Un producto del grupo   
 
- Campeones
en hierro

- La espalda también se educa

- Gas terapéutico

- El secreto
de Popeye
- Láser para el tratamiento
de cálculos
- Cuidado
con los deportes
revista Estampas
Caracas, sábado 07 de febrero de 2009  
 

Gas terapéutico

foto: www.shutterstock.com/solovieva ekaterina

La intervención quirúrgica ya no es el único tratamiento posible para la remisión de las dolorosas hernias discales. La ozonoterapia es una alternativa mínimamente invasiva que regenera los discos afectados.
Ysabel Velásquez

El dolor de espalda es un motivo frecuente de consulta, señala Armando Morales, neurocirujano con formación profesional en los hospitales Pérez Carreño y Universitario de Caracas; y explica que éste a su vez puede entrañar alguna afección de la columna como la hernia discal.

La discopatía degenerativa forma parte del proceso natural de envejecimiento. A medida que envejecemos, los discos intervertebrales pierden las características de flexibilidad, elasticidad y amortiguación. Los ligamentos que rodean al disco, que forman el anillo fibroso, se vuelven quebradizos y se desgarran con más facilidad. Al mismo tiempo, el centro blando gelatinoso del disco (llamado núcleo pulposo) empieza a secarse y encogerse. Como consecuencia, las personas sufren dolor y rigidez del cuello y en la espalda. Este trastorno -que también es conocido como enfermedad discal- se mide en grados de acuerdo con la degeneración del disco.

Los investigadores Alberto Alexandre, de Treviso (Italia), quien es director del Instituto Europeo de Neurocirugía, y el profesor Pedro Murga, de Sevilla (España) dirigieron un exhaustivo estudio científico que probó la efectividad del gas ozono en el tratamiento de discos vertebrales afectados. A través del monitoreo de veinte mil pacientes entre Italia, España y Argentina se evidenció una mejoría significativa tras la aplicación del tratamiento. En discopatía degenerativa tipos I y II se observó una remisión de entre un 60 a 75% tras la aplicación paravertebral (infiltración en el músculo que mantiene la espalda recta) e intradiscal (entre los discos afectados) del ozono.

El hallazgo está directamente relacionado con el efecto antiinflamatorio y antioxidante sobre los poliglicanos (ácidos grasos protectores del disco intervertebral) que produciría una reducción entre un 20 y 25% del volumen nuclear y por tanto la disminución de la protuberancia o hernia, y con ello el alivio de la presión sobre las raíces afectadas. Estudios subsecuentes descubrieron otras vías de aplicación que potencian las propiedades del ozono y alientan su utilización por su bajo costo y mínimos efectos adversos.

La ozonoterapia está contraindicada en pacientes con favismo (una condición hereditaria que produce la deficiencia de la enzima glucosa-6 fosfato-dehidrogenasa y causa anemia crónica), hipotiroidismo y en las mujeres embarazadas.

En Venezuela, desde hace dos años aproximadamente, se aplica esta novísima técnica por equipos médicos que han iniciado su empleo en el tratamiento del dolor agudo propio de la enfermedad discal, explica el Armando Morales y añade que ya ha tratado a más de cien pacientes obteniendo resultados satisfactorios en la regeneración del cartílagos discales de grados I y II. En pacientes con enfermedad discal de tipo III, o degeneración severa de los discos, el tratamiento de elección es, necesariamente, la cirugía convencional.

El especialista respondió a Estampas Temática Salud algunas de las interrogantes que suscita la aplicación de la ozonoterapia:

¿Por qué el ozono?
El ozono es un derivado del oxígeno, es decir el O3, que es oxígeno puro pasado por una máquina eléctrica que lo convierte en una forma inestable de oxígeno, el cual tiene propiedades benéficas.

¿Por qué su aplicación en el caso específico de la columna?
Porque es una técnica altamente efectiva para desinflamar los discos afectados, si se trata de discopatía degenerativa de grados I o II.

¿Cómo es el proceso de aplicación?
Se hace con un protocolo que consiste en aplicaciones paravertebrales, es decir, en el músculo que mantiene la columna recta (conocido como psoas), o una aplicación que se hace dentro de un quirófano, es decir, intradiscal (entre los discos afectados).

¿Cuáles son los beneficios para el paciente?
Es muy efectiva y de bajo costo, lo que resulta ventajoso. Los pacientes de ozonoterapia deben ser seleccionados tras una evaluación exhaustiva; pero es muy importante resaltar que la ozonoterapia no desplaza la cirugía abierta en aquellos pacientes que la requieran y tampoco la rehabilitación.

¿Quiénes son los pacientes elegibles para la ozonoterapia?
Aquellos que tienen una enfermedad discal, una discopatía, es decir, un desgaste de los anillos -que son los cojinetes que van entre vértebras- en grados leve (tipo I) a moderado (tipo II). Con los años y como producto del abuso, del uso incontrolado de la presión diaria de la columna, por el sobrepeso, la obesidad, sedentarismo y enfermedades inflamatorias del metabolismo del hueso, aparece esta enfermedad discal. Estas hernias tocan los nervios y producen que el paciente experimente un dolor de espalda baja que se irradia hacia la pierna respectiva donde esté afectado el nervio. Cuando ese paciente tiene una salida de material discal no tan profusa, le brindamos la alternativa de la ozonoterapia. Este gas, al actuar sobre el disco, hace que se reduzca en un 20 ó 30%, es decir, lo deshidrata y hace que la hernia se retraiga.

¿Cuándo se sienten los resultados una vez aplicada la técnica?
Con el tiempo se reduce el anillo del disco aún más, una gran diferencia con la cirugía abierta. Claro está que el resultado con ésta es inmediato, se siente el alivio al salir de ella. Con la ozonoterapia el resultado es progresivo porque el gas ozono tiene que deshidratar la estructura del anillo y esto se produce gracias a un cambio bioquímico que ocurre lentamente. De acuerdo con mi experiencia, el dolor se controla más entre los 30 y 40 días siguientes, lo cual se mantiene con el tiempo y al cabo de dos años, los pacientes sometidos a este tratamiento evidencian una gran mejoría.

Esto no significa una desventaja con respecto a la cirugía convencional; por el contrario, si bien la intervención quirúrgica ofrece resultados inmediatos, con el tiempo los pacientes vuelven a las consultas con sus dolencias si no hacen rehabilitación, no bajan de peso, es decir, están como si no hubiese pasado nada. En la ozonoterapia el resultado es producto de los antioxidantes que regeneran el disco como un proceso natural.

Mejoría al alcance de todos
Morales hace énfasis en la viabilidad de la ozonoterapia como terapia alternativa mínimamente invasiva: "Hay que resolverle la situación al paciente, con bajos costos, resultados y con menos efectos secundarios. Hay un procedimiento ambulatorio que se hace en el consultorio y dura diez minutos. Luego vienen tres sesiones más, yo reduje las dosis y tengo iguales resultados que los europeos. Es una técnica muy rápida, el paciente regresa a su trabajo en una semana".
El bajo costo, con respecto a la cirugía convencional, es otro punto a destacar de este novedoso tratamiento.

Morales, quien también ejerce su especialidad en el Centro Cardiovascular de Falcón, una institución hospitalaria de carácter público, señala que en la misma existe una fundación que, con respaldo del Gobierno regional, ayuda a las personas de bajos recursos, logrando que se apliquen la ozonoterapia sin cancelar importe alguno.

 

Señas:
Armando Morales, neurocirujano.
Centro Integral de Rehabilitación. C.C. Plaza Páez, piso 1, Av. Paéz, El Paraíso - Caracas.
Telfs.: (212) 482.5507 y 406.6196.


Conexiones
www.cto-am.com/ozono.htm
www.ozonoamedprosevilla.com/
www.espalda.org/divulgativa/como_es_funciona/muscular.asp

 
Principal | Vivir | Descubrir | Tentaciones | Siga la pista | Archivo