- Fito Páez en retrospectiva.
- El monitor se pasea porel cable.
-
La doble vida
de Luciano.

 CRONICA
- La cruda verdad
- De frente contra el dolor de espalda
- Caterina Valentino
"En este medio hay que dosificarse"
- Premios Taurus
El Oscar de los dobles
BELLEZA
- A todo volúmen
SALUD
- Parkinson. Cuando se pierde el control
NUTRICION
- Vitamina A
PSICOLOGIA
- Hay diferencias entre los sexos
FAMILIA
- Cómo comunicar
el divorcio
DECORACION
- Oriente
en un bocado
COCINA
- Cocina Mediterránea
MASCOTAS
- Rescate de animales
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
E-viajes
 

Caterina Valentino
“En este medio
hay que dosificarse”

Luego de algunas incursiones fugaces en la pantalla chica,
la voz de los espacios FM Center es noticia y Contigo... Caterina Valentino revela los motivos que la han llevado a mantenerse alejada de la televisión, para convertirse en una de las figuras más escuchadas dentro del espectro radial venezolano.
María de los Angeles Herrera. Fotos: Dumont&Regalado

Es una de las voces más queridas del circuito FM Center. Asistentes de producción, secretarias, encargadas de limpieza e, incluso, conductores consagrados parecen tenerle muchísimo cariño; afecto que es, en realidad, recíproco, pues ella se desvive al hablar de sus compañeros de trabajo. Y no es una pose, pues Caterina es tal cual como se le escucha en su programa radial, una muchacha sencilla y dulce, que no tiene nada que ver con la sexy pelirroja que aparece en las publicidades de una reconocida marca alemana de tintes para el cabello.

Actualmente, Caterina Valentino lleva más de ocho años en la radio, y sin haber participado nunca en un concurso de belleza, podría fácilmente ser incluida dentro de la generación de bellas detrás del micrófono, de la que forman parte figuras que salieron de las filas del Miss Venezuela, como Shía Bertoni, Raquel Lares y Enza Carbone. Su melodiosa voz —que deja entrever su afición por la música— despeja, en parte, la interrogante sobre por qué más de medio millón de oyentes sigue de cerca el espacio Contigo...Caterina Valentino, que se transmite en 23 emisoras a nivel nacional, de lunes a viernes entre las 12:15 y las 2:30 de la tarde.

Una piedra en el camino... Pese a su trayectoria, son muy pocos los que logran reconocer su estampa, aun cuando participó en los programas televisivos Planeta Sur, junto a Kike Vallés, y Mañana Viva, en compañía de Daniel Carlés y Anabelle Rivero. Este último marcó su retiro de la pequeña pantalla, luego de que la gerencia de Televen decidiera sacarlo del aire, apenas tres meses después de haber comenzado, a finales de 2003. Al respecto, Valentino comenta que nunca entendió el por qué de la decisión, ya que el programa tenía una importante posición respecto a sus competidores. “Fue una experiencia difícil para mí —comenta—, porque la salida fue abrupta, no nos dijeron nada sino hasta que llegamos a diciembre, que ya era prácticamente el último mes que estaríamos al aire”.

Luego de ese amargo trago, Caterina se muestra cautelosa ante nuevas incursiones televisivas: “Ha habido otras propuestas, pero no he querido hacer caso porque me da miedo embarcarme en un proyecto que no tenga una estrategia definida. Hay, de hecho, una oferta en la parte de noticias de Venevisión y en la parte de lotería de otro canal e, incluso, ha habido llamados de Televen”. Aunque considera un error el haberse dejado seducir por una propuesta que terminó alejándose por completo del ofrecimiento original, la caída le ayudó a crecer profesionalmente: “Yo creo —señala— que una de las cosas más importantes que he aprendido es que primero hay que dosificarse y luego hay que analizar muy bien, porque lo que está en juego es tu imagen. La gente no piensa ‘esa fue la gerencia del canal que lo quiso sacar del aire’, sino ‘ese fue el talento que no sirvió’”.

Otro de sus errores —afirma— es haber creído que podía sobrellevar la conducción del programa El monstruo de la mañana, junto a Luis Chataing, cuando la realidad es que su estilo dista mucho del que caracteriza al ocurrente conductor. Para Caterina fue muy difícil aceptar las polémicas intervenciones de Chataing y sus constantes ataques a personajes públicos como Daniel Sarcos y Eladio Lares, así que ella prefirió dejar el proyecto. A pesar de este tropiezo, termina la idea añadiendo su más conocida frase, con la que siempre cierra sus programas: “Caerse está permitido, levantarse es obligatorio”.

Sin ser “todera” Caterina Valentino tiene sólo 27 años, pero su currículo está pleno de experiencias relacionadas, de alguna manera, con el entorno mediático. Fue directora de cuentas de una filial de la agencia de publicidad Leo Burnett, estuvo en la producción, edición y locución de Puma TV y fue, además, la voz de los jingles del canal; también estudió teatro con Javier Vidal, es la voz para Latinoamérica de Warner Channel y ha sido imagen de las campañas publicitarias de una línea aérea, un centro de estética y, más recientemente, de una reconocida marca de tinte para el cabello. Además de esto tiene su propio programa de radio, es la narradora oficial del noticiero de la cadena FM Center y es aficionada a la música, tanto que en el nuevo CD de su hermano —el cantautor venezolano Félix Valentino— hay un dúo hecho por ambos.
Todo parece indicar que Valentino pretende convertirse en una figura integral, al estilo de algunas personalidades que han sido sus referentes, como José Luis Rodríguez, de quien aprendió mucho sobre la producción y la edición de espacios televisivos, durante su estadía en Puma TV; y como César Miguel Rondón, a quien dice admirar por su increíble desempeño. A su juicio, “es un hombre que se mueve perfectamente en la radio y en la televisión. Todo lo hace bien. De pronto puede ser un hipernarrador, pero también es un erudito de la salsa y entonces saca un libro. Es, realmente, impresionante”.

A futuro, Caterina quiere hacer un postgrado en gerencia, dar clases, incursionar en televisión y, tal vez, escribir un libro, aunque por ahora no tiene idea sobre qué versará. Su sueño es “tener una figura que sea versátil —cosa que, lamentablemente, en Venezuela es poco común—. No es ser todero, sino hacerlo todo de forma profesional y para eso uno se prepara. Yo he tratado siempre de ir como muy poquito a poquito, pero buscando hacer las cosas siempre lo mejor posible”.

La voz del optimismo. Contigo... Caterina Valentino es un espacio radial que, de lunes a viernes, trata de cambiarle la cara a los venezolanos, al presentar noticias positivas sobre cambios en el estilo de vida, la salud, la farándula y el mundo del entretenimiento. A diario, Caterina busca ayudar a personas que se sienten solas y que están deprimidas, no sólo por sus particulares problemas, sino por la difícil situación por la que atraviesa el país. Sin embargo, ella no pretende ser la típica “doctora corazón” que termina poniéndose cursi al dar consejos de supervivencia a sus oyentes. “El programa se llama Contigo y es como decirle a la gente ‘estoy allí, te estoy acompañando’, es más que todo llevar una visión optimista, entretenida e informativa de la vida”.

El espacio es uno de los más escuchados en ese horario a nivel nacional, pues se transmite en una veintena de emisoras y, también, puede ser escuchado en DirecTV o en la página web www.caterinavalentino.com, portal que dispone de Real Audio e, incluso, de un chat, para aquellos oyentes que quieren interactuar con Valentino durante la emisión. l

mherrera@eluniversal.com

De todo un poco

¿Quién es la persona más interesante que ha conocido?
“Amalia Pérez Díaz fue una persona superinteresante; César Miguel Rondón es un punto de referencia; y Lucía León, aprendí mucho de ella porque fue mi terapista durante mucho tiempo”.

¿Adónde le gustaría llegar?
“A ser un referente en el medio audiovisual”.

¿Su mayor miedo?
“El fracaso y la mediocridad”.

¿Sin qué no puede vivir?
“Sin mi trabajo (risas)”.

¿Su gran ambición?
“Ser feliz. Además, yo creo que eso es lo que queremos todos”.

¿Un talento extraordinario que le gustaría poseer?
“Ser adivina. Me parece interesante (risas) y, además, yo soy medio supersticiosa. Me gustaría saber qué va a pasar a futuro”.

¿De qué hábito le gustaría deshacerse?
“Lavarme los pies antes de acostarme (risas). Es como una manía que tengo, que me produce estrés, porque, además, estoy acostada y digo ‘ya me bañé’, pero me tengo que lavar los pies y luego voy y me acuesto. Me fastidia, por eso me quiero deshacer de eso”.

Si sólo pudiera leer una publicación, ¿Cuál sería? “¿Tu sabes en qué aprieto me estás poniendo? (risas) Leería El Universal. Mentira, mentira (risas). ¿No se vale navegar por Internet? Leería una página que se llama Periodista Digital, porque hay de todo y procedente de todos los medios”.

¿Qué primicia le hubiese gustado dar?
“La designación de Ratzinger, por la repercusión que tuvo la muerte del Papa Juan Pablo II a nivel periodístico. Yo no estaba aquí, pero eso me hubiese gustado darlo”.

¿Cuál ha sido la entrevista más interesante que ha hecho?
“La más interesante y la más difícil ha sido la de Teodoro Petkoff, porque él es un hombre muy pragmático; además, es muy perfeccionista e inteligente. Fue tan difícil que, después de hacerle la entrevista, me dijo ‘yo no pensaba que iba a ser tan larga, pensé que íbamos a tener menos preguntas’. Eso me lo dijo al aire, con 45 emisoras conectadas”.

 
Románticos al rescate
Además de declararse como una “romántica por excelencia”, Caterina Valentino es una mujer bastante espontánea, que no se mide a la hora de demostrarle a alguien sus verdaderos sentimientos. “Una vez me iban a llevar presa por hacer un graffiti en la calle, he mandado serenatas, limosinas... ¡Qué no he hecho! También me encanta
mandar flores, pero no solamente a las personas a las que quiero, sino cuando alguien tiene una gentileza conmigo”. Además de esas “locuras”, como ella misma las define, es fanática de la música romántica, especialmente de los intérpretes italianos, como Eros Ramazzotti; y en cuanto a la lectura, se deja seducir por las historias de amor, mezcladas con elementos interesantes, como el libro Delirios de Laura Restrepo.
Pese a su personalidad emotiva y a sus constantes detalles, Caterina afirma que la vida en pareja no es sencilla, cosa que ha podido descubrir en los cinco años que lleva de casada. Lo más difícil, comenta, es “la convivencia, la decencia cotidiana, como dicen por ahí. Definitivamente, el respeto por el otro y el no excederse, eso es lo más complicado”.
 
Creditos: Estilismo y Maquillaje: Eleazar Viani. Vestuario: Tiendas Casablanca
Coordenadas: Tiendas Casablanca. Las Mercedes Telf.: 993.8527. pagina web: www.casablanca.com.ve

 

Ver también en Encuentros:
- De frente contra el dolor de espalda
- Premios Taurus. El Oscar de los dobles

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso