Espacio publicitario

Geografía del paladar

Táchira y su cocina

La gran variedad de los productos agrícolas tachirenses ha generado impacto en la diversidad de su gastronomía

  • VICTOR MORENO

03/02/2019 06:00 am

La Cocina del Táchira es muy variada e interesante, los productos de la tierra como la arveja y la papa, han tenido una gran importancia en los condumios de este estado en el occidente venezolano. El investigador Luis Felipe Ramón y Rivera en sus Libros sobre el folklore tachirense, escribió capítulos inolvidables de la comida y sus costumbres en este territorio tan significativo para el país. 

El Táchira es una tierra de gente trabajadora, que desde muy temprano comienzan la faena, de allí que nuestro respetado historiador Manuel Caballero manifestara que los tachirenses son gente muy fuerte porque desayunan con sopa, se refería a la noble pisca andina, compañera de los amaneceres de los campesinos, que después del tinto tomaban este caldo tan reconstituyente para empezar la jornada. 

La emprendedora Leonor Peña escribió el libro La Cocina Tachirense, que recoge una gran cantidad de recetas, donde se encuentra este preciado patrimonio. En él encontramos: sopas, mazamorras, mute, ajiaco, sancochos y piscas que para el clima del páramo son tan agradecidos por los parroquianos, además huevos, pericos, carnes, embutidos, panes, hallacas, almojábanas y la rica dulcería. 

Esta publicación de Leonor Peña es un gran referente de la importancia que en todos los estados de Venezuela se escriban sus respectivos recetarios. En el Táchira, el café siempre gozó de gran prestigio y los mercados de San Cristóbal, Capacho, La Grita y tantos otros son el mostrador de la gran biodiversidad que tenemos. 

La nueva cocina del Táchira, tiene en San Cristóbal, varios cocineros a tiempo completo, como el chef Leandro Mora que desde Casa Cania oficia y nos presenta platos como los siguientes: ensalada de queso paisa asado, sopa de arvejas frescas, mini carpaccio de remolachas rostizadas, gallina rellena y un quesillo de auyama villorra, que recuerda que el lugar fundacional de la ciudad se llamaba el valle de las auyamas. Estas referencias en libros y publicaciones en general nos demuestran que tenemos una cocina con pasado, presente y futuro. 

LA DULCERIA TACHIRENSE 
Hay una larga tradición dulcera en los habitantes del estado Táchira, al punto que muchos no se acuestan sin probar un bocado de nuestra dulce panela, los más adictos la acompañan con queso paramero desmoronado, la gloria justo antes de dormir. 

Nuestras abuelas pasaban horas en la cocina de leña de la casa con una paila rebosante de higos y como hilo conductor un melao de nuestra entrañable panela crepitando en su cocción, otro dulce imperdible eran las melcochas colocadas primorosamente sobre hojas de naranjo, despegar el dulce de la hoja es viajar a nuestra niñez y recordar como se fundía en nuestras bocas con infinito placer. 

En nuestra adolescencia una cuadra antes de llegar al cine para ver una película, en una esquina mejor conocida como plato e dulce, comíamos dulce de leche combinado con higos y no importa la cantidad de veces que lo comíamos junto con un fresco vaso de agua que en la próxima película repetíamos el ritual con gran alborozo y regocijo del paladar. 

Las tortas tachirenses complementan este festín dulce y cualquier ocasión es propicia para disfrutarlas, algunas son más conocidas que otras y muchas matronas tachirenses guardan la receta con mucho celo para el disfrute de familiares y amigos. 

Algunas de estas tortas son locales como: la torta de Mazorcas Taribera y las mantecadas de La Grita. Mención especial tiene la torta de plátanos maduros con sus ingredientes como el queso blanco rayado, las cucharadas de panela raspada y algunos golosos le agregan bocadillos de guayaba. Entre conservas, quesillos y tortas, el Táchira es una fiesta gustosa con dulces.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario