- Las jugadas
de Jonathan Rhys Meyers

- Amílcar Rivero: El eterno novio

CRONICA
- Viaje al mundo Swarovski
- El Poseidón
está de vuelta
- Ronaldinho
Las diez verdades
del 10
- Acoge a un chiquitico en casa
SALUD
- Problema
a la vista
BELLEZA
- Dorado express
DECORACION
- Baños,
todos los materiales
COCINA
- Un paseo
por la cocina peruana
MASCOTAS
- Decisión acertada
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
E-viajes
 
 
FIESTA AFROAMERICANA

Poco falta para que se vuelvan a encender los tambores. La tercera edición del Festival Internacional de Tradiciones Afroamericanas, a celebrarse en Maracay entre el 22 y 25 de junio (¿Qué mejor homenaje se le puede rendir a San Juan?), promete la participación de agrupaciones y conferencistas de Brasil, Cuba, Estados Unidos, Haití, Jamaica, México, Nigeria, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Venezuela.
El encuentro, organizado por la Asociación Civil FITA, compendia en una agenda de cuatro días una serie de espectáculos y conciertos, clínicas, clases magistrales y talleres de percusión, danza y canto; además de conferencias, ponencias, consultas de adivinación y una fiesta de tambores a la orilla de la playa de Ocumare de la Costa. Así que a calentar esos tambores.

Amílcar Rivero: El eterno novio

Este actor, de quien muchos recuerdan su pasado como estrella infantil, vive un momento estelar en Venevisión gracias a Inocencio, el “marido maltratado” de la telenovela Los Querendones. 
¿A qué cree que se debe el éxito de Inocencio?
“Probablemente a la gran cantidad de hombres víctimas de violencia doméstica —por parte de sus esposas— que hay en el país. Quizás se ven reflejados en mi personaje”.
¿Cree en el matrimonio?
“Estoy felizmente casado desde hace 10 años. Tenemos una hermosa bebé de tres añitos. Ser padre es lo máximo. Me ha ido muy bien, pero siempre he dicho que si esto no llegara a funcionar no me caso más. Primero, porque no concebiría mi vida con otra persona, y segundo, porque —de hacerlo— sería realmente difícil comenzar a convivir desde cero a estas alturas. Optaría por convertirme en algo así como ‘el eterno novio’”.
¿Considera que fue un niño prodigio?
“Diría más bien que fui un niño trabajador (risas). Desde pequeño he mantenido una misma filosofía: mi trabajo es un juego con el cual yo me divierto. Por algo los gringos le pusieron el término play —que significa jugar— a las obras de teatro. Por algo también los mejores actores son los niños cuando juegan”.
¿Qué cambiaría de su físico?
“La gente me dice que tengo la nariz horrible, pero yo no me la cambiaría. Respira de lo mejor”.
¿Algún amor frustrado?
“El amor es la compenetración de dos. Si te enamoras de alguien como un bolsa, el frustrado eres tú, la otra persona está feliz de no estar contigo”. 
¿Qué escena bíblica le hubiera gustado representar?
“Bueno, sabiendo en lo que ha venido a parar el mundo, me habría encantado ser Adán y amar a Eva en el Paraíso Terrenal”.

 

Regreso triunfal Despues de pasar ocho meses con sus “primos” en el Acuario de Monterrey, en California, 19 pingüinos del Audubon Aquarium of the Americas and Entergy, de New Orleans, afectados por el huracán Katrina, fueron devueltos a casa, gracias al operativo Puente Aéreo Katrina II que lleva a cabo la policía de Estados Unidos.

1) Hogar, dulce hogar debió pensar al ser recibido este nativo de New Orleans

2) La prensa trató de obtener la mejor gráfica de estas estrellas de la fauna acuática

3) He aquí a uno de los refugiados, caminando —cual Brad Pitt— sobre la alfombra roja

4) “No más preguntas, por favor”

 

Ver también en Protagonistas:
- Las jugadas de Jonathan Rhys Meyers

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso