Espacio publicitario

La comida italiana innova con sabores multiculturales

El nuevo menú de La Dolce Vita presenta toques asiáticos manteniendo su tradición

  • CAROLINA CONTRERAS A.

16/02/2019 06:00 am

Tradición italiana, esa es la premisa del restaurante La Dolce Vita que recientemente renovó su menú, acentuando los sabores del país de la bota y trayendo tradiciones de tierras tan lejanas como Bielorrusia. En esta nueva carta, se mantienen sus platos insignes como los linguinis Sofía Loren, pero otros se van para darle paso a lo más innovador de la mano del chef Rosmel Méndez. 

En esta oportunidad las costumbres italianas se mezclan con sabores de otras latitudes, tal es el caso de la bruscheta panasiática la cual viene con sabores típicos de ese continente como el pescado y la salsa de anguila, combinada con aguacate y un toque de limón, haciendo de este plato todo un deleite al paladar. 



Otro de los platos que comprenden este nuevo menú es la sopa de nabo y portobello. Una infusión atrevida que se presenta discretamente y que explota en la boca debido a su toque de picante, así como las alcachofas en salsa de camarones y curry con un toque oriental y si de entradas hablamos las ensaladas también son una buena opción, en este caso la griega, con todo su sabor del Mediterráneo impregna de frescura la comida antes del plato fuerte. 

En cuanto a los crepes, resalta el de proscciuto con ajoporro, el cual marina estos sabores para presentar un plato que se consume en el norte de Italia y que es tradición en ese lugar. 

"Queremos darle un toque más modernista a nuestros platos, romper esquemas e ir más allá en la gastronomía", señala René Savina, propietario de este restaurante. Y si de romper esquemas se trata la flore de cipolla es un buen ejemplo. En este plato, la cebolla se transforma en una obra de arte para ser degustada capa por capa. 

En los platos fuertes, la pasta sigue siendo la impronta de este establecimiento. Los rigatoni al pulpo y el espaguetti alle vongole, así como los tortelinis rosa, una pasta delicada rellena de queso ricotta, higos y tomate confitado con una dulce salsa que invita a su degustación. Savina destaca que todos los ingredientes utilizados en las preparaciones son de alta calidad y que las pastas son frescas y artesanales, elaboradas cada día en la cocina. 



En cuanto los postres, las tradiciones se hacen presentes y una torta casera típica de Bielorrusia es la gran apuesta. La Medovik Pushkin es una torta elaborada con miel, en donde se elaboran finas lonjas de bizcocho y se superponen una a la otra por capas entre las que hay polvo de nuez molido y se baña con una deliciosa crema de ricotta y leche condensada, todo una fiesta al paladar criollo que no conoce este tipo de postre.


Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario