TENDENCIAS
PROTAGONISTAS
-

Nelson Méndez
Cocina de
otro mundo

-

Preguntas a...

-

El primero. El único.
El Oscar...

LA CARACAS DE...
-

Elba Escobar

MODA
-

Súper millonaria

GASTRONOMÍA
- Copas en mesa
y sobremesa
ENCUENTROS
- São Paulo
Fashion Week
- Carla Bruni
Mujer de un
nuevo verbo
- Carlos Montilla
pone su sueño
en pausa
VIVIR MEJOR
SALUD
- Cada vez
más rica
BELLEZA
- ¡Un S.O.S
para la piel!
COCINA
- Platos fríos
con remolacha
MASCOTAS
-

Ronquidos
caninos

PUNTO Y APARTE
CRIMENES
HOROSCOPO
HUMOR
CRUCIGRAMA
ARCHIVO
CONTACTENOS
 
 
 
 

CARLOS MONTILLA
pone su sueño en pausa


Foto: Oswer Díaz Mireles

Se mudó a Los
Ángeles con su
familia, compró
casa y realizó
audiciones. Pero
la huelga de escritores
de Hollywood detuvo, por lo pronto, la posibilidad de que
el actor concrete
su "sueño americano". Asegura que
continuará
intentándolo,
aunque regresó temporalmente
a Venezuela.
Efraín Castillo

 

Carlos Montilla conoce muy bien el mercado estadounidense del cine y la televisión. Estudió actuación en el país del norte y en dos oportunidades ha vivido en Los Ángeles, persiguiendo lo que es su máxima aspiración profesional: trabajar en Hollywood. Durante su estadía en 1996 y en 2005, el actor participó en un film independiente (Hollywood Family, todavía en post producción), fue incluido en varios capítulos de dos series de TV (El Centinela y E-Ring) e, incluso, legalizó su situación laboral y se incorporó como miembro del Sindicato de Actores. Por eso, en septiembre de 2007, Montilla tomó sus maletas y emprendió, con su esposa y sus dos hijos, lo que sería su viaje definitivo. Luego de encarnar exitosamente el personaje de Darwin en la telenovela Ciudad Bendita (Venevisión, 2007), compró una casa en Los Ángeles, puso a sus hijos en el colegio y se dedicó a hacer audiciones.

"La razón principal por la que yo decidí viajar a California es porque amo el cine y para mí siempre ha sido una meta entrar en el mercado estadounidense. Triunfar en Los Ángeles es todo un proceso que implica, entre otras cosas, mudarse, hacer los contactos necesarios, prepararse lo suficiente, conocer a la gente adecuada y perseverar hasta más no poder".

Sin embargo, Montilla reconoce que, a diferencia de sus dos estadías anteriores, en esta oportunidad "todo fue más lento". Aunque tiene un agente que lo representa y trabaja duro para conseguir múltiples audiciones, la huelga de los guionistas de Hollywood paralizó todas sus oportunidades. "Estuvo tan lenta la situación en esta oportunidad, que no tuve mucho chance de audicionar. Yo soy miembro del sindicato de actores (SAG), y mientras la organización apoyara la huelga de escritores, yo no podía aventurarme a hacer un proyecto que no estuviera aprobado por el sindicato, porque podrían quitarme la membresía".

¿Qué proyectos tenías aprobados?
"Hice una campaña de prevención de la distrofia muscular para la organización Women In Film, y la NBC (una de las cadenas de televisión estadounidenses), estaba por hacer el piloto de una serie de comedia para la cual yo estaba propuesto como Raúl, un personaje de origen latino, que iba a formar parte del elenco. Debido a la huelga de escritores, este piloto y todos los que se iban a hacer para principios de año han sido cancelados hasta nuevo aviso".

¿Por qué volviste a Venezuela?
"Yo no puedo estar sin hacer nada y sé que en Venevisión estan muy interesados en que yo participe en la nueva producción de Leonardo Padrón. Sin embargo, me enteré en estos días de que esa telenovela no va todavía". Montilla ya está en el Zulia, donde grabará una versión para televisión de la obra Filomena Marturano, escrita
por Julio César Mármol, la cual protagonizará junto a Karina y será transmitida por
la televisora regional Zuvisión. "Eso sí, siempre con la idea de volver a Los Ángeles, una vez termine el proyecto".

Montilla está tan claro de que su estadía en el país será temporal, que su familia se quedó en Estados Unidos. Además, está por abrir en ese país una empresa ("ajena al mundo de la televisión"), que funcione en paralelo a su trabajo como actor y le permita sostenerse económicamente y continuar con sus audiciones.

De fama, talento y perseverancia
"Tú puedes ser conocido en Latinoamérica, pero cuando llegas a Estados Unidos empiezas de nuevo". Ésta es una de las reflexiones que suelta Carlos Montilla al hablar de su experiencia como actor en el país del norte. Y es que la fama y el reconocimiento obtenidos durante más de 20 años en el mundo de las telenovelas, no han sido un trampolín para él. Sin embargo, reconoce que este éxito le ha servido de piso económico para intentar concretar su sueño hollywoodense.

¿Tus triunfos en Venezuela te mantienen en Los Ángeles?
"Sí, por supuesto. Obviamente el dinero que yo he hecho en Venezuela a través de las telenovelas meha ayudado mucho. Pero, además de eso, creo que el intenso trabajo artístico me ha hecho crecer como actor y como persona y eso para mí marca la diferencia y me hace perseverar. Cuando uno crece como artista y ser humano, vas teniendo vivencias que aplicas a tus personajes, los haces de una manera más honesta y creíble".

¿Es difícil para un actor latino conseguir el "sueño americano"
de fama y éxito en Estados Unidos?

"Sí, es muy difícil, porque en Estados Unidos no sobran los papeles para latinos. Sí hay más latinos en las pantallas de cine y TV de ese país, pues el público hispano cada vez es más numeroso y quiere personajes con los cuales identificarse. Pero las oportunidades no son tantas como la gente imagina. Allá hay mucha competencia y, además de tener talento, hay que saber hacer buenos contactos para obtener los papeles, a menos que llegues de la mano de algún importante director".

¿Has conversado con otros artistas venezolanos que ya han tenido
éxito en Hollywood?

"Con María Conchita no tuve oportunidad de hablar en esta oportunidad. Yo la conocí a ella la primera vez que viajé. Con quien sí he hablado es con Edgar Ramírez, a quien de verdad felicito porque está logrando cosas bien importantes. Él tuvo la suerte de entrar en una gran agencia de representación cuando estaba apenas naciendo y a la que actualmente es imposible pertenecer, a menos que seas un actor consagrado como Matt Damon. Son esas agencias las que ayudan a buenos actores como Edgar a conseguir buenos papeles, porque tienen mucho poder en la industria. Edgar es un excelente ejemplo para los artistas latinos, pues ha entendido que no sólo debe depender de su talento, sino que este negocio también se trata de hacer los contactos necesarios, mercadearse y buscar las oportunidades".

¿Qué les dices a los actores venezolanos que piensan probar suerte en Estados Unidos como tú lo has hecho?
"Si están convencidos de que pueden, lo importante es decidirse. Sin embargo, el camino no va a ser fácil, aunque tampoco imposible. También les digo que no sólo se basen en el talento (que es imprescindible), sino también en el mercadeo artístico y las conexiones. Si tienen todos estos elementos, y perseverancia y suerte, no importa donde vayan, podrán lograrlo".

¿Te afectó dejar de lado la fama y el reconocimiento de los
que gozas en Venezuela?

"En Venezuela uno está bajo la lupa de la gente. Allá me piden autógrafos en algunos sitios porque a través del canal latino Telefutura se ven telenovelas que yo he hecho. Pero eso no es todo el tiempo, lo que me da una libertad personal que me encanta. Ahora, si te soy sincero, me gustaría que esa fama me ayudara cada vez que voy a una audición. Si el director dijera que conoce mi trabajo en Latinoamérica sería muy satisfactorio (risas)".

efcastillo@eluniversal.com

Audiciona, que algo queda
"En Estados Unidos cualquier papel, por más pequeño que sea, hay que ganárselo a fuerza de audiciones", dice Carlos Montilla al mencionar lo arduo que es conseguir un rol de cine o televisión en Hollywood. Por eso, habla con orgullo de una de esas pruebas a las que asistió, pues aunque no consiguió quedarse con el personaje, cree haberse ganado el respeto del director del film, Taylor Hackford, nominado al Oscar por la película Ray (la vida del músico Ray Charles). "No tenía las características físicas del personaje, pero mi propuesta actoral le gustó a la directora de casting de la película y me presentó ante el director. Era una gran oportunidad, porque iba a tener unas escenas con la actriz Helen Mirren (la ganadora del Oscar 2007 por su papel en The Queen). Lamentablemente no obtuve el papel, pero al director le llamó la atención mi desempeño. Para mí eso es un logro, porque pude darme a conocer ante una figura importante".
Montilla confía en que, de esta manera, podrá ir haciéndose un nombre en el competido mercado en el que quiere participar. Está seguro de que, en algún momento, su nombre brillará en las marquesinas.
 
Montilla, cineasta
"Te puedo asegurar que para el año que viene haré mi propia película". Ésta es una de las metas que se propuso Carlos Montilla en la búsqueda de su sueño en Hollywood. Ya ha hecho varios cursos de guión y dirección y comenzó a escribir un par de historias con las que espera ponerse detrás de cámara. "Estoy concentrado en hacer el mejor guión que pueda. En el momento en que lo termine, tomaré la decisión de si la dirijo o no. Ésta es una vía un poco más cuesta arriba que la de un actor, porque no sólo tienes que lidiar con las audiciones, sino que tienes que hacerte responsable de actores y de una historia. Pero creo que vale la pena".
Montilla no quiso adelantar el contenido del film, pero cree que el público hispano de Estados Unidos y el de Latinoamerica podrían identificarse con la temática. Piensa que lo importante es buscar alternativas para expresarse como artista y lograr el éxito. Pone como ejemplo a Salma Hayek, quien dio el salto de la actuación y se arriesgó a producir sus propias historias. "Es una manera de crear posibilidades. Combinando todas estas herramientas, algo bueno tendrá que salir".

Ver también en Encuentros:
- São Paulo Fashion Week

- Carla Burni. Mujer de un nuevo verbo


 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso