- Nicolas Cage: Un villano arrepentido
- Intimidades televisivas
- Fresquitos
en el mundial


CRONICA
- Breve diccionario de la falaz Academia de la moda. Parte 1
- Salam Hayek y Penélope Cruz
Las muy bandidas
- Hijas de Gato...
- Hernán Gamboa
El cuatro de Venezuela se afina en Miami
SALUD
- Cada edad
con su cuidado
NUTRICION
- Enriquecidos con una intención
PSICOLOGIA
- Miedo al volante
BELLEZA
- Maquillaje radiante
FAMILIA
- ¿Que mi hijo tiene Coxsaquéeee?
MODA
- En croché
COCINA
- Papas horneadas
MASCOTAS
- Expresión canina
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
E-viajes
 

Hijas de gato...

Los retoños de las actrices Tatiana Capote, Gioia Lombardini y Mimí Lazo decidieron seguirle los pasos a sus progenitoras. En este trabajo las tres jóvenes hablan de lo que ha sido lidiar con un apellido famoso y de lo mucho que quieren a sus madres
Pablo Blanco. Fotos: Luis Miguel Briceño

Taniusha

“Mamita preciosa, te amo. Gracias por apoyarme, por darme todo lo que tengo. Espero, algún día, ser como tú. Estoy segura de que cualquier hombre y cualquier mujer querrían ser Tatiana Capote”.

Gioia

“Mamá, quiero que sepas que
independientemente de las decisiones que yo tome, siempre te voy a amar. Nunca pienses que hay algo más importante que el amor que
te tenemos tus hijos”.

 

Sindy

No hay nada más bonito en la vida que tener una madre feliz, que se despierte todos los días haciendo lo que le gusta hacer. Eso es un
privilegio y yo lo tengo. Un beso,
mamá. 

 

 

Chamo, ¿tú sabes quién es mi papá?”, susurraban Emilio Lovera y Nené Quintana al oído de un amenazador policía que terminaba pidiéndoles perdón al enterarse del nombre del progenitor en cuestión en aquel famoso sketch de los noventa llamado Los guaperó, de la Radio Rochela. Con mucho humor se pretendía reflejar, en la ficción, lo que significa ser “hijo de alguien”; en ese caso era una licencia que le permitía a este par de personajes perturbar el orden público con un inmenso radio stereo y salir ilesos.
Bromas aparte, esta realidad, de alguna manera, está asociada al medio artístico. Más de una vez se ha escuchado decir en algún pasillo de canal que como “fulanito” es hijo de “tal persona”, consiguió un rol estelar. Pero ese no es el caso de las tres actrices que ocupan estas páginas. Al menos así lo aseguran ellas, quienes “juran por su madre” haber conseguido, en la televisión, todo por su propia cuenta. No obstante, tampoco niegan las ventajas que tiene el hecho de ser las hijas de tres íconos del mundo del espectáculo local: Tatiana Capote, Gioia Lombardini y Mimí Lazo. En este encuentro las tres hablan de lo que significó haberse gestado en un vientre desde el que escuchaban esa frase inmortal de todo estudio de grabación: “Cinco y... ¡acción!”.

 

Tremenda herencia
Partida de nacimiento
Nombre: Taniusha Mollet Capote
Fecha de nacimiento: 29 de octubre de 1985
Hija de: La actriz Tatiana Capote y el empresario Pedro Mollet
Experiencia en el medio artístico: Dos años
Personaje reciente: La espontánea Leticia en la telenovela Soñar no cuesta nada, producida por Venevisión Continental 


TATIANA CAPOTE

¿Quién era esa muchacha que hace unos meses y a pesar de unos indiscretos kilitos de más bailaba reggaeton con una soltura digna de Beyoncé en La guerra de los sexos? La misma a la que, días después, hicieron llorar en el espacio de cámara escondida Qué locura. Se trataba nada menos que de la hija de Tatiana Capote —la bomba sexy de los ochenta que dividía su talento entre la sufrida protagonización de teleculebras y las portadas de revistas que no dejaban ninguna duda sobre sus abundantes y naturales dotaciones anatómicas. Ahora es el turno de Taniusha. De su mamá heredó el carisma, y, según ella misma afirma, la voluptuosidad. Está radicada en El Doral, Miami, un lugar que, dada su población, ella llama “Doralzuela”, y acaba de obtener una beca para estudiar Dirección Cinematográfica en una universidad de Estados Unidos. Tiene planes de casarse con un médico venezolano a mediano plazo.

¿Qué significa para ti ser la hija de quien era considerada en su juventud una sex symbol?
“Cuando estaba pequeña me fastidiaba que los tipos le dijeran cosas a mi mamá en la calle, como: ‘Epa, mamita’. Ahora le gritan frases estilo: ‘¿Cómo está suegrita?’,  ‘Uy, pero qué buena está la madre y qué buena está la hija’. Mi mamá se ríe y dice: ‘Dios mío, esto es insólito’”.

¿Cómo es el carácter de tu mamá?  
“Mi mamá es bella y preciosa, yo la adoro. Debo admitir que me tiene bastante consentida. Cuando discutimos lo hacemos porque yo soy demasiado desordenada y ella es superestricta, disciplinada y metódica, ahí es donde chocamos. Pero siempre llegamos a la conclusión de que, al final, somos igualitas”. 

¿Te incomoda la comparación con ella? 
“Digamos que no es algo contra lo que yo pueda luchar. Además, me llena de orgullo que la gente la quiera tanto”. 

¿Qué planes tienes con tu carrera?
“Me fascina toda rama artística: la pintura, la dirección cinematográfica, la actuación y el canto. Es como dice mi abuelo (el actor Julio Capote): ‘Un artista tiene que saber un poquito de todo’. Estoy entre eso y ser una mujer policía patrullera, de esas que ponen multas, me fascina, aunque eso le tiene a mi mamá los pelos de punta”.  

¿En qué te pareces a Tatiana?
“En esa esencia que ella tiene de diva. Me encanta llegar a un sitio y que todos volteen a verme, no porque sea famosa sino por mi porte. Siempre intercambiamos la ropa y los perfumes, me encantan esos atuendos que ella tiene tan... dorados, tan ‘gatúbelos’ (risas). Algo en lo que quisiera imitarla es en eso de que todo lo ha logrado por ella misma, nunca ha dependido de un hombre para salir adelante”.

¿Qué extrañas de Venezuela?
“El calor humano, las empanadas, los tequeñones y las chapitas de botella sobre el piso. También la farándula: me encanta el Miss Venezuela. Intenté concursar pero no tengo el tamaño para hacerlo. Aunque capaz y en estos días voy y le toco la puerta a Osmel”.

 

De alegría en alegría
Partida de nacimiento
Nombre: Gioia Arismendi Lombardini
Fecha de nacimiento: 05 de enero de 1984
Hija de: La actriz Gioia Lombardini y el publicista Dionisio Arismendi
Experiencia en el medio artístico: Seis años 
Personaje reciente: La intensa Carmelina Restrepo en la telenovela Amantes que transmitía RCTV


GIOIA LOMBARDINI

El nombre de Gioia Lombardini le es familiar a varias generaciones. Están los que la siguen todas las noches en su actual papel de la abuela Leticia Carrizo en la telenovela Por todo lo alto, que transmite RCTV. Pero no son pocos los que crecieron apreciando sus inicios como toda una pionera de las telenovelas de antaño, junto a figuras como Lupita Ferrer y Raúl Amundaray. De su vientre dos talentosas hijas: la primera es la escritora Perla Farías, producto de su fugaz matrimonio con Daniel Farías. La menor es fruto de las segundas nupcias de Lombardini, quien la tuvo a los 40 años, y es egresada de la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela. A simple vista esta joven venezolana heredó de mamá su italiana nariz y un garbo que descontrola a cualquiera. No en vano la palabra gioia significa “alegría”. 

Cuando estabas pequeña ¿qué significaba ser la hija de Gioia Lombardini?
“Significaba que pararan a mi mamá en todas partes a pedirle autógrafos y a preguntarle cuándo regresaba a la televisión. Cuando yo nací ella ya estaba retirada de la actuación y dedicada a la producción audiovisual. Yo me enteré de su carrera por mi nonna que me cuidaba todas las tardes mientras ella estaba trabajando”.

¿Cómo es el día a día entre ambas?
“Bellísimo. Yo se lo debo todo a mi mamá. El hecho de que haya podido graduarme y trabajar, por ejemplo. Siempre me ha tratado como a una princesa. Ultimamente hemos discutido porque no me deja enfrentarme a la vida doméstica (risas). No cocino, prácticamente no sé hacer nada del hogar. Lo quiero empezar a hacer para independizarme en el futuro, mudarme, etcétera. Ella cree que es para empezar a hacer rumbas en mi casa (risas)”. 

 ¿Cómo comparas las carreras de ambas?
“Mira, la única conclusión que puedo sacar de esa comparación es que la televisión es un trabuco muy raro: en tus inicios eres regularmente remunerada hasta que alcanzas el tope y comienzas a ser muy bien pagada y reconocida.  Pero después que eres una figura consagrada tienes que comenzar desde cero. Eso sin mencionar que es un medio muy superficial, a pesar de que no han logrado que me opere la nariz (risas). No creo en la fama, trabajo por obtener buenos personajes y creo que mi mamá también”. 

 

Mimí en miniatura
Partida de nacimiento
Nombre: Sindy Aoun Lazo
Fecha de nacimiento: 08 de septiembre de 1982
Es hija de: La actriz Mimí Lazo y Orlando Aoun
Experiencia en el medio artístico: Un año
Su primer personaje: Trini, una aficionada a la computación en la serie juvenil Con toda el alma que transmite Venevisión


MIMI LAZO

Probablemente no existe ningún televidente que no sepa quién es Mimí Lazo. Esta actriz de las tablas y de las pantallas grande y chica, ha hecho de sí misma todo un personaje que ha dado mucha tela para cortar tanto en la ficción como en la realidad. Su réplica espiritual, Sindy, nació hace 23 años. De madre a hija el patrimonio personal concedido consta de: la rápida manera de hablar, el instantáneo sentido del humor y ese seductor tic nervioso en los labios. La joven actriz se autobautizó como “Mini Mi”, un nombre que tomó del cómico personaje de la película Austin Powers (Mini Me)  y que, a la vez, recuerda de quién es hija.

   
¿Mimí fue para ti tanto madre como padre? 

“Ciertamente. Aunque mi mamá me mata si no nombro a mi papá. Ella y yo hemos vivido de echar ese cuento de que él la abandonó y ella me tuvo que criar sola trabajando en mil cosas a la vez”.

¿Cómo te ha ido con eso de ser hija de Mimí y trabajar en la televisión?
“Siempre le he tenido mucho miedo a la comparación, imagínate... Cuando hice el casting de Con toda el alma no quería que los productores se enteraran de mi segundo apellido, pero fue inevitable. Finalmente creo que eso fue lo que les llamó la atención, que yo no quisiera usar el Lazo para tener alguna ventaja”.

¿Cómo es Mimí de mamá?
“Pues aunque muchos no lo crean es estricta, disciplinada y superchapada a la antigua. Esa mujer disparatada que ella muestra en los programas de radio y televisión es un personaje que ella creó a partir de sí misma. Un personaje delicioso que yo disfruto muchísimo. No sé, mi mamá es mi confidente, le cuento absolutamente todo, es una maravilla”.

¿Qué es lo que más admiras de ella?
“El hecho de que todo lo que tiene lo ha conseguido por sí misma  y sin el apoyo de su familia. Esa capacidad que tiene para trabajar en muchos proyectos exitosos a la vez. Mi abuela casi cae muerta cuando ella le dijo que quería actuar, pensaba que era algo equivalente a la prostitución”.

¿Qué le has dicho tú a Mimí para dejarla “casi muerta”?
“Que quería ser ama de casa. Desde chiquita tuve esa obsesión de jugar a las diligencias del hogar. No es algo que haya abandonado del todo, pero ahora también quiero actuar”.

¿Qué te ha dicho ella para dejarte “casi muerta”?
“Que su próximo matrimonio va a ser con Elba Escobar. Cada vez que dice eso se me baja la tensión. Es que hasta le dice ‘mi marida’. Sé que está bromeando (risas)”.

¿Algún recuerdo memorable de tu infancia?
“Todos. Desde que hacía las tareas en el camerino de mi mamá mientras ella ensayaba la obra El último de los amantes hasta el hecho de que crecí entre gente muy grande: José Ignacio Cabrujas, Leonardo Padrón... son tantos. También recuerdo cuando el transporte del colegio me dejaba: yo me iba a pie, no quería levantar a mi mamá porque sabía que el día anterior había estado todo el día trabajando para mantenerme a mí, para hacerme quien soy hoy”.
l

pblanco@eluniversal.com

 

Ver también en Encuentros:
- Salma Hayek y Penélope Cruz. Las muy bandidas
- Hernán Gamboa. El cuatro de Venezuela se afina en Miami

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso