Espacio publicitario

Descubrir una “Gema” con gusto a hogar y para el alma

Las infusiones El Yerbatero, los suspiros, los alfajores, galletas de avena y naranja y las tostaditas de orégano y ajo nacieron en Mérida pero son para toda Venezuela

  • YAMILETH ANGARITA

18/08/2018 02:22 pm

Sucede algunas veces en la vida que se pueden encontrar maravillas sin que se estén realmente buscando. Providencial o no, lo cierto es que existen creaciones desconocidas, tradicionales y modernas, que tan solo esperan por ser halladas. 

En el caso de emprendimientos gastronómicos en Venezuela mucho más. 

El perfil de un señor, con sombrero y pañuelo enmarcando su rostro recio, bordeado por una rama y sobre un sol radiante, eso junto a una denominación: El Yerbatero. Así primero llama la atención el empaque de 10 bolsitas de infusiones que buscan darle frescura, placer, calidez a quienes las degusten. 


El logo representa al padre de las hermanas Arata. A él lo bautizaron como El Yerbatero

Para quienes aprecian lo que aún conserva la esencia de lo más sencillo y tradicional de épocas pasadas, en medio de esta modernidad acelerada por la constante reinvención que de todo hace la tecnología, no más abrir la presentación verde-naranja y seguirán las sorpresas. 

Menudos paqueticos hechos de tela dopiovelo blanco, amarrados con pabilos rematados con diminutas tarjeticas que encierran mensajes positivos: “con buena intención siempre”, “sonrío luego existo”, algunos de ellos. Cada uno tiene la justa proporción de ingredientes: flor de Jamaica, limoncillo, fresas y moras deshidratadas (frutos rojos) en la versión llamada “Infusión para el alma”; y menta, hierbabuena, anís estrellado y lechosa deshidratada en la que es “Infusión digestiva”.

“Nosotros manejamos la siembra de casi todas las hierbas que constituyen los productos, principalmente del limoncillo. Tratamos de que nuestras infusiones sean lo más naturales posibles, por eso no tienen colorantes ni saborizantes”, afirma Giuliana Arata, quien junto con sus hermanas crearon Gema Arata (@gema_arata), emprendimiento familiar de “abrebocas y delicateses”. 

Frías o calientes, esta línea de infusiones es excelente para acompañar cualquier momento del día, las comidas o simplemente para un momento de calma y placer. 

Infusión El Yerbatero para la digestión (Gema Arata)

“La que es ‘para el alma’ es más refrescante y también buena para dormir por sus efectos relajantes. La ‘digestiva’ sirve para reducir los problemas digestivos, desinflamar el colon y neutralizar la acidez estomacal”. 

Hay una tercera opción de sabor que está todavía probándose. “Será ‘La Yerbatera’, agua saborizada con aloe y en honor a nuestra mamá”, adelanta María Denise Arata, creadora de Aromas y Texturas (@aromasytexturas), otro emprendimiento de la familia pero concentrado en productos de salud y belleza.


Las infusiones de El Yerbatero se pueden tomar frías o calientes (Gema Arata)

De no hacer nada a producir mucho 

“En 2002, cuando se dio el paro petrolero y sin las clases en la universidad, nuestra mamá nos dijo que aprovecháramos el tiempo e hiciéramos algo. Y como a nosotras nos gustaba hacer dulces comenzamos con los alfajores, gracias a un amigo argentino. Con el tiempo, dándonos cuenta de que gustaban mucho y se vendían muy bien en los lugares en Mérida donde los dejábamos, fuimos mejorando la presentación hasta lograr la que tenemos hoy en día, del tamaño ideal para que sea un bocado apetitoso que invita a comer más y más”. 


Los alfajores son una delicia con el tamaño perfecto para un bocado (Gema Arata)

Cuando se dieron cuenta de que su iniciativa tomaba más fuerza, dieron un paso más grande y en 2005 crearon la compañía, “Gema Arata”, usando la inicial del nombre de cada una de las integrantes: Giulianna, Elena, María Denise y Annalisa. Este cuarteto está conformado por profesionales egresadas de la Universidad de Los Andes (ULA); “María Denise es Farmacéutica , Elena María es Contadora y Administradora , Annalisa es Educadora, y yo que soy Ingeniero Electricista”, precisa Giulianna. 

Del éxito que tenían los alfajores aprovecharon para hacer también suspiros. “El descarte de la clara de los huevos de los alfajores las cocineras sugirieron no desperdiciarlo y comenzar a hacer suspiros. Ahora son los que más venta tienen. Son idénticos a los que se conocen en Venezuela, con un toque de limón, y también del tamaño perfecto para comerse no solo uno sino muchos”, dice con gracia

Creciendo y afianzándose, se activaron con unas tostaditas, buenas para comerlas solas o acompañadas con cremas. Al ser aliadas de la salud son horneadas, a base de avena, con mezcla de orégano y ajo. Más recientemente crearon las galletas de naranja, “robusticas por la avena” y que también llevan un mínimo toque de licor. 


Las galletas de Avena y Naranja son nutritivas y crocantes (Gema Arata)

De la casa a la gran Venezuela 

Gema Arata atiende los pedidos que recibe a través de sus redes sociales y tiene presencia en los principales supermercados del país (Excelsior Gama, Plaza’s), así como en reconocidas redes de farmacias (Farmatodo y Farmahorro). 

En este momento están trabajando para comenzar a exportar sus productos. “Las empresas siguen creciendo, queremos sacar otros productos en conjunto, seguimos en movimiento”, confirma Giulianna. 

Esta es la manera como estas merideñas confirman que “en tiempos difíciles, siempre surgen oportunidades”, y a pesar de las limitaciones actuales “seguimos apostando por Venezuela”. 


Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario