- Il Divo, cuatro divos de la "pópera"
- Lo rápido
se hace gourmet

- Jamiroquai
y Anthony

- Entre las aguas del río Knox

CRONICA
- Estampas valenciana
- La pantalla
chica se achica
- Vuelve la leyenda del Conde Drácula
- La vedette
de Alemania 2006
- Pasando lista
FAMILIA
- Niños. 10 habilidades básicas
BELLEZA
- Manos
de fantasía
SALUD
- Aparato espiratorio en stereo
NUTRICION
- Vivir sin agua
PSICOLOGIA
- Cuando el jefe es una abusador
COCINA
- Ensaladas
con pollo
MASCOTAS
- Mantenerse
en forma
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
E-viajes
 
 

Manos de fantasía

Esperar a que crezcan o colocarse unas postizas, ¡he ahí el dilema! Pero una vez que se toma la decisión de usar la vía artificial surgen dudas sobre qué tipo de material es el más adecuado. Acrílico, gel, resina y acrigel son algunas de las opciones que ofrece el mercado para asegurarle unas uñas largas y bien cuidadas. María de los Angeles Herrera

No todas las uñas son iguales. Algunas, por naturaleza, tienden a ser cortas, escamosas o quebradizas, mientras que otras crecen muy débiles producto de la mala manía de comérselas. La solución más fácil, aunque no siempre la más recomendada, es colocarse uñas postizas, que ayudan a estilizar las manos y a darles una apariencia elegante sin mayores complicaciones, pues no es necesario caminar mucho para encontrar un centro de estética que disponga de este servicio. Los materiales son tan diversos como los precios, por ello es recomendable que se detenga a pensar cuál es la opción que más se ajusta a las tareas que desempeña diariamente y al cuidado posterior que les dará.

No todas las personas son aptas para recibir uñas postizas. Joselyn Colmenares —manicurista de la cadena Sandro— explica que las mujeres que poseen enfermedades como hongos y aquellas que tienen la base natural de la uña extremadamente corta no deberían utilizarlas. En el caso de quienes se las comen, puede ocurrir que al tenerlas largas abandonen el hábito, pero por lo general quienes lo hacen de forma compulsiva terminan arrancándose las postizas con los dientes.
Independientemente de su elección, es importante que sepa que, por lo general, los materiales químicos se instalan directamente sobre la uña, siguiendo la modalidad del esculpido, en la cual se recrea el aspecto original de la uña utilizando una plantilla adherida al dedo. También hay quienes prefieren colocarse una extensión tradicional para que sobre ella se añadan los elementos sintéticos, bajo la errónea creencia de que están protegiendo la uña natural, cuando realmente esto la debilita más debido a los efectos del pegamento empleado y del tipo de lima que se requiere para darle un aspecto natural.

El mantenimiento es otro dolor de cabeza. Cada 15 ó 18 días la persona debe acudir al salón de belleza para que la manicurista rellene el espacio vacío entre la cutícula y la postiza, evitando con esto la presencia de filtraciones y la aparición de hongos. El proceso dura, aproximadamente, 45 minutos, pero depende de las condiciones de las uñas.

Antes de iniciar la colocación del sistema debe asegurarse de que sus uñas reciban un tratamiento especial que las acondicione para el proceso. No basta con la aplicación de removedor de esmalte para que la superficie esté lista. “Un buen profesional —señala Colmenares— debe preparar la uña natural”. Primero se usa un antiséptico o esterilizante, luego se liman y emparejan las uñas, se retiran las impurezas que pudieran estar atascadas entre éstas y la piel, se le da tratamiento especial a la cutícula y luego se emplea un taco o una lima suave para otorgarle porosidad a la uña justo antes de añadir el antihongos. Llegado a este punto, ya puede colocarse las postizas.

Envoltura de porcelana
Colmenares afirma que “aunque fue el primer sistema de uñas artificiales que salió al mercado —en los años ochenta—, el acrílico sigue siendo el más popular, probablemente por una cuestión de precio”. En el proceso, que dura aproximadamente una hora, se emplea monomer, un líquido que al combinarse con el polvo de acrílico da lugar al proceso de polimerización. La pasta resultante se dispone sobre la uña, se esculpe y luego, cuando está completamente endurecida, se le da una forma natural utilizando una lima de resistencia intermedia. A la hora de retirarlas se emplea acetona pura y se envuelven las uñas en papel de aluminio durante 15 minutos, procedimiento que convierte la postiza en una especie de gelatina de fácil remoción. Respecto a los costos, varían entre 35.000 y 40.000 bolívares y suelen recomendarse para las amas de casa o las mujeres que realizan trabajos manuales debido a la fortaleza del material y su durabilidad.  

Casi gelatina
Los sistemas de gel son muy populares porque lucen bastante naturales. El proceso para colocarlos es similar al del acrílico pero se requiere de una lámpara de rayos UV para endurecer el gel. Sólo es sugerido para personas que realizan pocos trabajos manuales, pues las uñas tienden a levantarse o a partirse cuando son sometidas a situaciones extremas, lo cual obliga a recurrir a mantenimientos más rigurosos realizados cada ocho o 10 días.

Este componente es más costoso que el acrílico —entre 45.000 y 50.000 bolívares—, en parte porque la dificultad del esculpido es mayor debido a la ligereza del gel, sin contar con el tiempo empleado que, por lo general, es de una hora y 15 minutos. Para retirarlas no se usa disolvente sino una lima, por lo que la uña natural recibe un alto impacto. 

Origen orgánico
Los sistemas de resina están, a juicio de Colmenares, “dentro de los más resistentes y, definitivamente, son los que menos maltratan la uña”. Al igual que el acrílico, la resina es un polvo que al mezclarse con un líquido especial se convierte en una pasta maleable. Una vez esculpidas y endurecidas, las uñas están listas para ser limadas y decoradas.

Debido a la resistencia de la resina, a su origen natural y al acabado laminado que le proporciona a la uña, es un proceso utilizado por todo tipo de personas; sin embargo, resulta más costoso (aproximadamente 60.000 bolívares). A la hora de retirarlas se emplea la misma técnica que en las acrílicas.

Buena combinación
El acrigel, una de las técnicas más recientes, consiste en utilizar el polvo acrílico con el gel líquido para modelar las postizas, esto le da mayor resistencia a la uña artificial y la apariencia sigue siendo bastante natural. El proceso tanto para colocarlas como para retirarlas es el mismo que el usado para las uñas hechas en gel y los costos también son similares.
l

mherrera@eluniversal.com

SIEMPRE DECORADAS

Las fantasías esculpidas en uñas son muy populares, ya que permiten que las mujeres luzcan una manicura impecable sin necesidad de colocarse ningún tipo de esmalte, aspecto que marca diferencia con la aerografía tradicional.

Existen polvos acrílicos de colores, con acabado nacarado, brillante o mate; gel escarchado y en tonos variados, sin contar con la cantidad de calcomanías que pueden ser colocadas sobre la uña natural justo antes de instalar el sistema. Piedras semipreciosas o imitaciones, flores, diminutas figuras y trazos hechos a mano son sólo algunos de los diseños que usted podrá escoger; sin embargo, debe tener claro que si son llamativos sólo deberá llevarlos en un par de uñas, ya que corre el riesgo de que se vean poco elegantes.   

EN RECUPERACION

Las postizas no son eternas. No deben durar adheridas a la uña natural más de tres meses continuos, debido a que los materiales comienzan a lucir desgastados; tampoco es recomendable que utilice uñas artificiales por más de un año, ya que la base natural se debilita. A continuación encontrará algunas recomendaciones para que sus uñas recobren la vitalidad perdida una vez que sea retirado el sistema:
l Aplique una capa diaria de endurecedor. A los ocho días retire todo el esmalte con acetona y reinicie el proceso. En poco tiempo sus uñas comienzan a ser más resistentes. 
l Mantenga sus cutículas hidratadas con aceite de almendra o de uva, esto les dará mayor flexibilidad.
l Trate de realizarse una manicura profesional con regularidad —al menos cada diez días— hasta que sus uñas estén completamente reestablecidas.
l Utilice guantes para lavar los platos y limpiar la casa, sobre todo si sus manos van a estar en contacto con agentes químicos.
l Adquiera una crema para manos de buena calidad y utilícela cada vez que se las lave. En el mercado abundan las que contienen, entre otras cosas, silicona, aloe vera y almendras.

HECHAS PARA NO DURAR

Hace mucho que las postizas de acetato de celulosa —esas que pueden colocarse en casa— pasaron de moda. Actualmente, las mujeres prefieren acudir a la peluquería para colocarse piezas de calidad que permanezcan pegadas durante, al menos, un mes. Sin embargo, hay extensiones de acrílico que —por su bajo costo y su practicidad— aún son solicitadas en los salones de belleza para ser usadas en situaciones muy puntuales, como cuando se tiene una fiesta o cuando se ha partido una uña y se quiere emparejarla con las demás. Pero a partir de abril las venezolanas podrán comprar el CustomFit, un producto ideal para aquellas que quieren lucir uñas largas en una ocasión especial pero que no tienen tiempo de acudir a la peluquería. Se trata de un kit que incluye un juego de uñas —decoradas con la manicura francesa o con otros delicados detalles— que viene listo para ser adherido, como si se tratara de una calcomanía. Estas uñas pueden durar tres días y lo importante es que no deterioran la base natural. Estarán disponibles en todos los salones Spa Manos y tendrán un costo mucho menor al de los populares sistemas de acrílico y gel.

 

 

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso