Espacio publicitario

“ Cada mesa es un mundo. Cada botella de vino es una historia”

Con el Restaurante El Alazán, sus características, desarrollo, historias y calidad sostenida, damos comienzo al seriado especial “Los de siempre”

  • Diario El Universal

19/07/2019 05:59 pm

Osmelia Díaz-Granados B.
Especial para El Universal

Para llegar a esta frase se necesita mucha vivencia, mucha observación y atención. Mucho trabajo duro en cocina y ganas de seguir. Así lo expresa la actual gerencia, del restaurante de siempre, El Alazán. No en vano lleva tan en alto su nombre durante 60 años. Es así, como el potro que lleva su nombre. De estructura física fuerte, bases sólidas, erguido. También, es amable y confiable. 

Con el Restaurante El Alazán, sus características, desarrollo, historias y calidad sostenida, damos comienzo al seriado especial “Los de siempre”. Espacio dedicado a esos lugares que permanecen en el tiempo, con la excelente calidad de sus ofertas y servicio. 

“Los de siempre”, son esos lugares donde aún existen maestros gastronómicos activos, o ya se despidieron, y dejaron sus recetas, sazones y secretos. Lugares que complacen paladares de siempre y obsequian un gran legado a los nuevos platos que surgen de manos de las actuales generaciones culinarias. El Alazán es así, un restaurante de siempre. 


Con sabor y aroma a nuestras tradicionales carnes, quesos, nata, arepitas y hallaquitas acompañantes. También ofrecen impresionantes cortes de carne locales, americanos y sureños. Llevar 60 años en la restauración, de generación en generación, no es tarea fácil de sostener. Ellos, cabalgando su potro Alazán, lo han logrado por tener siempre el norte claro: Atención, atención y más atención a su público y a su brigada, con una oferta en cocina cada vez más enriquecida y manteniendo su misma calidad. 

Con los colores de la crin Alazán que lo distingue - marrones canela, y rojizos-desde que comenzó en la Av. Rómulo Gallegos, a la altura de Boleíta, en Caracas, la mesa de carnes del Rest. El Alazán, además de su frecuente visita familiar, mantiene como un ´aire masculino´. Es la pincelada del “Padre de familia”. Es punto de encuentro de hombres corporativos, publicistas, productores, emprendedores, gerentes, deportistas, en fin, varones; de distintas disciplinas y de todas las edades. 

Allí, entre cortes de exquisitas carnes de tamaños inimaginables, apetitosos contornos, y bebidas interminables, ellos cierran negocios, ven los partidos, disciernen sobre economía, atienden a sus parejas y familia; se enamoran o desamoran, piden matrimonio o divorcio y arreglan el mundo. Esos encuentros son posibles por la oferta gastronómica y el pasarla bien atendidos en el Alazán con su calidad siempre. Es una mesa recia y de carnes jugosas. 


Su característico cuchillo de fuerte mango negro, cuando cae a tu derecha en la mesa, como en cámara lenta…parece que de pronto hablara diciéndote…”prepárate para lo que viene”…En esa fracción del momento te entregas y piensas… “pues…sí…me como lo que venga! ”. Y lo que llega es sencillamente multisápido. Ahora entiendo las largas horas que pasábamos en familia, degustando entradas como el ceviche, los tequeños, la ensalada César de berros antes de las protagonistas: las carnes del Alazán. 

Les aseguro que todos esos platos, se mantienen con el mismo sabor y calidad de siempre. Pero, la entrada más característica, sello del Alazán, es su queso blanco a la plancha. Tiene un secreto que los hacedores en cocina no sueltan prenda; es ese rebozado tan fino, casi imperceptible, pero que lo distingue, desde siempre. 

Ni tan masculino.- Pero ese ´aire masculino´ del Rest. El Alazán, se suaviza por el halo femenino que emana la actual presencia femenina en la brigada. Jóvenes muy bien formadas, seriamente ataviadas que atienden a los comensales con educación, cortesía y la debida distancia y categoría. En mesa, lo femenino dice presente ante las generosas porciones y cortes de sus carnes que invitan a degustar y saborear con calma, como cuando sirve la ´Matrona de familia´. 


Le acompañan femeninas ensaladas de colores vivos y productos frescos que gustan siempre: La mixta con aguacate, es la de siempre y su aderezo, es secreto de Estado. La César de berros o lechugas tiene el ´toque Alazán´ de siempre. La salsa Roquefort para su centro de Lomito y sobre lechugas o sus papitas fritas. Entre las innovaciones, el “Caviar Llanero”, compuesto por capas de aguacate picadito en su base; le sigue capa de morcilla llanera molida; y la capa superior, guacamole al estilo venezolano. Es imperdible. 

Atendido profesionalmente y bien comido. Y hasta lleva grandes platos a casa. O, ella aparece en el lugar, confiada de recibir la misma buena atención y degustaciones. En el Rest. El Alazán, el artículo ´LA´, se impone: Las parrilleras, características de siempre, ubicadas en puntos estratégicos en sala, para exaltar los sentidos de los comensales…la vista y el olfato hacen de las suyas para el gusto. La barra, para aperitivos antes de la comida formal, La bodega para escoger las mejores etiquetas de caldos de distintos orígenes. Las carnes, la atención y más. 

Claves para innovar y mantenerse

Es como una red, un fino entramado familiar. Su actual gerencia es dinámica, moderna, van de la mano con el ritmo digital; están innovando a diario, dentro de lo clásico. Dos primos adultos contemporáneos, elegantes, muy educados e impecablemente ataviados cada día, reciben a los comensales personalmente junto a la brigada. No pierden el más mínimo detalle; ya saben qué quiere comer y tomar los habitué del lugar. Son agudos y avanzan rápidamente para evitar alguna mínima situación en mesa. Eso se llama: Atención al cliente. Es una característica de siempre. La clave Alazán, Nos la cuenta uno de los primos, el gerente operativo… "Nuestro objetivo es estar siempre de la mano con el personal que trabaja con nosotros. Realmente, tenemos una gran responsabilidad familiar con ellos. Tuvimos la grata experiencia de un gran empleado que se fue a otro negocio, por más dinero…al poco tiempo regresó diciendo ´aquí tengo más familia´!. Nos satisface. Detrás del Alazán hay comunicación; el equipo lo tenemos conformado por 103 integrantes y queremos que la brigada se sienta como en su casa”. 


La nueva generación al frente del Alazán, preserva “lo de siempre” partiendo del legado de sus antecesores. Para ellos… "Los fundadores, y los que les siguieron inmediato, se esforzaron muchísimo; trabajaban de forma casi esclavizada, día y noche para atender la operación y al público. Hoy día no es así. Seguimos trabajando muchísimo aplicando el legado de nuestros antecesores; ellos nos dieron responsabilidad, iniciativa, y el respeto, tanto por nuestro cliente interno, que es el personal como el cliente de ahora y de siempre. Nos satisface ver llegar a parejas con hijos adolescentes y nos dicen que celebraron aquí la Primera Comunión de él, o los quince años de ella. Lo mejor es cuando vienen con los abuelos… ellos son los consentidos clientes de siempre!”… Desde este espacio “LOS DE SIEMPRE”, rendimos honor a los sibaritas que formaron la pléyade de grandes comensales de los restaurantes venezolanos de siempre. Hoy los jóvenes directivos del Alazán, trabajan en y por Venezuela…” Lo que nos ata es el entusiasmo de trabajar con nuestra gente”… 

Opciones gastronómicas

"Sólo nos incomoda un poco no encontrar actualmente los insumos de antes para complacer a nuestros clientes... Fuimos los primeros en cambiar las copas y las tablas”...  Ante la rapidez y cambios de estilos de los actuales momentos gastronómicos, los directivos  se sienten muy satisfechos. Van avanzando con las nuevas tendencias, y ahora ofrecen una propuesta mucho más enriquecida, siempre en base a su estilo de carnes. 

En su momento, fueron los primeros innovadores que colocaron las copas altas para el vino, y cambiaron las clásicas tablas de carne por el plato de cerámica…por esto ¡causaron una gran revolución!
 
Entre sus innovaciones, cabe destacar el diseño de su plancha de granito sobre el plato para su propuesta ´Carne a la Piedra´. Es estético, limpio, no permite humo y mantiene caliente la carne, listo para la mesa. Han implementado los jueves de hamburguesas, con la combinación de sus ricas carnes de lomo y de cerdo. El pan lo hacen en casa y acompañan con sus crujientes papitas chips. Están al día con la era digital y su mejor promoción y publicidad es, el ´boca a boca´. No se estresan y publican con absoluta honestidad en sus Redes Sociales lo que realmente ofrecen. 

Desde sus apetitosas carnes, pasando por buenas pinceladas del mar como los ceviches y camarones al ajillo. También el chupe de pollo, fideguá, carpaccio, pinchos, entre otros. 


Hoy, compartimos para ustedes algunos de sus cortes emblemáticos: El “Tomahawk” Steak, filete muy grueso con su costilla posterior. De impresionante presentación. Es un corte muy jugoso y con grasa intramuscular que le dan un sabor excepcional. 

Realmente para compartir entre más de dos personas T- Bone Steak: Su pulpa es de lomo y filete. Ambos tipos de carne separados por el hueso en forma de “ T “. De allí su nombre. 

Bife de Chorizo: Parte del costillar de la vaca. Por la presencia del hueso, al entrar en contacto con la llama tiene aroma y sabor muy especial Asado de Tira: Típico corte argentino. Es el corte transversal, del costillar en forma de ´tiras´, por lo que incluye el hueso que enriquece su sabor. Razón tendría el cuchillo… 

Y para endulzar el cierre, su emblemático postre marquesa de chocolate. 


El Alazán es pues, un lugar de esos que guarda la confiabilidad de servicio y calidad gastronómica que buscamos siempre. Sin inventos irreverentes, con la música adecuada para cada hora del comensal. De distintos espacios cálidos y acogedores, fabricados en madera, vitrales, piedra, lajas y, hasta una cascada que relaja. Ambientes ideales para cada tipo de disfrute: Tomar unos tragos en su barra, realizar un evento privado o corporativo, cerrar un contrato, ver el partido, o compartir con la familia y los pequeños de la casa. Un lugar con muchas historias de siempre como lo muestra el piso transparente que guarda las botellas destapadas. Le llaman "el piso de las botellas vacías"

Los directivos nos expresan…” El Alazán, es nuestra pequeña Venezuela. Allá afuera, parece que la gente no se deja querer. Aquí atendemos y cuidamos a nuestro público y brigada. Trabajamos muy duro para ofrecer lo mejor de nuestra despensa y elaboraciones. Somos como unos psicólogos frente al público pues, intuimos qué quieren…Si están molestos, hacemos todo para que lo pase muy bien. Por eso, nos involucramos con nuestro público, guardando la distancia y respetando su privacidad de disfrute en su mesa y su compañía.”

Es un verdadero honor haber comenzado nuestra serie “Los de siempre” con el Rest. El Alazán. Dentro, se puede sentir la energía e historia en sus mesas y cada botella descorchada. Como dice su directivo: “En nuestro restaurante El Alazán, cada mesa es un mundo. Cada botella de vino es una historia” Cada mesa queda. Cada botella queda. 

Coordenadas: Rest. El Alazán de Altamira. Av. Luis Roche de Altamira, Ccs. Vzla 
Instagram: @restauranteelalazan

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario