Espacio publicitario

Recorridos interesantes

Bogotá decembrina

La capital colombiana se viste con sus mejores galas para recibir a más de 150 mil turistas extranjeros

  • Diario El Universal

06/01/2019 06:00 am

Verónica Malavé

Una cosa es haber conocido Bogotá por turismo o por trabajo en cualquier mes del año y otra, totalmente distinta es visitarla en familia y para la época de Navidad. 

Así lo constatamos mi esposo, mi hija Daniela de 7 años y yo en diciembre, cuando pisamos la ciudad colombiana, la tercera capital mas alta de Suramérica, después de Quito y La Paz. 

La Navidad se encendió este 2018 oficialmente el 2 de diciembre y para mi hija Daniela resultó un espectáculo impactante e inolvidable ver cómo decoran y alumbran con luces de colores y múltiples figuras toda la ciudad: edificaciones privadas y públicas, calles, avenidas, comercios y principalmente los parques, tal como el Parque El Tunal donde la alcaldía colocó un asombroso árbol de navidad de 50 metros de altura. Tal es el ambiente festivo que se percibe, que no dudamos en adelantarle su obsequio navideño a Daniela, un par de patines en línea para que gozara patinando a rienda suelta hasta avanzada la noche en el Parque de la 93, donde además durante esos días disfrutamos de conciertos de música navideña al aire libre. 

La ciudad entera se viste literalmente de Navidad y el Cerro Monserrate resplandece desde lejos y potencia su atractivo natural como mirador, lugar turístico y de Fe, emblemático para los colombianos. Por momentos quizás se te tranca el pecho y sientes que apenas puedes respirar mientras vas ascendiendo en su funicular o teleférico, pero no sólo por su altura de 3.152 mts. sobre el nivel del mar, sino también al contemplar el maravilloso alumbrado navideño realizado este año con 18.000 mts de mangueras con la novedosa tecnología Led programable, más de 2.100 extensiones luminosas, 1.200 bombillos, reflectores y controles electrónicos, distribuidos a lo largo de estructuras y figuras gigantes fabricadas con material de reciclaje entre las cuales destacan: la Virgen María, San José y el Niño Jesús justo en la entrada al Santuario, así como un sin fin de ángeles, animales y flores de muchos colores entre otras. 

Los mas importantes centros comerciales de Bogotá como el Andino, el Unicentro y otros merecen una mención especial también en cuanto a sus decoraciones navideñas, especiales para niños de distintas edades. Renos gigantes que pueden cabalgar, estaciones con regalos y objetos inmensos hechos en material de goma con los que pueden jugar y hasta toboganes improvisados por la temporada les permite a los niños lanzarse desde los pisos superiores para caer abajo en medio de un bosque de árboles de navidad. 

Pero no sólo las maravillas terrenales mi hija Daniela pudo contemplar en este viaje a Bogotá. También realizamos una corta visita al Planetario de la ciudad, donde a través de una proyección realizada en la cúpula de su moderno domo con tecnología "Nanoseam" (que traduce sin costuras), vivimos toda una experiencia pedagógica interesante y exploramos en forma muy entretenida las constelaciones, las estrellas y el sistema solar. 

Y como para conocer realmente una ciudad hay que vivirla como la viven sus habitantes, pues Daniela y yo no podíamos dejar de recorrerla aunque fuera en un tramo corto pero intenso, a plena hora pico, en TransMilenio, referente de sistema de transporte público masivo en el mundo. Y fue así, como en unidades interconectadas por especies de acordeones nos trasladamos hasta el centro de la capital para conocer parte de su riqueza histórica y cultural. Juntas caminamos por las calles estrechas y empinadas de la zona colonial de La Candelaria e hicimos una parada en el Museo del famoso muralista, pintor y escultor colombiano Fernando Botero para admirar sus voluptuosas obras, además de otras de Picasso, Monét, Renoir y Miró.

Después de semejante aventura, el hambre perturba a cualquiera y más cuando se trata de niños. Por eso, entre los muchos lugares que ofrece Bogotá en materia gastronómica encabezados por el tradicional Andrés Carne de Res, mi recomendación como turista para ir en familia es el Restaurante La Juguetería, ubicado en La Macarena. Es literalmente una juguetería gigante que conjuga en un menú extenso con nombres divertidos, la buena comida tradicional colombiana e internacional en un ambiente fuera de lo común y entretenido para los niños hasta con una taza giratoria mecánica gigante, desde donde pueden ordenar su comida favorita. 

Por todo esto, para mi Bogotá es sin duda, una excelente elección para un próximo viaje y plan familiar en una época tan significativa y especial como la Navidad.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario