Compartir

Crucero

Miami es punto de encuentro de viajeros que se refugian en hoteles flotantes para visitar islas paradisíacas

imageRotate
Vista aérea del puerto de Miami donde se encuentran atracados un buen número de transatlánticos de recreo (EFE)
| 1 | 2 |
EL UNIVERSAL
domingo 29 de septiembre de 2013  12:00 AM
En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.

Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.

Los barcos más modernos
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.

El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.

Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".

Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.

Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes
En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.
Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.
LOS barcos MáS MODERNOS
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.
El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.
Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".
Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.
Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes
En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.

Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.

Los barcos más modernos
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.
El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.
Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".
Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.
Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes
En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.
Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.
LOS barcos MáS MODERNOS
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.
El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.
Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".
Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.
Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes

En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.

Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.

Los barcos más modernos
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.

El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.

Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".
Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.
Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes
En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.
Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.
LOS barcos MáS MODERNOS
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.
El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.
Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".
Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.
Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes
En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.

Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.

Los barcos más modernos
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.
El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.
Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".
Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.
Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes
En el puerto de Miami, reconocido como la "Capital del mundo de los cruceros", atracan y zarpan los lujosos barcos desde sus siete terminales consideradas unas de las modernas del mundo y que están diseñadas para movilizar rápidamente a los turistas desde "tierra al mar". "Se nos considera la capital mundial de los cruceros. El puerto tiene una historia muy rica sobre ello. La industria de los cruceros modernos empezó aquí en los años 60", dice el subdirector del puerto de Miami, Juan M. Kuryla.

Más visitantes
Algunas de las líneas de cruceros que protagonizaron ese inicio se mantienen en la terminal como Norwegian Cruise, Carnival Cruise y Royal Caribbean International. "Son nuestras tres empresas más grandes en el puerto de Miami", aseguró Kuryla. Parte del papel que "jugamos en esa industria es proveer un puerto que tenga las instalaciones necesarias para atracar los barcos más grandes y los más nuevos". La terminal portuaria recibe más de cuatro  millones de turistas cada año "y ningún otro puerto en el mundo se acerca a este volumen de pasajeros", según el director de esa entidad, Bill Johnson.

El Puerto de Miami tiene un impacto económico que excede los 18.000 millones de dólares al año, y genera más de 180.000 empleos en el sur de Florida, de acuerdo con cifras de Kuryla. Además, es el segundo motor económico del condado Miami-Dade, después de su aeropuerto internacional. "La infraestructura que tenemos y la confianza que depositan en nosotros las líneas de cruceros ha permitido que se le reconozca como el puerto de mayor movilización de pasajeros de cruceros del mundo".
Su ubicación en una de las ciudades más famosas de Estados Unidos y su cercanía al aeropuerto de Miami contribuyen a consolidarlo en la industria de cruceros.
Miami ofrece a los turistas, además de su sabor latino, múltiples actividades que pueden realizar antes de embarcar o a su regreso del crucero: asistir a eventos multiculturales, ir de compras a centros comerciales, broncearse en sus soleadas playas y hospedarse en una gama de hoteles accesibles a todo presupuesto.
Royal Caribbean International ofrece excursiones a Miami y una gira por el hotel Biltmore, la piscina Veneciana en Coral Gables, Pequeña Habana y playas de South Beach.

Un plan para pensar
En cuanto al aeropuerto, Kuryla dijo que "para ser un puerto base se necesita la conexión aérea para los pasajeros que vienen desde otros estados o países y se conecten al puerto de forma inmediata. Y el número de vuelos internacionales que aterrizan en Miami es un beneficio total para el puerto".

Para reforzar su posición en la industria internacional de cruceros, el puerto cuenta con el llamado Plan Maestro 2035 que contiene las mejoras a su infraestructura durante las próximas dos décadas. Este ambicioso plan de 2.000 millones de dólares, que contempla también una expansión significativa del área de carga, incluye la construcción de una "megaterminal" en la que podrían atracar hasta cuatro grandes barcos de cruceros simultáneamente. Conectar el puerto con el centro de Miami mediante un sistema de transporte que incluye al Metrorail, lo que permitirá a los turistas viajar hacia esa terminal en tren, es otro de los aspectos del Plan.

Los barcos de 13 líneas atracan en Miami, algunos dos o tres veces a la semana y otros tres veces al año. La temporada "más ocupada del puerto va noviembre a abril, durante el invierno en Europa y norte de EEUU", dijó Kuryla. A finales de 2012 esa terminal portuaria acogió cinco barcos más en la flota de cruceros que tienen su base en Miami: Navigator de Regent Seven Seas Cruises, Breeze de Carnival Cruise Lines, Riviera de Oceanía Cruises, Reflection de Celebrity Cruises y Disney Wonder de Disney Cruise Line.
Regent Seven Seas Cruises y MSC Cruises USA, que operan en el vecino puerto Everglades en Fort Lauderdale, se están mudando a las instalaciones de su rival de Miami.
Ya llegó el Mariner de Regent Seven Seas Cruises, y el Divina de la empresa MSC Cruises USA y en la primavera de 2014 el Getaway de Norwegian Cruise Line.
Kuryla aseguró que la "capital del mundo de los cruceros" ofrece siete terminales "ultramodernas para atracar los barcos más grandes", y para ello han realizado algunas inversiones que consideran importantes.
LOS barcos MáS MODERNOS
La más reciente de 16 millones de dólares se llevó a cabo para recibir al Carnival Breeze y el dinero se destinó para ampliar la terminal en 19.000 m2, comprar nuevos puentes para conectar la terminal con el barco y construir más instalaciones como puntos de control de pasajeros.
El Carnival Breeze con capacidad para 3.690 pasajeros, es el más grande de Carnival Cruise Lines que tiene como puerto base a Miami y ofrece cruceros de seis y ocho días a las islas Turcos y Caicos, La Romana en República Dominicana, Curazao, Aruba, Jamaica, Bahamas, las islas Vírgenes británicas y estadounidenses.
El barco, de 130.000 toneladas, es el crucero número 24 de la flota de esa empresa y antes de tener a Miami como su puerto base navegó por el Mediterráneo. Entre sus actividades de entretenimiento ofrece un popular parque de agua, un complejo de recreación con un pequeño campo de golf, piscinas y otras instalaciones.
Otros de los más modernos transatlánticos, según los directivos del puerto, son el Reflection y Riviera. El primero de 126.000 toneladas y capacidad para 3.052 pasajeros, comenzó su ruta a Bahamas, Puerto Rico, St Maarten, St Kitts y St Thomas. El Riviera, de 66.084 toneladas y capacidad para 1.250 pasajeros, comenzó su travesía a finales de noviembre a su ruta Islas idílicas: St Maarten, Antigua, Barbados, Santa Lucía, St Barts y Puerto Rico.
Desde diciembre está recorriendo la ruta "Misterio maya" que integran las islas Caimán, Cozumel en México, Ciudad Belice en Belice, Santo Tomás en Guatemala, Roatán en Honduras, Costa Maya en México y los Cayos de Florida, en el extremo sur de esta península estadounidense.
Este transatlántico es considerado un barco "ultra de lujo" y directivos de Oceanía Cruises afirman que es uno de los más "sofisticados y elegantes que han debutado en los últimos 50 años".
Las suites están decoradas con muebles fabricados por marcas famosas como Ralph Lauren Home, baños suntuosos, sofisticados sistemas de entretenimiento que incluye televisores pantalla plana y películas tridimensionales.
Cuentan con seis restaurantes especializados en comida gourmet y los pasajeros pueden utilizar sus laptop y iPad.
Según las proyecciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), entre los principales destinos de los transatlánticos, para este año, están Alaska, el Caribe, las islas griegas, Europa, Sudamérica, Hawai y el Pacífico sur.
Para las próximas temporadas esperan un crecimiento de los pasajeros de la tercera de edad, de familias o grupos de amigos; jóvenes, solteros y grupos corporativos.
Sonia Osorio/Efe Reportajes
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir