ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 11 de noviembre, 2012 | Actualizado hace
 
Compartir

Argentina

Bariloche y Villa La Angostura brindan opciones de hospedaje que no dan lugar a ninguna inconformidad del turista. El paladar también sucumbe a las maravillas gastronómicas que se consiguen en estas tierras. En cada época del año el paisaje se transforma para sorprender a los visitantes

imageRotate
La mayor parte de la hotelería en Villa La Angostura y Bariloche ofrece servicio de spa (Cortesía)
| 1 | 2 | 3 | 4 |
OCARINA ESPINOZA |  EL UNIVERSAL
domingo 11 de noviembre de 2012  12:00 AM
La conocida Bariloche y la no menos hermosa Villa La Angostura son dos ciudades de la Patagonia argentina que ofrecen paisajes únicos sobre el follaje del planeta. Alrededor de esos paisajes -que de acuerdo con las diferentes estaciones del año, varían su manera de cortar el aliento- se ha conformado una infraestructura hotelera, una gastronomía y unas actividades de recreación que no dejan espacio para alguna inconformidad de sus visitantes.

Desde Buenos Aires, un vuelo a San Carlos de Bariloche no toma más de hora y media, la ciudad se encuentra en la provincia de Río Negro a orillas del lago Nauel Huapi, es el destino patagónico más visitado por extranjeros y el tercero para los argentinos. Villa La Angostura está a un tris, recorriendo en carretera una hora desde Bariloche llegará a una ciudad que es parte de la provincia de Neuquén, menos moderna, más tradicional  e íntima pero que permite el libre albedrío: escoger entre la quietud y la adrenalina, según las actividades a realizar.

Bariloche es el destino favorito de los estudiantes que cursan el último año de secundaria en Argentina,  los locales le llaman el  "viaje de egresados" y son estos turistas seguros los que  han hecho que la ciudad tenga siempre ofertas novedosas de entretenimiento y una variedad en cuanto a alternativas de hospedaje y gastronomía.

Si lo que se desea es disfrutar de lo mejor de estos destinos, en alojamiento hay opciones en Bariloche como el Llao Llao, El Casco Art Hotel, El Catedral, El Galileo o el Charming. El Hotel Llao Llao es el más antiguo de esta ciudad, preferido por dignatarios del mundo que visitan el lugar. Es literalmente una ciudad de lujo en sí misma, con campo de golf propio, spas hasta para los más pequeños, piscinas temperadas con vista a las montañas nevadas, gimnasios, salones de conferencias, restaurantes y un centenar de habitaciones.

El Casco es un lugar pensado para los amantes del arte, el hotel se trajeó de galería, en cada una de sus habitaciones, a lo largo de sus pasillos y áreas comunes, exhibe obras de arte de famosos pintores y escultores argentinos, las obras están a la venta. El aire ejecutivo es lo que lo  caracteriza. Para los que prefieren hoteles de montaña está El Catedral, frente al cerro homónimo que se ha constituido en uno de los mayores centros de esquí de Sudamérica. Los medios de elevación quedan a un paso del hotel para quienes los deportes en nieve son prioridad.

El Galileo también se encuentra al pie de la montaña, regala habitaciones de cabañas en las que en invierno puede caminar descalzo sobre sus pisos cálidos gracias a un sistema de calefacción por "piso radiante". Se llega a la base del Catedral a unos 10 minutos caminando.

Cada habitación en el Galileo también cuenta con chimeneas que puede encender con madera y a pocos pasos de su cama encontrar un  jacuzzi, en el que cada visitante es artífice de su propia hidroterapia. Pero lo más emblemático del Galileo es su observatorio particular, al que debe su nombre. Sus huéspedes tienen un boleto de primera fila para observar las noches de cielos estrellados, que coronan la montaña.

Otra opción de este tipo es el Charming, son cabañas enclavadas en las montañas, el sello de sus habitaciones son los spas particulares en el que el visitante puede programar horas de aroma y color terapia.

En Villa La Angostura han hecho una simbiosis perfecta entre la naturaleza y los refugios cinco estrellas. Correntoso, Las Balsas o el Luma (nombre científico del arrayán, árbol típico de la región cuya característica principal es el color canela de sus troncos y hojas), hacen del recorrido de sus instalaciones una experiencia inenarrable.

Correntoso es uno de los hoteles de más tradición. Construido en la época de los primeros asentamientos alemanes, es un ejemplo que ha seguido a lo largo de los años la infraestructura hotelera de la región en la que la legislación actual obliga a construir los hospedajes con la madera del mismo lugar ocupado, atendiendo además a la conservación ecológica.

En los tres hoteles se puede rendir tributo al cuerpo en sus piscinas temperadas o spas. Los paisajes son lo más conmovedor, solo estando ahí pueden vivirse las emociones que esto produce.

No en balde existen leyendas que hablan de la inspiración que Walt Disney encontró en estas tierras para recrear la naturaleza en su obra Bamby. El servicio es personalizado, en el Luma por ejemplo lo llaman por su nombre para complacer cualquier anhelo. Camas enormes con almohadas y edredones mullidos, solicitadas a través de unos menús, tinas que ofrecen sales aromáticas para un baño sencillo y diario, son parte de lo que puede sorprenderle gratamente de estos lugares.

Éxtasis gastronómico
Como estos son lugares para complacer los sentidos, el gusto no está excluido, los hoteles son en sí una oferta gastronómica única. En ellos se pueden degustar un bifé de chorizo argentino, siervo, un cordero o trucha patagónica para hablar de los platos más típicos, pero en realidad la oferta es interminable.

Quienes visitan la Patagonia, además de atender a las acostumbradas horas de desayuno, almuerzo y cena, disfrutan de la hora del té, casi un culto en la región y no es para menos con la variedad de infusiones y delicateses que ofrecen en cada lugar.

El chocolate patagónico es reconocido como los mejores del mundo y está presente en sus postres; los frutos rojos son también una constante tanto en los sabores del té como en las presentaciones dulces.

Así se puede probar un claufotis de naranja, mousse de chocolate, los infaltables alfajores, las medias lunas argentinas o los panes tostados con queso fundido en una tarde de té. Los sabores doblegan los paladares más exigentes.

Hay quienes se saltan el té y toman la hora para saborear una Quillmes o darle cabida a los vinos de la región o un siempre bien ponderado Malbec argentino. Hay para todos los gustos.

Si no le basta con la oferta gastronómica en hoteles, en Bariloche el casco central, en el que hay variedad de tiendas, es un común conseguir casas de chocolates como Fenoglio, Mamuschka, Rapanui. En Fenoglio halla el típico chocolate en rama patagónico; en Mamuschka los rellenos de dulce de leche y algunos con formas de ositos y carritos para los más pequeños.

En Rapanui se encuentran los rellenos de frambuesa o frutilla como llaman a la fresa los sureños. Los envoltorios de estas delicias son coleccionables, verdaderas obras de arte.

A pocos minutos del centro es fácil ver repleto el restaurante de la Familia Weiss, en el que se consigue toda la comida típica argentina y más, los ahumaditos son los abrebocas de los comensales que disfrutan en el lugar de espectáculos en vivo y hasta de clases básicas de tango.

El Living del Almacén está considerado por los lugareños uno de los mejores sitios para comer. Es una casa no muy grande que alberga las fotografías que durante años tomó la editora de revistas de turismo y moda argentinas, Julie Bergadá, dueña del lugar.

Para ordenar sus anfitriones le pondrán una pizarra en frente de sus ojos con los platos del día. Puede comenzar pidiendo un pisco como aperitivo y seguir con una sopa, tienen un sabor tan casero que reconfortan el alma, y evitan las saudades que cualquiera pueda tener tras muchos días lejos del hogar.

No deje de compartir un fondue de queso o la variedad de carnes y pescados, todas hechas por la mano de una bohemia prestada a la gastronomía.

En Villa La Angostura el restaurante Chop Chop sincretiza los sabores de la zona en su cordero hecho en una parrilla a carbón o leña que se hace a la vista de los comensales.

El lugar comenzó como un sitio para degustar comida internacional, pero según explica su propio dueño, Eduardo Fernández, mutó a los gustos del argentino y de la región ofreciendo ahora en su mayoría carnes y pescados a la parrilla acompañados de ensaladas frescas de lechuga, zanahoria, pepinos, tomates.

El negocio exhibe a su entrada fotos de todos los famosos del mundo que han probado la comida de Fernández. Fiona es la anfitriona no declarada, una golden retriver, que es parte del personal.

Del retozo a la adrenalina 
La Patagonia complace a quien busca descanso, pero también a los que quieren acción, sea a través de los deportes o con la vida nocturna. En Villa La Angostura es frecuente la pesca con mosca, las caminatas y cabalgatas por sus montañas y lagos, opciones para los más serenos.

Para esquiar, hacer snoboard, caminata de raquetas o simplemente disfrutar de las vistas del lago Nauel Huapi está el Cerro Bayo en Villa La Angostura o el Catedral y el Tronador en Bariloche en época de invierno.

Para visitar y disfrutar de vistas en Bariloche puede acudir al Centro Cívico y la Colonia Suiza o al mirador Vista Panorámica en el que también se puede comprar artesanía, licores y mermeladas caseras, entre ellos los de Rosa Mosqueta, exclusivos de la zona.

Para los jóvenes acaba de abrir el IceBariloche en el Hotel Panamericano, un bar con barra, mesas y sillas talladas en hielo, se entra  ataviado con capa y guantes de invierno a oír la música de moda y a tomar tragos que ayuden a subir la temperatura del cuerpo. La estadía no tiene límites de tiempo, algunos han conseguido estar hasta una hora en el lugar, solo por compartir con las hermosas bartenders.

Pensar en la Patagonia argentina es sin duda visualizar un destino en el que no habrá deseo que no pueda complacer.

oespinoza@eluniversal.com
Compartir
[an error occurred while processing this directive]
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar