo frente pueden tomarse fotos. 

La sede de la Corporación de Turismo de la entidad sirve ahora de museo, cafetería y edificio histórico, y La Basílica es otra edificación que se cuenta entre los atractivos de esta tierra. Se trata también de un antiguo edificio, que guarda la historia de guerras de independencia y terremotos que acabaron con pueblos. Esta resulta un buen ejemplo de iglesia colonial, con techos de madera y arcos internos. Lo más hermoso que tiene es el retablo mayor, imponente, lleno de santos. 

Joropo, Toros y Carne en Vara 
La verdadera visita a estas tierras consiste en contagiarse de las costumbres del llano en su plenitud. Guanare es de esos lugares donde la vida se celebra con una tarde de toros coleados, las mangas están a la orden del día por la ciudad y quien guste ver cómo un grupo de hombres a caballo corren tras un toro para desplomarlo tirando de su cola, pues no tiene sino que acercarse a cualquiera de estos sitios donde los fines de semana preparan el espectáculo. Por lo regular estas verbenas se convierten en bailantas al caer la tarde, y el principal ritmo que hace mover los cuerpos es el joropo y el sonido de las voces que se escuchan es del contrapunteo de los más bravos buscando improvisar coplas y recibir los aplausos del público. Por supuesto, esto no sería llano si no se acompañara de la típica carne en vara que se encuentra en casi cualquier espacio de la entidad. 

Los carteles anunciándola por la autopista General José Antonio Páez, son una de las mejores referencias de que se ha llegado a este suelo. Aquí los devotos de las carnes rojas pueden deleitarse con los mejores sabores de esta cocina. Los cortes son jugosos, abundantes y a costos de un producto que se vende por kilos difícilmente pudieran encontrase en la capital de Venezuela. Se trata también de una parranda que se acompaña con cachapa del más puro maíz, quesos de mano, arepas, cremas de leche, ensaladas y picadillo. Casi cualquier lugar que se escoja ofrecerá ambientes sencillos sin muchas pretensiones, pero comida de verdadera calidad que de simplemente verla hace agua los paladares. 

 Un lugar para la fe 
Pero sin duda la oferta principal de este pueblo y de todo el estado es el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto, esa estructura que inauguró el Papa Juan Pablo II durante su visita a Venezuela en 1995. El imponente santuario se encuentra a unos 25 kilómetros de Guanare y se construyó en el lugar donde apareció la Virgen al Indio Coromoto por segunda vez. La historia del lugar y la presencia de la madre de Jesús siempre es contada por los niños de la zona, quienes se lanzan sobre los carros cuando estos hacen la antesala en La Quebrada de la Virgen, una especie de parque que guarda un pequeño monumento en el sitio donde esta hizo su primera aparición. 

El templo principal, aunque descuidado por los años, sigue teniendo el señorío estructural que se pensó para él desde su creación. La antesala a su fachada la hace una siembra de pequeñas matas en tonos verde esmeralda y morado que al final adornan la pieza construida en concreto, de la cual lo primero que se aprecia son sus dos torres paralelas de unos ochenta metros de altura. Al ingresar, los vitrales, el piso de mármol y el altar mayor dan forma al entorno sacro. El interior se ve tan inmenso como el exterior. Si estuviera lleno podrían sentarse unas dos mil quinientas personas en las butacas. 

Un museo coromotano completa la visita. Este es una habitación grande con miles de objetos donados a la Virgen en agradecimiento por sus milagros y favores concedidos. No importa si no se es católico, la vista a este templo lo dejará impresionado y solo esto habrá valido el viaje a la capital del Estado Portuguesa. 

LOS DATOS
-Guanare se encuentra emplazada a 183 m de altitud en el piedemonte andino-llanero. 
-La construcción del santuario de La Virgen de Coromoto comenzó en la década del 70, pero este se vio interrumpido. 
-La cría de cachamas y búfalos son unas de las labores económicas del estado Portuguesa. 

 DóNDE ALOJARSE 
-Nuevo Hotel Coromoto: Av. 23 de Enero (58)257-2512174
-Posada El Cabestrero: Carrera 3. (58)257-2530102 
@loscuentosdemitierra @erikapaz

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario