Espacio publicitario

Descubriendo ciudades

Filadelfia, la ciudad del amor fraternal

La capital de Pensilvania, donde se firmó el acta de la declaración de independencia de Estados Unidos en 1776, es sinónimo de historia, arte y amor

  • Diario El Universal

18/12/2018 10:17 am

Pedro D'Alessandria

Una visita a Filadelfia es adentrarse en una ciudad vibrante que fusiona la más pura historia de los Estados Unidos con la modernidad de nuestros días. Conocida también como "la ciudad del amor fraternal", ya que su nombre representa la traducción del griego philo (amor) y adelphos (hermano) gracias al empeño de su fundador William Penn, un Quaker inglés, quien había sido perseguido por sus creencias y quería que en su colonia se profesara la libertad de cultos. Esta metrópoli jugó un papel protagónico durante la revolución norteamericana. Fue aquí donde se firmó el acta de la Declaración de Independencia en 1776 y además fue la primera capital de la nación. En la actualidad, Filadelfia es la sexta ciudad con más población en el coloso del norte, con más de millón y medio de habitantes.

No hay mejor forma de conocerla que recorriendo sus calles a pie, y por ello la mejor idea es alojarse en el centro o Center City. Todo un abanico de hoteles, que van desde las más reconocidas cadenas hasta los más vanguardistas, se encuentran esparcidos en esta pujante área cuyas calles mantienen muchas de las intrincadas joyas arquitectónicas erigidas a partir del siglo 17. 

Ubicada en la Plaza Penn, esta imponente estructura de nueve pisos cuya construcción se remonta a 1871, parece incrustada entre las calles pobladas de edificaciones contemporáneas. Encima de su cúpula está la gigantesca estatua de Penn que mira hacia al noreste de la ciudad. Bien vale la pena tomar un tour para recorrer el edificio municipal activo más grande de los Estados Unidos. El paseo culmina con la subida al mirador ubicado exactamente debajo de la estatua de bronce. Desde aquí se visualiza una magnífica panorámica de la ciudad. Eso sí, hay que armarse de paciencia, ya que el ascensor que llega al tope tiene capacidad para solo cuatro personas y puede tomar tiempo si el grupo es numeroso. Una vez arriba hay que maximizar la experiencia, el guardia de turno se asegura que no pase de unos 10 minutos.

A la salida del City Hall, se encuentra Dilworth Park, una plaza de esparcimiento que contrasta con su fuente interactiva y los accesos transparentes del metro. A tan solo unas cuadras, está el rascacielos One Liberty, otra alternativa para contemplar esta urbe desde lo alto de su mirador en el piso 57. Directamente en diagonal al Hall, se puede apreciar el Love Park o Parque del Amor, denominado popularmente así gracias a la emblemática escultura del artista Robert Indiana cuyo hogar es la plaza. La gente hace fila para tomarse fotos en parejas besándose o solos debajo de las llamativas letras rojas que forman la palabra LOVE, ya sinónimo de Filadelfia.

A continuación, al que guste de caminar, andar por la Avenida Benjamin Franklin Parkway, modelada bajo los Campos Elíseos parisinos, es un gran paseo por el corazón cultural de Filadelfia. Adornada con las ondeantes banderas del mundo, incluyendo la venezolana, de lado y lado, la gran vía se extiende hasta llegar al icónico Museo Contemporáneo de Arte de Filadelfia. En el camino uno se topa con una rotunda donde emerge majestuosa la fuente estilo art deco, Swann Memorial, y a sus laterales la Biblioteca Pública, el Museo de Rodin y el Instituto Franklin entre otros. 

Al llegar al Museo lo primero que salta a la vista son los 72 peldaños de la escalera que la película Rocky (1976) inmortalizó. Jóvenes de todas partes del mundo la suben corriendo y se toman fotos triunfantes tal y como lo hizo el archiconocido boxeador. Y a un lado, la estatua realizada para la tercera entrega de la saga atrae a todos los visitantes que buscan capturar el momento para el recuerdo. Desde lo alto de las escaleras, hay que detenerse para dejarse cautivar con una vista del paseo con la ciudad de fondo, y si tiene suerte de presenciar el atardecer, la escena con su gama de colores es digna de una postal. 

Es imprescindible dedicar otro día a internarse en la historia al recorrer el Parque Nacional de la Independencia, Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es casi imposible no dejar de sentirse impactado por la docena de construcciones de finales de siglo 17 que abarcan varias manzanas. Un tour por el Independence Hall es gratis, mas es aconsejable llegar muy temprano porque los tickets asignados se agotan rápidamente. 

Parada obligada es la visita a la Liberty Bell (Campana de la Libertad) dentro de su propio y moderno santuario de ventanas de cristal. Es libre de costo, pero se debe hacer una fila que demora por la inspección de seguridad. Es la oportunidad de fotografiarse al lado de la campana con su fisura frontal, símbolo mundial, tal y como lo han hecho infinidad de mandatarios y personajes ilustres. 

Mucho hay que hacer y valorar en este lugar en el que uno se topa a cada momento con sorprendentes murales cuyos lienzos son las paredes de los edificios como parte de un programa cultural que reúne a sus artífices con jóvenes perseguidos por hacer grafitis. Para el 2019, Filadelfia inaugurará el Distrito de la Moda, reabrirá infinidad de restauraciones, nuevos hoteles, le dará la bienvenida al musical de Broadway, Hamilton, y presentará exhibiciones de arte y de cultura pop.  

@DAlessandriaP

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario