Espacio publicitario

La sazón criolla rueda por París

Ají Dulce es un foodtruck que ofrece comida venezolana en la capital gala

  • CAROLINA CONTRERAS A.

29/09/2018 09:00 am

En las calles de la capital francesa un foodtruck de color verde, con un ají dulce pintado, se pasea y dentro de él el plato más icónico de la gastronomía venezolana se cocina: la arepa, en sus distintas versiones.

Daniela Baland y Luis Machado, dos venezolanos radicados en Francia, son los fundadores de Ají Dulce, un camión que tiene cinco años rodando por las calles parisinas y que ofrece los platos más añorados por los emigrantes venezolanos: arepas, cachapas, tostones y tequeños, aunque éstos últimos solo están en la carta los fines de semana.

"Llegué a París porque me enamoré, luego de que salí embarazada me puse a pensar en qué podía hacer, siempre me ha gustado cocinar y luego de conversar con unos amigos, nació la idea de el foodtruck", explica Balard.

A diferencia de Venezuela, en donde la movida de los foodtrucks toma auge desde hace dos años, en Francia hace más de cinco años que estaba popularizada por lo que solo tenían que definir bien el concepto de lo que se quería ofrecer.

"En ese entonces vi la oportunidad, sería un foodtruck de comida venezolana y luego de tener el concepto conozco a Luis Machado, mi socio, y emprendimos esta aventura".

El menú de Ají Dulce está compuesto principalemente de arepas. Ofrecen de dominó, queso, reina pepeada, sifrina, pelúa, pabellón. Las entradas o comida para picar están los tostones, palitos de yuca fritos, tequeños y raciones de caraotas.

En cuanto a las bebidas la venezolanidad también se hace ver ofrecen papelón con limón, parchita y mango, además de cócteles con rones venezolanos. " También dependiendo de la inspiración hacemos arepas diferentes.

Tenemos una de queso de cabra, mezclamos la masa con papelón, lo que le da un toque dulce y la rellenamos con queso camembert, hacemos de asado negro y los fines de semana tenemos un brunch donde ofrecemos empanadas, cachapas y estamos pensando en preparar pisca andina".

Además una de las fortalezas de Ají Dulce es que su staff es 100% venezolano por lo que saben lo que preparan y también es más fácil de vender. En cuanto a la receptividad de los sabores criollos en la ciudad de la luz, Balard afirma que es buena.

"A los parísinos les gusta comer, son exigentes, abiertos, curiosos y se fijan en todo. Es una comida que no conocen y aprecian mucho los platos que tienen historias, como los nuestros", concluye Balard.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario