Espacio publicitario

Viajero de naturaleza

Aragua-Carabobo

Dos planes perfectos en estados vecinos para disfrutar de un fin de semana de diversión en el centro del país

  • EDUARDO MONZON

24/02/2019 06:00 am

Después de una jornada ardua de trabajo siempre es necesario desconectarse de la rutina y recrear los sentidos. No todos tienen la posibilidad de escaparse de la ciudad entre lunes y viernes, por eso les contaré de los recorridos que he compartido con buenos amigos en dos recientes fines de semana, para todos los gustos y presupuestos.

Hacienda Santa Teresa 
Quienes transitan desde siempre por la Autopista Regional del Centro, ya sabrán reconocer dos imponentes filas de chaguaramos que se adueñan del paisaje. Se trata del hogar de uno de los mejores y más famosos rones de Venezuela: Santa Teresa.

Fundada en 1976, esta hacienda, ubicada en el estado Aragua, rebosa frescura bajo los enormes árboles que cobijan el área principal, donde se ubica la antigua estación de tren El Consejo. 

Al caminar desde la entrada se podrá apreciar agradables áreas comunes para disfrutar de un buen trago, el viejo vagón que reposa sobre los rieles, una tienda libre de impuestos y una taquilla para poder disfrutar de las opciones de diversión que ofrece la empresa a los visitantes. 

Lo ideal es ser parte de la Ruta Santa Teresa, un paseo de hora y media para conocer la hacienda, el proceso completo para la elaboración del ron y la filosofía de trabajo que crearon basados en el rugby, un deporte de origen inglés lleno de mensajes claves para que cualquier equipo alcance el éxito. 

Al subir a un gran vehículo compartido se inicia el recorrido guiado, la vista se complace al pasar por la cruz de Aragua, esa gran formación de palmeras gigantes, cuyos verdes contrastan con el azul del cielo. Es justo ahí donde se realiza la primera parada para conocer la importancia y simbología de estos chaguaramos para todos los integrantes de la hacienda, el proceso de la zafra y dar una primera mirada al significado del rugby. 

Así se continúa por la ruta, que se hace bastante amena con las actividades dirigidas inspiradas en el rugby y las explicaciones que brinda el guía del recorrido. Cada parada está destinada a descubrir un proceso que hace posible la obtención de este ron de reconocimiento mundial: la fermentación, destilación y añejamiento. La mejor parte es ir degustando cada tipo de ron y brindar por la alegría de un día de ameno paseo. 

No hay que retirarse de la hacienda sin conocer el Proyecto Alcatraz, un programa de reinserción de jóvenes con problemas de conducta, a través de la práctica del rugby y los valores que encierra. El proyecto se inició en el año 2003, luego de un robo en la hacienda, a los asaltantes se les dio la oportunidad de trabajar en la empresa y cambiar para mejor la realidad de sus vidas. Instagram: @hdasantateresa. 

El Estero Camping 
Si lo que se desea es un poco más de calma, silencio y naturaleza, los Valles Altos de Carabobo siempre ofrecen un refugio de tranquilidad. En el pueblo de Aguirre, más allá de Bejuma, funciona hace varios años El Estero, un agradable restaurante de comida criolla, donde son famosas las enormes y suculentas cachapas. Se come en un bonito corredor abierto, rodeado de plantas y flores. 

La novedad es que ahora decidieron aprovechar sus amplias áreas verdes para crear un espacio de camping, para que los visitantes puedan dormir al aire libre, disfrutando de la agradable temperatura que se adueña del lugar al llegar la noche.

Se trata de un campamento bastante controlado, que puede ser ideal para los niños o cualquier grupo de amigos que no deseen sacrificar mucho su comodidad. En el lugar cuentan con baños, un espacio techado con parrillera y acceso a Wifi. Los visitantes tienen la posibilidad de armar un plan ajustado a su medida, donde pueden llevar sus propios alimentos y realizar consumos en el restaurante. 

Además de acampar se pueden realizar varias actividades, como una caminata hacia una montaña cercana. Se trata de un recorrido corto y de baja dificultad que lleva hacia un mirador rodeado de pinos, con vista a todo el pueblo de Aguirre y las colinas que lo abrazan. El viento fresco y la calma hacen perfecto el momento, especialmente durante el atardecer. 

Otra opción es planificar una visita al pueblo de Canoabo, ya famoso por su renombrada fábrica de chocolate artesanal. Lo que pocos conocen son los ríos de esta zona, con maravillosos pozos y cascadas que sorprenden. Es posible realizar un recorrido río arriba, con la compañía de un guía local, para descubrir este paisaje natural lleno de vida, para recibir toda la fuerza del agua y regresar recargados de energía y felicidad plena. No olvide llevar repelente de insectos, los mosquitos abundan en la zona. Instagram: @elesterocarneenvara. 

@eduardomonzn

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario